Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Habían ganado la batalla gracias al Clan del Viento. El Clan del Trueno había sobrevivido a desastres mayores que aquél, y antes o después sería tan fuerte como siempre. Las cuatro nuevas vidas de la maternidad parecían una promesa del Clan Estelar. Sin embargo, la vida también había terminado para algunos. El Clan del Trueno lloraría la muerte de Carbonilla durante mucho tiempo, pero habría sido peor si Hojarasca Acuática no hubiera vuelto.

—Las reflexiones de Esquiruela sobre el clan en Crepúsculo, página 317

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 24 de Crepúsculo. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Esquiruela

Esquiruela se da la vuelta de un salto al oír pasos a sus espaldas. Corvino Plumoso está saliendo de la maternidad. Le pregunta qué está pasando ahí dentro. El guerrero responde con voz quebrada que Carbonilla ha muerto.
Esquiruela siente un estremecimiento, pensando que el Clan Estelar no puede ser tan cruel. Quiere correr a la maternidad para verlo con sus propios ojos y consolar a su hermana, pero tiene que quedarse donde está, protegiendo a Acedera mientras nacen sus cachorros. Delante de ella, la hondonada está empezando a vaciarse, como si algunos tejones ya hubieran huido, pero los gatos todavía no están ganando la batalla. Hay demasiados cuerpos en el suelo, desmadejados e inmóviles, demasiada sangre empapando la hollada tierra. A unos zorros de distancia, ve a Estrella de Fuego y a Fronde Dorado combatiendo juntos contra un tejón de largas patas, atacándolo por turnos para confundirlo. El tejón lanza mandobles con sus enormes zarpas, no tardaría mucho en acertar a alguien con un golpe lo bastante fuerte para destrozar el cráneo de un gato o partir una pata. Se le revuelve el estómago mientras busca con la mirada a Zarzoso, pero no consigue verlo por ninguna parte.
Corvino Plumoso se agazapa a su lado, observando el claro con ojos llameantes. Cenizo le susurra a Esquiruela que le sorprende que esté tan afectado por la muerte de la curandera de otro clan. La guerrera no dice nada, sabe que el guerrero gris oscuro no está lamentando sólo la pérdida de Carbonilla.
Entre las sombras aparece otro tejón con las fauces abiertas, mostrando dos hileras de colmillos afilados y amarillentos. Uno de sus hombros sangra profusamente. A Esquiruela le da un vuelco el estómago al pensar en que le ha sucedido al guerrero que le ha hecho aquella herida. Cenizo salta para enfrentarse a la criatura antes de que se acercase demasiado a la maternidad, y Esquiruela lo sigue, gritándole a Corvino Plumos que vigile la entrada.
Pero antes de poder unirse a Cenizo, un alarido de pavor llama su atención. Mira por encima del hombro y ve a Zarpa Candeal pegada al suelo, junto a la barrera aplastada, paralizada de terror por un tejón que se alza ante ella. Esquiruela da media vuelta y corre hacia la aprendiza. Saca las uñas, pero de inmediato vuelve a envainarlas sin atacar y se queda boquiabierta de incredulidad. Le dice a Zarpa Candeal que no pasa nada, pues la tejona es Medianoche. La tejona saluda a Zarpa Candeal con voz ronca.
La reacción instintiva de Esquiruela había sido de alivio, pero entonces se encienden todas sus sospechas, preguntándose si Medianoche ha acudido a pelear a favor de su especie. Da un paso atrás, hasta colocarse delante de Zarpa Candeal para protegerla, y pregunta a Medianoche qué hace allí. La tejona responde que no tema y que trae ayuda. Ladea la cabeza como si estuviera escuchando algo, y luego se aparta para dejar que un río de gatos entrara en el campamento: son guerreros fuertes y en forma, que caen sobre los tejones con laridos de furia: Oreja Partida, Perlada, Cola Blanca, Estrella de Bigotes... ¡Es el Clan del Viento!
El tejónque está peleando con Estrella de Fuego y Fronde Dorado retrocede, da media vuelta y echa a correr. Estrella de Fuego y Manto Trenzado van tras él, bufando. Nube Negra y Estrella de Bigotes se unen a Cenizo para neutralizar al tejón que se ha acercado demasiado a la maternidad, y Esquiruela se apresura a ayudarles, pero entonces advierte que todos los intrusos están abandonando el claro. Frena en seco y se queda mirando cómo atraviesan ciegmente las ramas rotas que cubren el suelo de la entrada.
Siente una punzada de alivio al localizar a Zarzoso a poca distancia, resollando por el esfuerzo. Los dos intercambian una mirada, y en los ojos del guerrero la gata ve reflejada su misma sorpresa por la llegada del clan que hace poco ha rechazado su amistad.
El tejón que ha peleado con Cenizo pasa torpemente ante ella, perseguido por Nube Negra y Estrella de Bigotes. Cuando cruza los restos de la barrera de espinos y desaparece entre los árboles, el líder del Clan del Viento se detiene delante de Zarzoso. El atigrado maulla que han venido. Estrella de Bigotes contesta que claro que han venido, con un destello de orgullo en los ojos, pues en el bosque haycuatro clanes, pero todavía se pueden ayudar entre ellos.
Cenizo se acerca cojeando hasta Esquiruela y ella le lame las heridas. El guerrero gris ha perdido pelo en el hombro y en un costado, y tiene un profundo corte en la pata delantera. Incluso mientras cuida de él, la joven trata de acallar la voz que le dice que no ha tenido tanto miedo por Cenizo como por Zarzoso. Le maulla que lo mejor sería que Hojarasca Acuática le eche un vistazo a las heridas, y está a punto de decir el nombre de Carbonilla. El guerrero responde que luego porque no es grave, Añade que no podía creérselo cuando ha visto a Estrella de Bigotes y sus guerreros, pues pensaba que todos se reunirían con el Clan Estelar. Esquiruela responde que todavía no.
Pero la dura realidad de lo sucedido cae de inmediato sobre ella, y siente deseos de llorar. ¿Cuántos gatos han muerto, además de Carbonilla y Hollín? ¿Cuántos más morirían por las heridas sufridas?
El último tejón está huyendo, perseguido por los guerreros del Clan del Viento. Los exhaustos combatientes del Clan del Trueno empiezan a agruparse en el centro del claro, alrededor de Medianoche. Sus mirada aún se ven nubladas por el horror que acaban de vivir,como si no pudieran creer que la batalla ha terminado. Zarpa Candeal se pone en pie a duras penas y corre hacia Nimbo Blanco y Centella, que se acercan lentamente desde la guarida de los veteranos. El guerrero blanco tiene el pelo rebozado de sangre y tierra, y se apoya pesadamente sobre el hombro de Centella. Musaraña guia a Rabo Largo en su descenso desde la Cornisa Alta, mirando a su alrededor con los ojos entornados, como si no estuviese segura de que todos los enemigos se han ido. Flor Dorada fue tras ellos, y Zarzoso, Espinardo y Tormenta de Arena se les unen.
Manto Polvoroso llega cojeando, inspeccionando el claro con miedo en los ojos, y pregunta dónde están Fronda y Betulo. Esquiruela le dice que están bien y que se han refugiado afuera, y que están cuidando de Dalia y sus cachorros. El guerrero marrón se relaja visiblemente y se derrumba en el suelo para lamerse una herida en la pata.
Estrella de Fuego avanza tambaleándose y se detiene ante Medianoche, mirándola con extrañeza y preguntándose por qué esa tejona no huía. Cuando tensa los músculos, preparándose para atacar, Esquiruela se adelante con prisay le presenta a Medianoche. Los ojos verdes del líder se llenan de alivio; inclina la cabeza y le da la bienvenida a la tejona. Medianoche contesta que es bueno estar allí y ver de nuevo a los amigos del viaje, aunque desearía que el momento fuera másfeliz. Estrella de Fuego suelta un suspiro de agotamiento y pregunta si sabía que iba a ocurrir aquello y si ha ido a avisarles.
Estrella de Bigotes interviene, diciendo que Medianoche ha ido a avisarles a ellos y a solicitar su ayuda. Medianoche añade que han atacado antes de lo que esperaba, que era inútil venir sola al Clan del Trueno. Estrella de Fuego parpadea, agradecido, y maulla que se alegra que haya ido a pedir ayuda, y da gracias al Clan Estelar por haber descubierto lo que su especie estaba planeando. Medianoche responde que primero lo vio en las estrellasy fue donde sus hermanos a avisarles que haya paz, pero no la escucharon y la insultaron. Esquiruela flexiona las patas y maulla que ojalá les hubiera arrancado un poco más de pelo por ella. La tejona se encoge de hombros y responde que eso no es importante, excepto que debería haber venido antes. Añade que sobre todo odian al Clan del Río, pues sus guerreros fueron los primeros en echar a los tejones al llegar al lago. Estrella de Fuego dice que lo mejor es enviar un mensaje a Estrella Leopardina, pues los tejones pueden atacarles.
A Esquiruela se le cae el mundo a los pies ante la sola idea de rodear todo el lago hasta el territorio del Clan del Río. Medianoche replica que no es necesario, pues sus hermanos no están en condiciones de luchar y se lo pensarán dos veces antes de molestar a los gatos. Esquiruela da las gracias al Clan Estelar por eso.
Está preguntándose cuándo puede meterse en lo que quedaba de la guarida de los guerreros para dormir cuando oye la voz de su hermana a sus espaldas, llamando a Fronde Dorado. El guerrero está tumbado en una zona de helechos, en el lindero del claro. Está sangrando y parece a punto de desmayarse; levanta la cabeza cuando Hojarasca Acuática se acerca. Pregunta si se trata de Acedera y si está bien, poniéndose en pie con esfuerzo. Hojatasca Acuática se restriega contra Fronde Dorado, también parece exhausta. Responde que está bien y que ha tenido cuatro cachorros. El guerrero les da las gracias y enrosca la cola de alegría, cruzando el claro a toda prisa en dirección a la maternidad.
Esquiruela se le queda mirando. Han ganado la batalla gracias al Clan del Viento. El Clan del Trueno ha sobrevivido a desastres mayores que aquél, y antes o después sería tan fuerte como siempre. Las cuatro nuevas vidas de la maernidad parecen una promesa del Clan Estelar. Pero la vida también ha terminado para algunos. El Clan del Trueno lloraría la muerte de Carbonilla durante mucho tiempo, pero habría sido mucho peor si Hojarasca Acuática no hubiera vuelto.
Esquiruela pasa su áspera lengua por la oreja de su hermana, y le dice que se alegra de que haya regresado. Hojatasca Acuática mira a Corvino Plumoso, que sigue agazapado ante la maternidad, y luego se vuelve hacia su hermana. Maullaque ella también se alegra de haber regresado.
Corvino Plumoso se levanta cuando los gatos del Clan del Viento se reunen para volver a su campamento. Cola Blanca exclama su nombre y pregunta qué está haciendo allí. Estrella de Bigotes se sitúa frente al guerrero gris oscuro, y le dice que ha vuelto, aunque no al territorio de su clan. Eljoven le sostiene la mirada, y replica que quería asegurarse de que Hojarasca Acuática llegaba sana y salva a su campamento, y que ya está listo para volver a casa. Estrella de Bigotes maulla que tienen que hablar de algunas cosas, pero que ése no es el momento.
El guerrero inclina la cabeza y sigue a su líder, que se dirije hacia Estrella de Fuego. El líder del Clan del Trueno maulla que todos los gatos de su clan le dan las gracias, y sin ellos el Clan Estelar habría sumado muchos más guerreros a sus filas. Estrella de Bigotes replica que ellos han ayudado al Clan del Viento en el pasado, y que era justo que vinieran ellos a ayudaros. Estrella de Fuego le dice que no lo olvidarán.
Las palabras de Estrella de Fuego se ven interrumpidas por un grito de sorpresa de Espinardo, que está junto a la entrada del campamento. Esquiruela se pone en tensión, pensando que han vuelto los tejones. No cree que ahora pueda levantar una sola pata, ni siquiera para salvar su propia vida.
Pero su agotamiento se desvanece al ver a dos gatos que avanzan cuidadosamente por las destrozadas ramas de espino. El primero, un guerrero corpulento de espeso pelaje gris, se detiene al borde del claro y mira en torno. Maulla que eso no era lo que esperaba encontrar y pregunta lo que ha ocurrido.
Esquiruela se queda mirándolos con incredulidad. Después del ataque de los tejones, no cree que nada más pueda impresionarla aquella noche, pero durante unos segundos se olvida de respirar. MIrando a su alrededor con curiosidad, lustrosos y tranquilos entre el destrozado clan, están Borrascoso y Rivera.

Personajes

Principales

Secundarios

Menciones

Lugares

Próximamente

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Revelado en Crepúsculo, página 311
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Revelado en Crepúsculo, página 312
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Revelado en Crepúsculo, página 313
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 4,7 4,8 Revelado en Crepúsculo, página 314
  5. 5,0 5,1 5,2 Revelado en Crepúsculo, página 316
  6. 6,0 6,1 Revelado en Crepúsculo, página 318
  7. 7,0 7,1 7,2 Revelado en Crepúsculo, página 315


Capítulos de Crepúsculo
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24
Advertisement