FANDOM


Esquiruela se estremeció. ¿Tan evidente era que ya no se fiaba de Zarzoso? Sin duda, ella lo conocía mejor que nadie en el Clan del Trueno. ¿O había estado demasiado unida a él para juzgarlo correctamente? [···] Quería confiar en Zarzoso, de verdad que sí, pero por su forma de actuar él parecía decidido a que eso fuera imposible.

Esquiruela reflexiona sobre Zarzoso en Crepúsculo, página 92

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 5 de Crepúsculo. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen Editar

Es noche de luna llena y un disco de luz blanca tiembla en la superficie del lago; en lo alto las estrellas del Manto Plateado relucen en el cielo nocturno. Esquiruela piensa que el Clan Estelar debe estar contento porque se están adaptando bien, mientras sigue a su hermana por la orilla hacia el lugar de la Asamblea. Estrella de Fuego iba en cabeza, seguido de cerca por más gatos de su clan, mientras que Zarzoso cerraba la marcha. El recelo del atigrado le recuerda a Esquiruela la incómoda nueva relación con el Clan del Viento.Para alcanzar la isla tenían que atravesar su territorio, y hasta donde ella sabía, no le habían pedido permiso a Estrella de Bigotes para cruzar.

La joven guerrera le comenta a su hermana que en los Cuatro Árboles era mucho más fácil, con una punzada de nostalgia. Nunca olvidaría el horror de ver cómo los monstruos de Dos Patas habían arrancado los cuatro grandes robles. Hojarasca Acuática le responde que los gatos no pueden pelear de camino a la Asamblea; y Esquiruela dice que no está tan segura de ello. Permanece alerta mientras se dirigen hacia la isla. Al aproximarse al cercado de los caballos, captan un intenso olor al Clan del Viento, como si acabarade pasar una numerosa patrula. Esquiruela apunta que el Clan del Viento deben ir delante de ellos. Al vislumbrar dos pálidas figuras corriendo por el prado al otro lado de la valla, comenta que deben ser los mininos domésticos que viven en el granero, y le pregunta a su hermana que si recuerda a Humazo y Dalia, preguntándose si la gata ha dado ya a luz. Hojarasca Acuática responde que es hora de que las reinas del Clan del Trueno empiecen a tener cachorros,pues el clan necesita gatos jóvenes; y Esquiruela asiente.

Cruzan el terreno pantanoso donde habían instalado el campamento provisional cuando llegaron al lago por primera vez. Un poco más allá, las marcas olorosas del Clan del Río les advierten que habían alcanzado la frontera. En la orilla del lago, se pueden ver una multitud de gatos: Estrella de Bigotes y sus guerreros. Equiruela recuerda cómo su patrulla había descubierto la isla por primera vez, dándose cuenta que sería un lugar ideal para reunirse, aunque era imposible llegar a ella excepto para los gatos del Clan del Río.Sin embargo, el Clan Estelar les había ayudado tumbando un árbol puente para que llegaran a ella.

Los gatos se apiñaban alrededor de las ramas del árbol puente. Sus orejas gachas y colas erguidas delataban su nerviosismo, no se fiaban de que el árbol soportara su peso. Manto Trenzado olfatea con cautela una ramita; entonces suena un maullido impaciente y Corvino Plumoso salta al tronco, tambaleándose hasta recuperar el equilibrio, y comienza a andar hasta el otro lado. Esquiruela estaba impaciente por cruzar y explorar la isla, pero se obliga a esperar, arañando con impaciencia las piedras. Era consciente de que Zarzoso la observaba sin expresión. Dándole la espalda, se dirije hacia Cenizo.

Cenizo exclama que se muere de ganas de llegara la isla, y Esquiruela coincide con él.Los gatos del Clan del Viento comienzan a cruzar, y cuando Estrella de Fuego da la señal de que es el turno del Clan del Trueno, Esquiruela se choca contra su hermana. Esquiruela pregunta que qué la pasa y le pide que se mueva. Hojarasca Acuática da un salto, disculpándose.

Mientras Oreja Partida cruzaba el árbol, Estrella de Bigotes se acerca a intercambiar unas palabras con Estrella de Fuego, antes de seguir a sus guerreros. Estrella de Fuego indica a sus guerreros a reunirse a su alrededor, e informa que el Clan del Río y el Clan de la Sombra ya han cruzado. Explica que todos los líderes han coincidido en darles tiempo para explorar la isla antes de la Asamblea. Nimbo Blanco pregunta donde reunirse cuando empiece la Asamblea; y Estrella de Fuego responde que sólo el Clan Estelar lo sabe, pero que la isla es pequeña y no hay muchas posibilidades de perderse.

Los gatos del Clan del Trueno comienzan a cruzar. Esquiruela siente que el árbol rebotaba bajo su peso, y se le eriza el pelo por la alarma, clavando las uñas en la corteza. Se da cuenta de repente de lo cercana que está el agua. Cenizo la insta a continuar, y la joven guerrera avanza con prudencia, mientras el árbol rebota aún más por el peso de los gatos que subían. A medida que se acercaba a la isla, el tronco es más grueso; la confianza de Esquiruela aumenta y echá a correr hasta saltar a la orilla con un maulido triunfal, sobresaltando a Manto Polvoroso, que exclama que cualquiera pensaría que es una cachorrita. Esquiruela se disculpa, pero ve que Manto Polvoroso enrosca la cola divertido.

Esquiruela aguarda bajo el abrigo de las raíces del árbol mientras cruzan Cenizo, Hojarasca Acuática y Zarzoso. En cuanto baja Zarzoso, se da la vuelta y se encuentra con Alcotán, que saluda a su medio hermana y le indica que le siga porque quiere enseñarle algo. Los dos atigrados se alejan juntos. Esquiruela se vuelve hacia Hojarasca Acuática, pero descubre que ha echado a correr para encontrarse con Ala de Mariposa, la hermana de Alcotán y curandera del Clan del Río.

De repente, Esquiruela se siente muy sola; explorar no parecía tan divertido sin nadie con quien compartir la experiencia. Oye como la llaman, y al darse la vuelta ve a Cenizo cerca y corre hacia él. El guerrero le pregunta qué hacia donde quiere ir, y sugiere un bosquecillo de árboles en el centro de la isla. Esquiruela dice que mejor la rodean, y que quiere verlo todo. Le lanza un guiño afectuoso a Cenizo, de algun modo sabe que no necesitaba decirle lo contenta que estaba porque él quisiera explorar la isla con ella.

Pasan junto a Tormenta de Arena, que está afilándose las garras en el tronco de un pino,y maulla que aquel sitio es estupendo y más seguro que el lugar cercano a los caballos. Esquiruela y Cenizo bordean un afloramiento rocosoque baja hasta el lago y llegan a una amplia extensión de piedrecilllas y arena, interrumpida por charcos relucientes. Esquiruela va a beber de uno, pero da un salto sorprendido hacia atrás, exclamando que hay peces en los charcos. Cenizo se acerca y mira con interés, diciendo que no ve ninguno. Esquiruela responde que son diminutos, demasiado pequeños para ser presas.

Siguen adelante, la orilla cada vez se hacía más rocosa. En aquel punto, el lago se desplegaba hasta el territorio del Clan del Trueno. Cenizo comenta que ese sitio estaría bien para tomar el sol en los días cálidos, y que no tienen unas Rocas Soleadas en sus nuevos territorios. Esquiruela le recuerda que aún no han explorado por completo su territorio.

Al trepar por la roca, Esquiruela entrevé a Zarzoso y Alcotán cerca del centro de la isla, caminando y charlando con las cabezas muy juntas. No parecen interesados en explorar el territorio y no prestan atención a los demás gatos. Esquiruela aparta la vista de Zarzoso y saluda a Trigueña, que estaba con un joven guerrero del Clan de la Sombra. La guerrera le saluda pero no le dice nada, concentrada en una presa.También ve a la lugarteniente del Clan de la Sombra, Bermeja, junto a Serbal y Robledo; y Esquiruela cambia de dirección para esquivarlos.

Esquiruela pregunta a Cenizo si se da cuenta que se han vuelto a dividir en cuatro clanes, como si nunca hubieran viajado juntos desde el bosque. El guerrero le responde que Zarzoso está por ahí con Alcotán, y la joven guerrera resopla. Cenizo le pregunta si está preocupada por Zarzoso, y Esquiruela lo niega. Al ver que Cenizo la mira como si no se lo creyera, le contesta que no está preocupada. El guerrero suelta un largo suspiro y dice que Zarzoso es un gato honorable, y que aunque sea amigo de Alcotán jamás traicionaría a sus compañeros de clan. Esquiruela se estremece, y se pregunta si es tan evidente su desconfianza hacia Zarzoso. Sacude la cabeza, confundida por los pensamientos que la inundan. Quiere confiar en Zarzoso, pero por la forma de actuar del guerrero, parecía decidido a que eso fuera imposible.

La luna está alta en el cielo cuando terminan de rodear toda la isla. Esquiruela bebe hasta el lago junto al árbol puente para beber. Cenizo comenta que entiende que Alcotán quisiera la isla para ser el campamento del Clan del Río, pues hay todo lo que un gato puede desear. Esquiruela replica que no hay suficientes presas, y que el Clan del Río no se alimenta sólo de peces. Le pide que se imagine cómo sería cruzar a nado con una presa en la boca. Cenizo se estremece y maulla que espera que el Clan del Río no cambie de opinión ahora que está el árbol puente. Esquiruela le mira alarmada, protestando que no pueden hacer eso porque el Clan Estelar puso el árbol para todos ellos. Cenizo maulla que si Estrella Leopardina quiere reclamar la isla lo sabrán pronto, pues la Asamblea debe estar a punto de empezar. La joven guerrera se sacude unas gotitas relucientes de los bigotes y le responde que aún no saben dónde van a reunirse. Cenizo sugiere ir al centro de la isla para oír a los demás.

Ambos se encaminan a la arboleda central; y pronto comienzan a oír el murmullo de muchos gatos saludándose. Cenizo saborea el aire y maulla que los cuatro clanes están ahí y que ese debe ser el lugar. Se mete en una mata de espino, virando para evitar unaramapunzante. Esquiruela capta el sonido de presas entre las hojas, pero estaba demasiado emocionada para cazar. Mientras avanza, las espinas se le enganchan en el pelo, y masculla que no va a quedarse atascada otra vez. Cenizo ronronea con diversión y le dice que si se queda atascada la ayudará.

Cuando sale al claro, se encuentra al borde de un extenso círculo herboso que brilla plateado a la luz de la luna. Un roble crece en el centro, con unas raíces más gruesas que el cuerpo de un gato. Cenizo exclama que es perfecto mientras sale detrás de ella. La joven guerrera mira a su alrededor para localizar a sus compañeros de clan. FlorDorada estácon unos veteranos;y Carbonilla y Hojarasca Acuática están con los curanderos. Nimbo Blanco y Manto Polvoroso intercambian una mirada con Vaharina y Prieto y van a reunirse con ellos, saludándolos. Esquiruela se da cuenta de pronto de que se había preocupado demasiado de que el Clan de la Sombra y el Clan del Río fueran tan hostiles como el Clan del Viento desde la llegada a los nuevos territorios.Aquella parecía una Asamblea normal.

Agita las orejas para saluda a su hermana, que había ido a su encuentro.Hojarasca Acuática le dice que ese sitio la encanta y que le da sensación de seguridad, con ojos resplandecientes, y Esquiruela se imagina que se siente cercana al Clan Estelar. La joven guerrera la va a dar la razón cuando ve que Estrella de Fuego salta al árbol y se sienta en una ramabaja. Desde allí llama a los demás líderes y sugiere dirigir la Asamblea desde allí arriba. Estrella Negra se sube a la rama contigua a la de Estrella de Fuego. Cenizo comenta a Esquiruela que seguro Estrella Negra está pensando en que ojalá se le hubiera ocurrido a él eso.

Los demás líderes suben a las ramas y las lugartenientes se sientan en las raíces. Esquiruela siente un dolor penetrante al darse cuenta de que era obvio que el Clan del Trueno no tenía un lugarteniente que se sentase con ellas.

Estrella de Fuego suelta un aullido para comenzar la Asamblea y da la bienvenida a los gatos de los clanes, dando las gracias al Clan Estelar por llevarles allí. Luego inclina la cabeza hacia Estrella de Bigotes y le pregunta si le gustaría empezar. El líder del Clan del Viento se pone en pie. Esquiruela recuerda lo nervioso que estaba al dirigirse a los clanes después de la muerte de Estrella Alta; en ese momento ya no había rastro de esa inseguridad. Estrella de Bigotes informa que todo va bien en el Clan del Viento y que el Clan Estelar le ha concedido sus nueve vidas y su nombre de líder.

En el claro brotan murmullos de aprobación; Esquiruela repara que provienen de los cuatro clanes. Estrella de Bigotes ya había sido popular siendo guerrero y su liderazgo había recibido una poderosa muestra de aprobación del Clan Estelar al hacer que cayese el árbol y matara a Enlodado. Esquiruela busca con la mirada a los seguidores de Enlodado, y repara en que la guerrera Nube Negra está mirando a su líder con expresión indescifrable.

Estrella de Bigotes inclina la cabeza y e informa que esa mañana Perlada, Oreja Partida y Corvino Plumoso han echado a un zorro de su territorio, diciendo que han luchado bien y que será la última vez que vean a esa alimaña. Entre los gatos reunidos suena un aullido de aprobación, sobre todo del Clan del Viento. Esquiruela no se une a los vítores; le susurra a Cenizo que Estrella de Bigotes no ha mencionado la rebelión de Enlodado ni al Clan del Trueno, que lo ayudó en la batalla y avisó sobre el zorro. Cenizo la mira de reojo y le pregunta que si de verdad cree que debería hacerlo.

Estrella de Bigotes prosigue diciendo que han celebrado dos ceremonias de nombramientos, guerrero, la de Turón y Cárabo. Se sienta mientras los demás dan la bienvenida a los nuevos guerreros.

Estrella Leopardina se levanta casi antes de que Estrella de Bigotes termine y pide silencio agitando la cola. Anuncia que no hay ni rastro del tejón que expulsaron hace una luna de su territorio. Esquiruela mira a Alcotán, que había sido el líder de la patrulla que expulsó al tejón, y hace una mueca al ver su expresión de suficiencia, como si fuera el único que ha peleado contra un tejón. Estrella Leopardina informa que también tienen un nuevo guerrero, Musgaño, que en ese momento está velando el campamento. Esquiruela susurra a su hermana que Estrella de Bigotes y Estrella Leopardina parecen ansiosos por anunciar que tienen nuevos guerreros, como si intentanran mostrar a los demás clanes lo fuertes que son. Hojarasca Acuática bufa que eso es ridícula, sorprendiendo a la guerrera por la ferocidad de la respuesta, y la curandera pregunta que por qué es tan importante ser rivales en vez de amigos, si se han olvidado todo lo que han pasado juntos para llegar hasta allí.

Esquiruela se extraña por la reacción de su hermana, pues los curanderos solían mantenerse al margen de las rivalidades de los clanes. Piensa que seguramente Hojarasca Acuática se había acostumbrado tanto como ella a vivir junto a todoslosclanes.

Estrella Leopardina continúa diciendo que en la última Asamblea aceptó que el terreno en el cual acamparon por primera vez fuera neutral, y reclama la zona de los pantanos para el Clan del Río. Se oyen murmullos de desaprobación, y Cascarón protesta que si eso se acepta no podrá ir allí a recoger hierbas. Estrella Negra señala que los demás clanes tienen que estar de acuerdo y que alrededor de los Cuatro Árboles había un territorio neutral. Estrella Leopardina replica que no puede comparar aquel lugar con el antiguo bosque, que allí las cosas son distintas. Apunta que todos los clanes menos el Clan del Río tienen que cruzar el territorio de otro clan para llegar a la isla. Estrella de Fuego coincide con Estrella Leopardina y no pone objecciones; la líder del Clan del Río inclina la cabeza agradeciendo su apoyo. Estrella de Fuego le pide opinión a Estrella de Bigotes, que vacila, pero al final accede. Estrella Negra maulla que si todos están de acuerdo, él no se opondrá. Los ojos de Estrella Leopardina brillan satisfechos e informa que a día siguiente dejarán sus marcas olorosas junto al cercado de los caballos. Los gatos del Clan del Río aullan su aprobación.

Es el turno de hablar de Estrella de Fuego; informa que encontraron un tejón en territorio del Clan del Trueno y que Zarzoso lideró una patrulla para ahuyentarloo, y que al Clan del Trueno le va bien. Le hace un gesto a Estrella Negra; Esquiruela se pone en tensión al ver que el líder del Clan de la Sombra se levantaba, por si menciona al tejón que habían ahuyentado hacia su territorio. Sin embargo, Estrella Negra informa de que en los pinares abundaban las presas y que encontraron cerca de la vivienda de los Dos Patas una antigua madriguera de tejón abandonada. Esquiruela intercambia una mirada con Cenizo, alisando el pelo, y le susurra que espera que sea el últimoqeven. Cenizo le asegura que si vuelven se ocuparán de ellos, le dice que creía que le gustaban los tejones y le pregunta por Medianoche. La guerrera replica que Medianoche es distinta, y que no le importaría ver al resto de tejones, pues los gatos y los tejones no se llevan bien.

Esquiruela supone que al haber acabado Estrella Negra, también terminaría la Asamblea, pero Estrella de Fuego vuelve a tomar la palabra. El líder del Clan del Trueno explica que ese es el sitio que el Clan Estelar ha elegido para las Asambleas, pero, como dijo Estrella Leopardina, cada clan tiene que cruzar el territorio de otro para llegar allí. Finaliza diciendo que deben decidir quiénes pueden entrar en el territorio de quién cuando se tengan que reunir. Esquiruela coincide entre dientes. Estrella Negra responde con rapidez que no hace falta que el Clan del Trueno pase por su territorio para ir a la isla, y que es más rápido ir por el territorio del Clan del Viento. Esquiruela se da cuenta de que Estrella de Fuego se erguía y supone que está reprimiendo una réplica mordaz. El líder del Clan del Trueno le da la razón a Estrella Negra, pero dice que aun así hay que rebatirlo.

Estrella Leopardina dmaulla que no le importa que los gatos pasen por su territorio siempre que no roben presas. Estrella de Bigotes tiene la misma opinión sobre el Clan del Viento, y avisa a Estrella de Fuego que si pasa por su territorio esté a un máximode dos zorros de distancia del lago. Estrella de Fuego responde que es razonable, y establece como norma general que un clan puede cruzar el territorio de otro para ir a la Asamblea, pero que debe permanecer a dos zorros de distancia de la orilla y viajar sin detenerse. Estrella Negra añade que sin llevarse presas del territorio, y Estrella de Fuego asiente y pregunta si todos están de acuerdo. Hay un murmullo de conformidad.

En ese momento, Carbonilla se pone en pie y pregunta si se aplica la misma regla a los gatos que quieran ir a la Laguna Lunar, pues tendrían que alejarse de la orilla y atravesar el territorio del Clan del Trueno o el del Clan del Viento para llegar a las colinas.Estrella de Bigotes apunta con un tono más cálido que el Clan del Viento siempre ha permitido que los gatos cruzaran en su antiguo territorio para ir a la Piedra Lunar. Estrella de Fuego coincide y dice que no ve por qué no pueden hacer lo mismo allí. Estrella de Bigotes maulla que ésas deberían ser las únicas dos excepciones, mirando ceñudo a Estrella de Fuego, porque si no podrían olvidar dónde están sus fronteras. Vaharina interviene diciendo que los gatos que cruzan las fronteras no siempre son hostiles y que no tienen por qué ser más desconfiados allí que en el antiguo bosque.

Esquiruela recuerda la visita de Vaharina cuando la lugarteniente descubrió que Alcotán y Enlodado estaban conspirando. Hojarasca Acuática coincide con Vaharina, con los ojos clavados al otro lado del claro, aunque Esquiruela no puede ver a quién estaba mirando.

Estrella de Fuego dice que si nadie tiene nada más que decir, la Asamblea terminaría. Los demás líderes asienten. El líder del Clan del Trueno añade que se tienen que asegurar de que los gatos que no han podido ir a la Asamblea se enteren de lo que han decidio. Estrella Negra se lame una pata y se la pasa por la oreja, replicando que eso es tarea de los lugartenientes. Esquiruela clava las garras en el suelo, pues ha sido una broma cruel hacia su padre; pero Estrella de Fuego no podía contradecirlo y bajó del árbol.

Esquiruela suspira, maullando que Estrella Negra no deja que nadie se olvida de que Estrella de Fuego aún no ha nombrado un nuevo lugarteniente y que es evidente que cree que el Clan del Trueno es más débil por esa razón. Cenizo responde que si intenta atacarles descubrirá que está equivocado. Esquiruela coincide con un gruñido.

Se pone en pie para desperezarse y ve a Zarzoso sentado con Alcotán. El guerrero del Clan del Río le estaba susurrando algo en la oreja,y Zarzoso asentía despacio. Esquiruela piensa ceñuda que seguro le está diciendo que será un magnífico lugarteniente. Cuando miraba a Zarzoso apenas lo reconocía, ya no era el gato con el que había viajado hasta el lugar donde se ahoga el sol. Ya casi no lograba recordar por qué habían estado tan unidos. Al mirar de nuevo a los dos atigrados, nota que eran como un gato junto a su reflejo en un charco, y nota un hormigueo de desconfianza. Si era cierto que Zarzoso quería ser lugarteniente, significaba que pensaba que Estrella de Fuego se equivocaba al insistir que Látigo Gris seguía vivo. Además, ser lugarteniente y líder de clan estaban a un paso. Se pregunta si Zarzoso estaba contemplando el momento en que Estrella de Fuego perdiera su última vida. Siente un escalofrío al pensar en la muerte de su padre y al recordar las historias sobre Estrella de Tigre. Se pregunta si Zarzoso comparte las mismas ambiciones de su padre, y si estaría dispuesto a seguir el mismo camino para satisfacerlas.

Personajes Editar

Principales Editar

Secundarios Editar

Menciones Editar

Capítulos de Crepúsculo
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.