Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Era indudable que el deshielo había llegado, pero ahora el río se había desbordado.

—Narrador en El bosque de los secretos, página 116


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 10 de El bosque de los secretos. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Corazón de Fuego

Al regresar al campamento, Corazón de Fuego deja su caza en el montón de carne fresca para hablar con Estrella Azul, quien está saliendo de la maternidad. Ella se dirige al guerrero con voz fría y calma, sin haberlo perdonado por haberle preguntado sobre los dos gatos del Clan del Río provenientes del Clan del Trueno. Corazón de Fuego le explica que estuvo cazando en la zona de viviendas de los Dos Patas, y la líder cuestiona por qué va tan seguido hacia allí. El joven contesta que pensó que allí habría más presas, y continúa con su informe, anunciando a Estrella Azul que ha captado el olor de varios gatos desconocidos.
Atenta, la líder pregunta cuántos, y de qué clan, a lo que Corazón de Fuego responde con un estimativo, declarando que no olían a ningún clan, sino a carroña, por lo que probablemente no sean gatos domésticos. La gata cuestiona si el olor era reciente, y el joven rojizo se lo confirma, aunque decide no contar nada sobre Garra de Tigre, y en cambio, le aclara a la líder que no vio a nadie. Estrella Azul supone que serán gatos descarriados, y promete que avisará a las patrullas para que estén alerta.
Pasan dos días, y en ese lapso de tiempo el deshielo continúa con rapidez. Las presas comienzan a ser cada vez más, y el suelo del bosque se cubre poco a poco de brotes nuevos, a la vez que la nieve va desapareciendo. Corazón de Fuego vuelve de cazar y se dirige a la maternidad, donde las reinas están recambiando los lechos. Pequeño Nimbo, quien ya ha cumplido con su castigo, sigue, aún así, ayudando con pequeñas tareas, y fanfarronea que enseñará a los demás cachorros dónde encontrar el mejor musgo. Corazón de Fuego se aproxima a Flor Dorada, quien está embarazada de una nueva camada, y el joven le comenta que la estación de la hoja nueva está próxima, lo que será ideal para cuando ella tenga sus cachorros.
En eso, Garra de Tigre lo llama, diciéndole que lo asignará para dirigir una patrulla en la frontera con el Clan del Río para renovar las marcas olorosas y vigilar la presencia de posibles intrusos del clan rival. Corazón de Fuego se sorprende, sabiendo que el lugarteniente jamás lo escogería para dirigir una patrulla, pero luego se percata de que Garra de Tigre es lo suficientemente listo como para no tratarlo hostilmente en público: para evitar sospechas, está tratándolo como igual a cualquier gato. Aún sin confiar en el atigrado, el joven rojizo pregunta a quiénes debe llevarse de patrulla, a lo que el lugarteniente responde que puede elegir a sus compañeros él mismo.
Corazón de Fuego se retira a la guarida de los guerreros, donde encuentra a Tormenta de Arena, Látigo Gris y Viento Veloz. Ante la propuesta del gato rojizo, Látigo Gris se suma enseguida, mientras Viento Veloz se levanta más pesadamente. Tormenta de Arena se queja un poco, pero no en un tono hostil, y al cabo se incorpora, sumándose al grupo. Corazón de Fuego propone llevar también a Fronde, pero Viento Veloz explica que Tormenta Blanca y Musaraña se llevaron a todos los aprendices a cazar para los veteranos.
Los cuatro salen al bosque, y, liderando la patrulla, el guerrero rojizo decide que el grupo se dirija primero hacia las Rocas Soleadas, para luego bordear la frontera hasta los Cuatro Árboles. Al acercarse al linde del bosque, los gatos oyen el ruido del río, ya descongelado. Alerta, Corazón de Fuego declara que deben estar atentos, ya que podría haber gatos del Clan del Río cerca. Látigo Gris toma una bocanada de aire, comentando que no huele a ningún gato. Su mejor amigo se pregunta si el gato gris estará pensando en Corriente Plateada, mientras este comenta que de todos modos, con el río descongelado y la abundancia de presas, el Clan del Río no tiene motivos para robar comida al Clan del Trueno.
Viento Veloz, receloso, apunta que nunca se puede confiar en los gatos del Clan del Río, lo que provoca que Látigo Gris se ponga tenso. Para alivianar la situación, Corazón de Fuego insta a todos a continuar, y el grupo sale del bosque al campo abierto. Frenando en seco, el guerrero rojizo contempla cómo, gracias al deshielo, la corriente del río ha crecido tanto que ha cubierto las riberas y sumergido todo, llegando casi hasta sus patas. Observando el claro inundado, el joven descubre a las Rocas Soleadas asomando entre la inundación. Recordando de pronto el sueño que le advertía sobre el agua, Corazón de Fuego se queda pensando en que, a pesar de que el deshielo haya llegado indudablemente, ahora el río está completamente desbordado.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Eventos

Otros

Lugares

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 112
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 113
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 Revelado en El bosque de los secretos, página 114
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 115
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 Revelado en El bosque de los secretos, página 116


Capítulos de El bosque de los secretos
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25Capítulo 26Capítulo 27Capítulo 28Capítulo 29Capítulo 30
Advertisement