Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Los Gatos Guerreros Wiki
¡Los odio! No tienen ningún derecho a venir aquí. ¿Qué daño les hemos hecho?

Hojarasca expresando su odio hacia los Dos Patas después de ser casi atropellada por un monstruo en Claro de luna, página 245.

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 20 de Claro de luna. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo[]

PdV de Hojarasca[]

Un ratón se desliza de entre las zarpas de Hojarasca. Ella mira con frustración la grieta por la que había desaparecido la criatura. Hojarasca había salido del campamento para recolectar hierbas para Carbonilla y, debido a la nueva orden de Estrella de Fuego de no salir solos, Acedera decidió acompañarla. Acedera maúlla que tuvo mala suerte, pero Hojarasca replica que lo hubiera atrapado si no estuviera tan hambrienta que ni siquiera puede ver bien. Comienza a retroceder para salir del arbusto, y rápidamente reconoce las hojas y las brillantes bayas rojas. Maldiciendo, bufa que las tiene pegadas a las patas y le señala las bayas a Acedera. Acedera se estremece y dice que deben encontrar un poco de agua para que se las lave rápido. Hojarasca está confundida por el miedo en los ojos de su amiga, ya que Acedera es uno de los gatos más valientes que conoce. Le pregunta a Acedera si se encuentra bien, y Acedera le explica que cuando era una cachorrita, ella vio algo que no debía y Cebrado le dio bayas mortales para callarla. Carbonilla fue quien la salvó. Hojarasca exclama que es horrible, y restrega su hocico contra el pelaje de Acedera. Acedera maúlla que ya todo a acabado, y ya no tienen por qué preocuparse de Estrella de Tigre. Hojarasca piensa en Ala de Mariposa y Alcotán, y la posibilidad de que los problemas aún no hayan terminado.
Las dos gatas viajan cerca del Sendero Atronador, y Hojarasca encuentra un charco donde se limpia el jugo de las bayas de las patas. Hojarasca nota una mata de perifollo, y se lo cuenta a Acedera pero es interrumpida por la aparición de un enorme monstruo, que aplasta las plantas. Acedera suelta un chillido asutado y huye hacia un árbol cercano. Hojarasca mira horrorizada como el monstruo arranca un fresno. Los deshechos caen sobre ella, y Acedera baja del árbol al ya no ser un lugar seguro y empuja a Hojarasca para que corra. Las dos gatas huyen hasta que el rugido se convierte en un leve retumbo a sus espaldas.
Acedera jadea que los Dos Patas están tomando el bosque, y pronto ya no quedará nada para ellos. Hojarasca mira hacia atrás y bufa que los odia. Acedera le maúlla a Hojarasca que busquen hierbas cerca de la frontera del Clan del Río. Hojarasca asiente y sigue a la guerrera parda por el bosque. Piensa que el Clan Estelar debe sentirse apenado ya que no pueden parar la destrucción. Acedera pregunta qué van a hacer, y menciona que Fronda est tan hambrienta que no pudo mantener a Alercina viva. Hojarasca piensa en Fronda llorando por la muerte de su cachorrita, la profunda tristeza de Manto Polvoroso, en la debilidad de Escarcha, y en la muerte de Cola Moteada, y como Carbonilla esperaba todos los días a que bortara la tos verde. Hojarasca maúlla en voz baja que a veces cree que los Dos Patas no se detendrán hasta que todos estén muertos. Acedera le pregunta a Hojarasca si ella o Carbonilla han recibido un mensaje del Clan Estelar, y si sus antepasados guerreros los han abandonado. Hojarasca quiere contarle a su amiga sobre el mensaje del Clan Estelar, pero había prometido mantenerlo en secreto. También comienza a creer que los gatos enviados por el Clan Estelar no van a regresar.
Hojarasca y Acedera se aproximan a la frontera del Clan del Río. Hojarasca se tranquiliza por la ausencia de los ruidos de los monstruos de los Dos Patas. Capta el aroma de un conejo cerca. Desea atraparlo, pero recuerda las advertencias de Estrella de Fuego y la muerte de Cola Moteada. Acedera murmura que es exasperante, y Hojarasca asiente. Acedera localiza una ardilla, y se pone en posición de caza. Camina lentamente hacia la presa mientras Hojarasca la anima en silencio. Acedera salta, pero la ardilla huye. Con un maullido furioso, Acedera corre tras la presa. La sigue hasta un árbol, y Hojarasca, dándose cuenta que está en el territorio del Clan del Río, le chilla que vuelva. Acedera la ignora, pierde la ardilla, y cae del árbol. Acedera se pone de pie con un gruñido, y antes de que Hojarasca pueda volver a llamarla, una figura atigrada aparece detrás del árbol. Una enorme zarpa tira a Acedera y la deja inmovilizada. Alcotan gruñe que qué hacen gatos del Clan del Trueno traspasando su territorio.

Personajes[]

Principales[]

Secundarios[]

Mencionados[]

Lugares[]

Referencias[]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Revelado en Claro de luna, página 242
  2. Revelado en Claro de luna, página 248
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Revelado en Claro de luna, página 243
  4. 4,0 4,1 4,2 Revelado en Claro de luna, página 245
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Revelado en Claro de luna, página 246
  6. Revelado en Claro de luna, página 247
Capítulos de Claro de luna
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Epílogo
Advertisement