Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement

Canela (Original: Dawnpelt, literalmente Pelaje del Alba) es una gata de color marrón claro[5].

Historia[]

En El poder de los tres[]

Río oscuro[]

Ella y sus hermanos son mencionados por Estrella Negra, diciendo que Trigueña ha tenido una camada de tres cachorros, refiriéndose a ellos. Estrella Negra prosigue mencionando sus nombres: Canelilla, Rosillo y Pequeño Tigre.

Exilio[]

Está con sus hermanos, Pequeño Tigre y Rosillo, en la maternidad del Clan de la Sombra, cuando Leonino y Zarzoso del Clan del Trueno llegan. Los cachorros salen de sus lechos a la vista de extraños, con Pequeño Tigre preguntando quiénes son, Rosillo comenta que huelen mal, y Canelilla lidera un ataque hacia Leonino juguetonamente. El aprendiz del Clan del Trueno está tan sorprendido que tropieza y casi comete el error de atacar de verdad, hasta que se da cuenta de que sólo están jugando. Termina quitando a los cachorros encima de él, y su madre regaña a los tres, diciéndoles que esa no es la manera de darles la bienvenida a los invitados. Trigueña introduce sus cachorros a Zarzoso, refiriéndose a Canelilla como la que está pidiendo un zarpazo en la oreja, mientras la cachorra trata de arrastrarse hasta la cola de Leonino. Trigueña ordena a sus cachorros a que se acerquen a ella, pero Canelilla no escucha a su madre, todavía tratando de llegar a la cola de Leonino.
Cuando su madre les dice a los gatos del Clan del Trueno que ella irá con ellos a las montañas, los tres cachorros paran lo que hacen y contemplan a su madre mientras ella sale de su lecho, Canelilla chilla, preguntando si ella los va a abandonar. Los cachorros le ruegan que no se vaya, o que al menos los lleve con ella pero Trigueña les dice que se comporten bien y que coman su carne fresca, tocando narices con cada uno de sus cachorros. Aguzanieves, otra reina del Clan de la Sombra, se ofrece a cuidarlos mientras ella no está, y Trigueña acepta el ofrecimiento, diciéndole a sus cachorros que Aguzanieves le contará si se comportaron mal. Pequeño Tigre promete que no lo harán, y Canelilla murmura que nunca los dejan divertirse. La gata parda gentilmente roza a Canelilla en la oreja con su cola de salida mientras se despide.
Glayino escucha a Trigueña comentarle a Esquiruela en el viaje que Canelilla parece ser la mejor luchadora de sus cachorros, pero que no escucha lo que los otros gatos le tienen que decir. Esquiruela le aconseja a Trigueña que Canelilla aprenderá a escuchar y será una buena guerrera.

Eclipse[]

Cuando Carrasquera va a pedirle a Estrella Negra por ayuda contra la batalla con el Clan del Viento, casi tropieza con Canelilla y sus hermanos, y Carrasquera ronronea al ver las colas esponjadas de los cachorros. Trigueña regaña a los tres, diciéndoles que se mantengan fuera del camino, y se disculpa con Carrasquera ya que ellos no pueden esperar a convertirse en guerreros. Canelilla es llevada a un arbusto de tejo, la maternidad del Clan de la Sombra, por su madre junto con Pequeño Tigre y Rosillo y se los entrega a Aguzanieves mientras Trigueña va a ayudar al Clan del Trueno. Canelilla da una apagada despedida a su madre, quien dice que regresará si el Clan Estelar así lo desea.
Cuando Carrasquera, Leonino, y Glayino regresan al campamento después de encontrar a Solo, Canelilla y sus hermanos salen de la maternidad, sus ojos brillan con emoción mientras corren entre los gatos del Clan del Trueno. Canelilla salta encima de Pequeño Tigre y cae sobre él, aporreándolo con sus patas traseras mientras ella dice que debe tener suficiente con la cantidad que come. Se detiene cuando ve a Solo y se apresura en levantarse, preguntando quién es él. Trigueña los termina enviando a la maternidad cuando ve a los aprendices y a Solo, ignorando la protesta de Canelilla.

Sombras alargadas[]

Canelilla ahora es una aprendiza llamada Canelita.
Roso, Zarpa de Tigre y ella son llevados por Trigueña al Clan del Trueno luego de que el Clan de la Sombra deje de creer en el Clan Estelar, ya que su madre no quiere que ellos crezcan en un clan en el que no se respete a los antepasados del Clan Estelar. Los tres aprendices se apiñan alrededor de Carrasca al regresar al campamento del Clan del Trueno, y la gata les informa que es una guerrera ahora. Canelita abre los ojos, sorprendida por la noricia; y Roso clama el nombre nuevo de Carrasca, seguido por sus dos hermanos. Carbonera dice a Carrasca que tiene tres nuevos aprendices, y ésta, avergonzada, pide a los jóvenes que paren, y que será mejor ponere en marcha o todos se quedarán atrás. Cuando pasan cerca de la casa abandonada de Dos Patas, Canelita pregunta con curiosidad qué es, y Carrasca explica que los Dos Patas solían vivir allí antes.
Mientras se apresuran para alcanzar a los otros gatos, Roso pregunta dónde está el resto del clan. Carrasca le dice que probablemente estén en el campamento, aunque podría haber patrullas cazando afuera en este momento; a lo que Canelita pregunta si pueden cazar algo, ya que se están muriendo de hambre. Zarpa de Tigre toca la oreja de su hermana con la cola, llamándola una estúpida bola de pelo, y asegurándole que no se puede cazar en territorio de otro clan. Canelita refunfuña que tan sólo estaba preguntando, y Carrasca informa que no hay tiempo de cazar ahora, pero que podrán comer una vez en el campamento del Clan del Trueno. Al verlos más de cerca, la guerrera se da cuenta de que Canelita no ha mentido: los hermanos parecen realmente muertos de hambre, y se les notan las costillas bajo el pelaje. Zarpa de Tigre se pregunta si Solo sabe que ahora están con el Clan del Trueno. Carrasca dice que no sabe lo que pensará Solo, y pregunta al aprendiz si Trigueña no avisó a dicho gato que se marchaban. Con un estremecimiento y temor en la mirada, Canelita confirma que Solo no está al tanto de su ausencia, ya que de otro modo, no los habría dejado ir.
Zarzoso, quien los está esperando, lleva a los gatos del Clan de la sombra al campamento del Clan del Trueno, diciendo que informará a Estrella de Fuego de su llegada. Los aprendices siguen a su madre ansiosamente hasta el centro del claro, erizando el pelo al ver alrededor. Carrasca loss tranquiliza un poco, y Zarpa de Tigre pregunta si pueden comer. Zarzoso se los permite, y Canelita y sus hermanos toman las presas más secas para ellos, dejando las otras yaciendo sobre el barro. Leonado sale de la guarida de los guerreros, seguido de Glayino, y ambos se sorprenden al ver a los gatos. Canelita saluda a Leonado con la boca llena, comentando que es bueno verlo otra vez.
Mientras más gatos del Clan del Trueno se van despertando, Manto Polvoroso refunfuña que pareciera que una horda de tejones se ha lanzado sobre el montón de carne fresca. Cuando Carrasca anuncia que tienen visitantes, éste pregunta si los gatos del Clan de la Sombra han dejado alguna pieza seca. Los gatos se quejan de las presas empapadas, y Carrasca se vuelve hacia los hermanos y los regaña por lo que han hecho, mientras ellos miran hacia sus patas. Canelita dice que Solo les enseñó que sólo pueden contar consigo mismos para cuidarse solos, así como les dijo que no deberían perder el tiempo en marcar las fronteras o pensar en luchar, para poder ahorrares muchos problemas; de modo que haya tiempo para que cada gato tome su propia presa. Carrasca pregunta qué pasa con los gatos que no son capaces de cuidar de sí mismos, y, sin estar muy convencida, Canelita dice que no dejarían a ningún gato morir de hambre. Zarpa de Tigre le da un empujoncito a su hermana, declarando que no debería escuchar lo que dice Solo, y agregando que él quiere ser un guerrero. Roso opina que a él le gustaría ser un curandero. Dejando caer la cola, Canelita explica que Estrella Negra ahora se llama Patas Negras.
Los gatos comienzan a separarse para dedicarse a sus tareas. Canelita observa la Cornisa Alta como si esperara que Trigueña reaparezca, y pregunta sin entusiasmo si van a tener que unirse al Clan del Trueno porque allí fue donde su madre nació. Pronto, Estrella de Fuego convoca una reunión, con Trigueña y sus hijos justo detrás de él; mientras el clan debate si el líder está pensando traer más intrusos. Estrella de Fuego anuncia que los gatos del Clan de la Sombra están buscando un hogar temporal. Los gatos del Clan del Trueno interrumpen varias veces, y Canelita reacciona con un murmullo, poniendo los ojos en blanco. Al final, se decide que Canelita, Zarpa de Tigre y Roso realizarán tareas como aprendices junto a Raposino y Albina, mientras Trigueña se quedará en la guarida de los guerreros y participará en las patrullas. Zarzoso comienza a asignar a los gatos en patrullas, y ordena a los aprendices del Clan de la Sombra hablar con Estrella de Fuego. Aunque al principio se ven intimidados, al final lo hacen, y Canelita termina siendo asignada a Zancudo, su nuevo mentor temporal.
Canelita y sus hermanos regresan de una patrulla de entrenamiento de caza. Ella lleva un ratón en la boca, el cual deposita en el montón con la cola en alto. Los tres se ven desaliñados y con el pelo revuelto. Carrasca manda a Raposino y Albina a recolectar musgo para los veteranos, y ellos, molestos, preguntan por qué los aprendices del Clan de la Sombra no pueden hacerlo. Carrasca replica que ellos no están para hacer todas las tareas que a los aprendices del Clan del Trueno no les gusten. Luego, la gata se vuvlve hacia el grupo de mentores, preguntándoles si debería llevar a los aprendices del Clan de la Sombra a asearse, dado que no están acostumbrados a cazar entre la maleza. Los guerreros experimentados se lo permiten, y Carrasca anuncia a los tres aprendices que necesitan hablar con ellos en secreto. Cuando la guerrera pega su cabeza a la guarida de la curandera para llamar a Glayino, se oyen unas toses y ruidos de gatos exhaustos. Con los ojos grandes de asombro, Canelita comenta que aquellos gatos parecen muy enfermos.
Al llegar al escondite detrás de la guarida de los guerreros, Carrasca les explica la mejor manera de asearse. Canelita se queja de las molestas rebabas y ramitas, deseando estar otra vez entre las suaves agujas de los pinos. Leonado promete que, con suerte, estarán pronto de vuelta en su territorio, y una vez que llega Glayino, Canelita, curiosa, pregunta cómo es que van a volver a su hogar. Glayino explica que intentarán crear una señal falsa del Clan Estelar. Cuando Roso pregunta si aquello no enfadará al Clan Estelar, el aprendiz de curandero explica que el mismísimo Clan Estelar lo contactó para pedirle ayuda. Ante esto, los hermanos del Clan de la Sombra se sorprenden, y Canelita deja escapar un sonido de asombro. Leonado pregunta cuál sería el mejor sitio para crear la señal falsa, y Canelita sugiere un área cenagosa cerca del borde del territorio del Clan de la Sombra, pero Zarpa de Tigre opina que podría hacerse cerca del lago, simulando que un gato del Clan Estelar salga del agua. Canelita, dudosa, cuestiona cómo harán para llevar hasta allí a Cirro y Patas Negras.
Roso sugiere decir que han visto gatos cruzando la frontera, y Zarpa de Tigre apunta que podrían mencionar a un zorro, y dejar un rastro con olor a zorro. Erizando el pelo del cuello, Canelita pregunta a sus hermanos si acaso tienen el cerebro de un ratón como para preguntarle a un zorro si quiere dejar un rastro. Roso apunta a que podrían usar cagarrutas de zorro; y Canelita, declinando esa idea, pregunta maliciosamente por qué no pueden dar semillas de adormidera a los gatos y llevarlos a la rastra hasta donde quieren efectuar la señal. Roso apunta que cerca del roble del arroyo crecen algunas hierbas curativas, y que si Cirro va a buscarlas, podrían bombardearlo con bellotas, con tal que crea que vengan del Clan Estelar. Canelita exclama que esa es una idea estúpida, y salta sobre su hermano a modo de juego. Cuando una de las patas de Roso se clava en la barriga de Carrasca, ésta se molesta, y ambos aprendices vuelven a sentarse. La gata negra pregunta si verdaderamente desean salvar al Clan de la Sombra, diciéndoles que deberían tomarse aquello más en serio. Incómodos e impactados por el tono de la guerrera, los aprendices se disculpan; y Canelita vuelve a proponer su idea original sobre la zona cenagosa, donde no habrá tantos gatos debido a la lluvia, lo que hace al lugar un sitio ideal para estar solos al momento de crear la falsa señal. Al final, todos concuerdan en ello.
De camino a la zona pantanosa en el Clan de la Sombra, Canelita, temblando de emoción, exclama que aquello es como estar en una verdadera misión guerrera. Los seis gatos toman el mismo camino que hicieron los del Clan del Trueno cuando salieron a buscar a Solo, mientras los tres aprendices avanzan entusiasmados y peleando entre ellos en juego, hasta que Leonado les ordena que paren. Ellos se calman, pero Carrasca es capaz de notar que los jóvenes sienten aún un hormigueo en sus patas, actuando como si el plan ya hubiese funcionado. Glayino, antes de llegar a un área y preguntar cómo es la zona, pide a los aprendices que se mantengan callados para poder pensar. Ellos se mueven por los alrededores en busca de presas, y Canelita comenta que allí sólo hay moscas de charca. Glayino pregunta si hay árboles que puedan ser derribados aún de pie, aunque listos para caer. Leonado y Zarpa de Tigre comienzan a desenterrar las raíces de un árbol, y Carrasca y Canelita, de otro. Llena de lodo hasta la barriga y salpicada de barro en la cara y sobre sus hombros, Canelita clama que aquello es inútil. Carrasca intenta animarlos, asegurándoles que podrán derribar los árboles, e intenta con más fuerza desenterrar las raíces. Zarpa de Tigre grita a Roso por qué no está ayudando. El aprendiz expresa sus dudas sobre crear una señal falsa, pero Canelita le espeta que ya han decidido lo que harán y que han acordado seguir con el plan para ayudar a su clan.
Todos atacan agresivamente las raíces, hasta que Canelita exclama que cree que lo han logrado, ya que su tronco se siente inestable. Cuando Glayino les ordena detenerse, ella agradece al Clan Estelar, y junto a Carrasca, se dirige al área seca más cercana, intentando quitarse el lodo de encima. Con un bufido, la aprendiza declara que pensó que se convertiría en un sapo. Lamiéndose la suciedad del pecho, se queja de que pasarán lunas hasta que pueda limpiarse del todo. Leonado pregunta quién traerá a Cirro y Patas Negras; y los tres aprendices se ofrecen de voluntarios. Carrasca termina declarando que ella será una de los que vaya, ya que es la mejor siguiendo rastros y permaneciendo oculta, dado el negro color de su pelaje. Divertida, Canelita comenta que en realidad, ahora tiene el pelaje del color del lodo.
Los otros quedan atrás, sentados sobre una mata de hierba puntiaguda. Canelita no para de retorcerse y de alzar la cabeza para ver por encima de los tallos, causando que Glayino la regañe, diciéndole que pare o de otro modo, serán vistos. La aprendiza dice que la hierba se la clava por todas partes, y que, además, quiere ver si viene alguien. Leonado le recuerda que olerán y oirán a los gatos antes de verlos llegar, Canelita termina tumbándose, pero Leonado todavía puede percibir la emoción desenfrenada de la joven. Pronto, escuchan un susurro del otro extremo, y un gato marrón aparece del otro lado de la ciénaga. Canelita explica que se trata de Sapero; y Leonado y Roso logran inmovilizarlo justo antes de oír a Zarpa de Tigre regresar junto a Cirro y Patas Negras, tras haberles mentido, diciéndoles que Canelita y Roso están esperando junto a la frontera. Leonado y Roso mantienen callado a Sapero mientras Canelita y Glayino se deslizan tras los árboles inestables, cubiertos de barro y casi invisibles. Carrasca se une silenciosamente a Canelita, intentando ayudarla a empujar su joven árbol, hasta que los dos árboles caen con gran estruendo.
Mientras Glayino intenta usar su voz pretendiendo ser un gato del Clan Estelar, los espíritus de Estrella Mellada y Nariz Inquieta aparecen verdaderamente para hablar con Patas Negras y Cirro. Tras esto, contemplan brevemente a los gatos del Clan del Trueno y dan una señal de asentimiento antes de desaparecer. Patas Negras acepta de vuelta en su clan a los aprendices del Clan de la Sombra. Orgulloso, Zarpa de Tigre dice que irá a buscar a Roso y Canelita, y una vez reunido con sus hermanos, les indica que deben irse. Canelita pregunta qué pasará con su madre, y Leonado dice que le contarán a Trigueña qué ha pasado, apuntando que deben regresar directo a su campamento. Los aprendices desaparecen juntos entre los árboles, y Leonado los contempla hasta que se encuentran fuera de vista.

Amanecer[]

Canelita no aparece formalmente en Amanecer, pero aparece en las filiaciones. Se revela que su mentora es Yedra.

En el augurio de las estrellas[]

El cuarto aprendiz[]

Próximamente

Familia[]

Miembros[]

Padre:

Serbal:[6] Vivo (hasta El cuarto aprendiz)

Madre:

Trigueña:[1] Viva (hasta El cuarto aprendiz)

Hermanos:

Corazón de Tigre:[1] Vivo (hasta El cuarto aprendiz)
Rosero:[1] Vivo (hasta El cuarto aprendiz)

Tío:

Zarzoso:[7] Vivo (hasta El cuarto aprendiz)

Medio tíos:

Zarpa Rauda:[¿referencia?] Fallecido, miembro confirmado del Clan Estelar
Alcotán:[¿referencia?] Fallecido, residencia desconocida

Medio tía:

Ala de Mariposa:[¿referencia?] Viva (hasta El cuarto aprendiz)

Abuelo:

Estrella de Tigre:[7] Fallecido, residencia desconocida

Abuela:

Flor Dorada:[7] Fallecida, residencia desconocida

Tíos abuelos:

Corazón de León:[¿referencia?] Fallecido, miembro confirmado del Clan Estelar
Copito de Nieve:[¿referencia?] Fallecido, miembro confirmado del Clan Estelar

Bisabuelo:

Orejitas:[¿referencia?] Fallecido, miembro confirmado del Clan Estelar

Bisabuela:

Cola Pintada:[¿referencia?] Fallecida, miembro confirmado del Clan Estelar

Árbol[]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ver más
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Sasha
 
 
 
 
 
Estrella de Tigre
 
 
 
 
 
Flor Dorada
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Alcotán
 
Ala de Mariposa
 
 
 
 
 
 
Trigueña
 
 
 
 
Serbal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ver más
 
Esquiruela
 
Zarzoso
 
Rosero
 
Canela
 
Corazón de Tigre
 
 

    = Macho

    = Hembra

    = Sexo desconocido

Galería[]

Referencias y citaciones[]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Revelado en las filiaciones de Río oscuro
  2. 2,0 2,1 Revelado en Sombras alargadas, capítulo 6
  3. Revelado en las filiaciones de El cuarto aprendiz
  4. Revelado en Sombras alargadas, capítulo 7
  5. 5,0 5,1 Revelado en las filiaciones de Amanecer
  6. Revelado en Río oscuro, página 42
  7. 7,0 7,1 7,2 Revelado en Antes de la tormenta
Advertisement