FANDOM


Yo no recibo profecías del Clan Estelar... Tengo que encontrar mi propia forma de ser curandera, sin la ayuda del Clan Estelar. Confía en mí, no quiero nada más que cuidar de mi clan, pero debo hacerlo a mi manera.

Ala de Mariposa a Hojarasca Acuática en Crepúsculo, páginas 138-139

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 8 de Crepúsculo. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo Editar

PdV de Hojarasca Acuática Editar

Hojarasca Acuática y Carbonilla salen de entre los árboles que crecían junto al lago y ven la pequeña figura de un gato que se acercaba por la orilla del territorio del Clan de la Sombra. Carbonilla señala que es Cirro. Hojarasca Acuática suelta un suspiro de alivio. La luna brillaba en el cielo, indicando que había llegado el momento en que los curanderos se reunieran en la Laguna Lunar. La joven curandera temía que si se quedaba a solas con Carbonilla, ésta la comenzara a interrogar sobre su visita al Clan del Río hace dos días. Cuando regresó al campamento, Carbonilla estaba furiosa y quería saber por qué había pasado la noche fuera. Le había espetado que Estrella de Fuego había mandado una patrulla para buscarla y le dijo que creía que era más responsable. Hojarasca Acuática se había disculpado, arañando las hojas secas de delante de la guarida de la curandera, diciendo que sólo quería llevar algo de nébeda a Ala de Mariposa, y que ésta la había dado cola de caballo a cambio. Carbonilla había lanzado un bufido exasperado, diciéndola que los clanes tienen que empezar a vivir de forma independiente de nuevo, y que la próxima vez pidiera permiso.

Estaba casi segura de que Carbonilla no le daría permiso si se lo pedía; y que se habría enfadado si supiera la verdadera razón por la que había ido al Clan del Río.Pero Ala de Mariposa se merecía ser curandera por sus habilidades sanadoras, y no le importaba que no creyese en el Clan Estelar.

Mientras esperaban a Cirro, Carbonilla clava sus ojos azules en ella y le pregunta si está segura de que sólo fue al Clan del Rïo. Hojarasca Acuática se siente dolida y la mira, diciendo que está segura. La indignó que Carbonilla creyera que se había escapado para verse con Corvino Plumoso. Se dice que su mentora no podía conocer con certeza los sentimientos que intentaba ocultar, aunque le costaría defenderse si Carbonilla le lanzaba una acusación más directa.

Para su alivio, Cirro ya estaba lo bastante cerca para oírlas y Carbonilla no diría nada sorbe Corvino Plumoso delante de él. El curandera del Clan de la Sombra vadea el arroyo que marcaba la frontera, sacudiéndose el agua de las patas, y corriendo después hacai ellas. Las saluda y les pregunta si va todo bien en su clan; Carbonilla responde afirmativamente y le pregunta qué tal está su clan. Cirro le contesta que bien, aunque Hojarasca Acuática nota que el pequeño atigrado parece distraído. Si Carbonilla lo notó, no dice nada. Los tres se encaminan hacia el arroyo que conformaba la frontera con el Clan del Viento, cuyo cauce seguirían para llegar a la Laguna Lunar.

Hojarasca Acuática maulla que Ala de Mariposa no va con él; y Cirro responde que espera que vaya por el territorio del Clan del Viento. No se veía a la curandera del Clan del Río avanzando en su dirección. La joven curandera nota el peso de sus secretos mientras sigue a los demás. Se pregunta si Ala de Mariposa había decidido no compartir lenguas con gatos en los que no creía. O tal vez habían surgido los problemas profetizados por Plumosa y no podía abandonar a su clan.

Su inquietud aumenta cuando se encuentran con Cascarón y les dice que tampoco ha visto a Ala de Mariposa. Carbonilla maulla que aún puede alcanzarles, iniciando el ascenso por la colina. Mientras bordean el territorio del Clan del Viento, Hojarasca Acuática inspecciona con la mirada las lomas del páramo, diciéndose que deseaba ver el pelaje dorado de Ala de Mariposa, no a Corvino Plumoso.

Carbonilla le pregunta a Cascarón cómo van las cosas en su clan; y el curandero del Clan del Viento le responde con tono neutro que Estrella de Bigotes será un líder fuerte. Continúa preguntando si no saben que ha encontrado en el páramo, con una voz más afable. Carbonilla responde que no, tocándole la oreja con la punta de la cola. El curandero responde que ha encontrado vara de oro, una hierba buena para curar las heridas. Carbonilla maulla que es una gran noticia, aunque espera que no necesite usarla pronto. Cascarón responde que es bueno saber dónde encontrarla, ronroneando. De repente, Hojarasca Acuática siente un escalofrío. Aparte del tejón y el zorro, no se habían tropezado con muchos enemigos en su nuevo hogar; y no necesitarían vara de oro a no ser que los gatos emepzaran a luchar entre sí. Piensa desesperada que todos han viajado juntos hacía poco tiempo, y se pregunta por qué tienen que dividirse de nuevo en cuatro grupos.

La noche había caído cuando llegan a la Laguna Lunar. Ante ellos se alza un muro de roca negra, tapizada de helechos y musgo. Un manantialbrotaba de una grieta en el barranco, cayendo en una cascada. Hojarasca Acuática se siente más tranquila alavanzar por la barrera de arbustos que protegía la hondonada. Ahora todos estaban en manos del Clan Estelar. Cascarón espera a que Carbonilla bajo primero. De pronto, Hojarasca Acuática oye una respiración entrecortada a sus espaldasy aparece Ala de Mariposa. Exclama su nombre, sintiendo que se le aflojan las patas de alivio, y le pregunta si va todo bien. La curandera del Clan del Río responde que estaba muy ocupada.

Hojarasca Acuática advierte que Carbonilla miraba a Ala de Mariposa con los ojos entornados, como si se preguntara qué podía ser más importante como para llegar tarde a una reunión en la Laguna Lunar. Cirro contesta que no ha llegado tarde, ondeando amistosamente la cola. Mientras Carbonilla encabeza el descensoa la laguna, Hojarasca Acuática se retrasa para susurrarle a Ala de Mariposaque pensaba que tal vez se había cumplido la profecía de Plumosa. La otra curandera lo niega, diciendo que ha inspeccionado todo el territorio y no había encontrado nada. Con expresión seria, maulla que seguirá alerta y no lo olvidará.

Hojarasca Acuática baja tras ella, notando cómo sus patas encajaban en las huellas marcadas en la dura tierra. Ningún gato había estado en aquel lugar durante incontables lunas, hasta que Jaspeada la había guiado hasta allí. Pero aquellas huellas demostraban que sus antepasados habían acudido allí muchas veces.Siente un cosquilleo en las zarpas ante la idea de pertenecer a una larga estirpe de curanderos.

Al fondo de la hondonada, los curanderos se agachan en el borde de la laguna y estiran el cuello paralamer el agua. Hojarasca Acuática nota su frío contacto en la lengua y cierra los ojos para recibir los sueños que el Clan Estelar quisiera enviarle. Esperaba ver a Plumosa para que le diera más explicaciones sobre su aviso, pero en vez de eso se descubre caminando por una oscuridad ventosa, en la que captaba por el rabillo del ojo siluetas de gatos. Oye un aullido distante, el lamento de muchos gatos elevándose en la noche, sin palabras ni voces concretas que pudiera reconocer. Pregunta quiénes son, dónde están y que quieren, pero sólo le responde un aullido lejano y espeluznante. De pronto, la invade un miedo que latía al ritmo de su corazón, casi impulsándola a hur con un terror ciego por las sombras. Se obliga a seguir adelante despacio, esforzándose por averiguar dónde estaba y qué mensaje quería transmitirle el Clan Estelar.

Por fin ve un punto de luz blanca a mucha distancia, y echa a correr hacia allí. La luz crece hasta colmar su visión; y se despierta al lado de la Laguna Lunar. Unos escalofríos recorren su cuerpo y siente que se le ha erizadoel pelo. Cuando intenta incorporarse, le temblaban tanto las patas que se derrumba y se queda inmóvil, intentando tranquilizarse. Al mirar a su alrededor, ve que los demás curanderos seguían profundamente dormidos. Ala de Mariposa se había ovillado sobre una piedra plana,echando una siesta.

Hojatasca Acuática la llama, acercándose para pincharla con una zarpa. Ala de Mariposa abre los ojos, parpadeando confundida al verla. Luego se levanta y se estira, quejándose por haberla despertado, pues hacía lunas que no dormía tan bien. Hojarasca Acuática replica que supone que no quiere que los demás la pillen. Ala de Mariposa mira a los demás curanderos y dice que claro que no, pidiendo disculpas a la joven curandera.

Hojarasca Acuática se sienta y comienza a atusarse el pelo. Quería saber si los demás habían tenido el mismo sueño confuso. Los demás curanderosse incorporaron con aspecto solemne y un poco desconcertado. Cirro comenta que ha sido un sueño más confuso de lo habitual y que deberían comentarlo. Hojarasca Acuática se alegra, pensando que tal vez uno de ellos entienda que significa. Carbonilla maulla que ha visto unas enormes garras blancas, listas para desgarrar y derramar sangre; y Cascarón asiente añadiendo que había fauces abiertos, y pregunta si se trata de felinos. Cirro se estremece y añade que había una voz alta, profetizando muerte y peligro, y se pregunta qué significa todo eso.

Hojarasca Acuática se queda de piedra.¡Aquel no era su sueño! Se pregunta por qué el Clan Estelar no le había mandado esas imágenes, tal vez porque guardaba el secreto de Ala de Mariposa. Se dice desconcertada que Plumosa acudió a ella, y que si el Clan Estelar estuviera enfadado con Ala de Mariposa, Plumosa no se lo habría dicho. Pero también era posible que aquello no tuviera que ver con la curandera del Clan del Río; tal vez el Clan Estelar había notado sus sentimientos hacia Corvino Plumoso. Se pregunta si está perdiendo sus cualidades de curandera por amar al guerrero gris. Se lamenta diciendose que no es justo, y que ni siquiera ha vuelto a hablar con él desde la noche junto a la hondonada.

Carbonilla pregunta su opinión a la joven curandera, sacándola de sus pensamientos. Ésta se sobresalta y responde que no está segura. Se pregunta si es así cómo se siente Ala de Mariposa cuando la preguntar por el Clan Estelar, viéndose obligada a fingir siempre. Ala de Mariposa comenta con un bostezo que el Clan Estelar debe estar avisándoles sobre algo. Hojarasca Acuática la mira con sorpresa, preguntándose si la curandera del Clan del Río suponía que se trataba de lo mismo sobre lo que les había advertido Plumosa, aunque su aviso era sólo para el Clan del Río.

Carbonilla inclina la cabeza y dice que deben meditar sobre eso;y que si se avecina algún peligro, el Clan Estelar les mostrará más cosas.Cirro sugiere volver a hablar cuando se reunan de nuevo. Cascarón gruñe su acuerdo. Carbonilla dice que no hay que olvidar que sus antepasados guerreros tienen que adaptarse a su nuevo hogar como cualquiera de ellos, y que tal vez por eso les cuesta más llegar hasta ellos. Hojarasca Acuática piensa que es posible, esperanzaba, aunque eso no explicaba por qué había soñado algo distinto de los demás.

Los curanderos toman el camino en zigzag para subir a lo alto de la hondonada, cruzando la barrera de arbustos. Carbonilla, Cirro y Cascarón se adelantan susurrando nerviosos, como si les costara cumplir el acuerdo esperar hasta la próxima reunión para debatir sobre el sueño. Ala de Mariposa y Hojarasca Acuática iban juntas a su espalda. La joven curandera pregunta en voz baja a Ala de Mariposa si ha informado a Estrella Leopardina de su sueño. Ésta la mira sorprendida, y responde que no, que no puede contar que el Clan Estelar le ha enviado un mensaje a través de la curandera de otro clan. Hojarasca Acuática le toca el hombro con la punta de la cola y le dice que podría haber dicho que el sueño era suyo, pues a ella no la importaba y Estrella Leopardina debería saberlo para ordenar a los guerreros que estén atentos a cualquier indicio. Ala de Mariposa sacude la cola y maulla que no puede, pues nunca le ha hablado a Estrella Leopardina de ningún sueño, y seguramente no lo haga jamás; y que ella no recibe profecías del Clan Estelar. En voz más baja y agitada, añade que tiene que encontrar su propia forma de ser curandera, sin la ayuda del Clan Estelar. Pide que confíe en ella, pues no quiere hacer nada más que cuidar a su clan, pero haciéndolo a su manera.

Hojarasca Acuática la mira con dudas, preguntándose cómo podía Ala de Mariposa ver al Manto Plateado, a los relucientes espíritus de sus antepasados guerreros, y no creer en ellos. Sabía que trabajaba duro y se preocupaba de verdad por su clan, pero sin esa fe nunca podría alcanzar el nivel de fuerza y sabiduría que procedía del Clan Estelar.

Empezó a decirle algo, pero se detiene intentando averiguar qué es lo que quiere decir en realidad. Al final la pregunta si cree que tuvo un sueño en el que Plumosa la avisaba del peligro que amenazaba a su clan. La atigrada la mira y contesta que cree que tuvo un sueño. Hojarasca Acuática piensa que ésa no es la respuesta, aunque comprende que era la mejor respuesta que podía ofrecerla. Ala de Mariposa la tranquiliza diciendo que estará bien, que inspecciona las fuentes de agua con regularidad, y cuando sale a recolectar hierbas tiene los ojos bien abiertos ante cualquier cosa relacionada con los Dos Patas. Con un movimiento de la cola, indica que no quiere seguir hablando del tema, y pregunta qué puede contar del Clan del Trueno. Hojarasca Acuática responde que están bien y que acaban de nombrar aprendiz a Betulo. La curandera del Clan del Río pregunta quién es su mentor; Hojarasca Acuática responde que Cenizo.

La curandera del Clan del Trueno enmudece cuando escucha un siseo en la oscuridad, y siente un hormigueo de alarma que la advierte de un posible peligro. Ala de Mariposa pregunta en un susurro qué ha sido eso. Habían llegado a la frontera del Clan del Viento y densas sombras inundaban las depresiones del terreno. El siseo volvió a sonar, llamando a Hojarasca Acuática. Ésta se relaja cuando el olor a Corvino Plumoso la invade, y el guerrero del Clan del Viento aparece por detrás de la roca más cercana,

Exclama que la ha dado un susto de muerte; el guerrero se disculpa y luego mira a Ala de Mariposa de forma penetrante, y maulla que si no la importa, le gustaría hablar con Hojarasca Acuática. Ala de Mariposa parece sorprendida y vacila, pero luego asuente y suelta un débil ronroneo de complicidad. Hojarasca Acuática siente que le arde la piel de verguenza. La curandera del Clan del Río se despide y desaparece colina abajo en la oscuridad.

La joven curandera estuvo a punto de llamarla para que volviera, pues no estaba segura de querer quedarse a solas con Corvino Plumoso. Empieza diciendo que eso no está bien, pero Corvino Plumoso maulla con apremio que sabía que vendrían por allí; que había seguido el rastro de Cascarón y la había esperado. La dice que tienen que hablar y que no puede olvidar aquella noche junto al campamento. Hojarasca Acuática quiere poner pegas, pero el guerrero la interrumpe y dice que al principio pensaba que sentía lo mismo que él, pero que en la Asamblea lo evitó y no sabe por qué. Arañó con las garras la áspera hierba del páramo. Le maulla que no puede olvidarla, y que no deja de cometer errores. Hojarasca Acuática exclama que a ella le pasa lo mismoy que estuvo a punto de darle las hierbas equivocadas a Estrella de Fuego. Corvino Plumoso agita los bigotes y comenta que Perlada le dijo que era tan torpe como un aprendiz novato. Hojarasca Acuática responde que Carbonilla también se enfadó con ella. El guerrero gris la dice que sabe que siente lo mismo que él y que tienen que conseguir estar juntos de algún modo.

El olor de Corvino Plumoso tuvo efecto sobre Hojarasca Acuática. Siente que se derrite como el hielo en la estación de la hoja nueva. Protesta diciendo que es curandera y que pertenece a otro clan, por lo que no tienen futuro. El guerrero la mira con ojos ardientes y pregunta si quiere estar con él tanto como él con ella. Hojarasca Acuática sabe cual debe ser su respuesta, pero no puede mentir en un momento así, por lo que responde afirmativamente. Corvino Plumoso la dice que entonces debe haber una forma, y le pide que se reuna con él otra vez en algún sitio donde puedan hablar como es debido.

Hojarasca Acuática clava las uñas en el suelo. Piensa que esa abrumadora necesidad de estar con Corvino Plumoso no puede ser algo malo;y que el Clan Estelar no pude ser tan cruel como para negarle eso. Susurra que se reunirá con él y le pregunta en qué lugar. Corvino Plumoso responde que pensará en algo y la hará llegar un mensaje.

De pronto, se oye la voz de Carbonilla llamando a Hojarasca Acuática. La joven curandera le grita que ya va, y en un sususrro, añade a Corvino Plumoso que tiene que irse. El guerrero le pasa su áspera lengua por la oreja, y le maulla que ya la dirá donde pueden verse, y que será pronto. Hojarasca Acuática se queda mirándolo hasta que supo que no vería nada más que su rostro durante todo el camino de regreso al campamento del Clan del Trueno. Luego se da la vuelta y echa a correr por la ladera como si la persiguiera una manada de zorros.

Personajes Editar

Primarios Editar

Secundarios Editar

Menciones Editar

Capítulos de Crepúsculo
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.