Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Aquí tiene un lugar de honor. Mantrendemos viva su memoria mientras siga existiendo nuestra tribu.

Narrarrocas sobre Plumosa en Claro de luna, página 282


El siguiente artículo contiene información detallada del epílogo de Claro de luna. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Esquirolina

Esquirolina está atrapada en un pequeño espacio oscuro que bambolea de un lado a otro bruscamente. Su cabeza da vueltas y sus patas arañan frenéticamente una superficie lisa y sólida. La joven gata aulla en pánico el nombre de Hojarasca, luego abre los ojos y se encuentra retorciéndose en un pequeño hueco en el suelo. Trigueña está junto a ella y le pregunta qué le pasa. Se menciona que los gatos viajeros han dejado las montañas la noche anterior y ahora están atravesando una llanura abierta; con el sol naciente apareciendo en el horizonte.
Esquirolina se levanta de su lecho y maulla que sólo fue un sueño, pero sabe que su hermana está en peligro, y que sus sueños la llevaron a donde está Hojarasca. Trigueña parece estar un poco interesada y le pregunta si fue una señal del clan Estelar, pero Esquirolina le dice que no y, sin mencionar a Hojarasca, le explica que sintió que estaba atrapada en un lugar oscuro, y que no podía escapar. La guerrera del Clan de la Sombra se acerca y hunde el hocico en el costado de Esquirolina, maullando que probablemente todos han tenido sueños desde la muerte de Plumosa. La aprendiza asiente, aún costándole creer que nunca volverá a ver a la atigrada plateada. Esquirolina recuerda como los gatos de la tribu ayudaron a enterrerar a la gata del Clan del Río, y como Borrascoso y Corvino estuvieron velando por ella toda la noche. A la mañana siguiente, los gatos de la tribu los escoltaron parte del camino a través de las montañas, hasta que llegaron a un terreno más transitable, pero ningumo de los gatos viajeros sentía esperanzas al pensar que pronto estarían de regreso en casa.
Esquirolina pronto se recupera de su pesadilla para ayudar a cazar, y aunque ninguno de los gatos quiere comer, se fuerzan a comer la carne fresca. Ese día y el siguiente, los gatos de clan viajaron hasta que sus almohadillas estaban agrietadas y sangrantes. El sol se estaba poniendo de nuevo cuando llegaron a la cima de una loma, y sus sombras se proyectaban hacia una montaña con una cumbre irregular. Trigueña exlama que miren, y por un segundo nadie habla, hasta que los ojos de Esquirolina brillan con un fulgor que parecía haber desaparecido con la muerte de Plumosa. La gata rojiza exclama que son las Rocas Altas, y que casi están en casa.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Lugares

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 Revelado en Claro de luna, página 281
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Revelado en Claro de luna, página 282
  3. Revelado en Claro de luna, página 283


Capítulos de Claro de luna
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Epílogo
Advertisement