Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
[Corazón de Fuego] sabía que estaba quebrantando el código guerrero que exigía lealtad exclusiva al clan propio. Estrella Azul se pondría furiosa si descubría que iba a compartir por las buenas las valiosas presas del Clan del Trueno. Pero Corazón de Fuego era incapaz de abandonar a un clan en apuros.

—Narrador sobre Corazón de Fuego, tras haberse ofrecido a cazar para el Clan del Río en El bosque de los secretos, páginas 132-133


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 12 de El bosque de los secretos. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Corazón de Fuego

En un intento desesperado, Látigo Gris se lanza hacia el cachorro que está a punto de ahogarse, mientras Corazón de Fuego, en un acto de lucidez, toma al otro por el pescuezo y comienza a llevarlo a nado él mismo, luchando con todas sus fuerzas contra la corriente del río desbordado. Cansado, logra llevar al pequeño de color negro hasta la orilla, y lo deposita sobre la hierba. Látigo Gris también aparece en la orilla cargando con el cachorro gris, y lo deja al lado del primero. Dudando que los gatitos sigan vivos, Corazón de Fuego intenta reanimarlos lamiendo su pelaje tal como hacen las reinas, y su amigo lo imita.
Al cabo de un poco, los cachorros logran expulsar algo de agua y abren los ojos. Aliviados de que estén vivos, los amigos deciden llevarlos con su madre, deduciendo que pertenecen al Clan del Río. Desanimados, los guerreros se preguntan cómo harán para cruzar el río crecido, conscientes de lo agotados que están tras salir del agua. Deciden intentar atravesarlo por la zona de los pasaderos; pero al llegar allí descubren que aquel sitio también está inundado. Por fortuna, encuentran el tronco extendido de un árbol que pueden usar a modo de cruce. Cautelosamente, los gatos comienzan a caminar por allí, avanzando con cuidado para evitar que los cachorros con los que cargan caigan de nuevo a la corriente.
Al final del resbaladizo tronco, el árbol finaliza en una maraña de ramas rotas, cada vez más estrechas. Con precaución, los guerreros saltan desde allí hasta la orilla opuesta, realizando un gran esfuerzo. Corazón de Fuego da consuelo a Látigo Gris comentando que, al menos, el agua del río disimulará su olor y eso ayudará a que el Clan del Río no reconozca que fue él quien ha estado colándose frecuentemente en su territorio el último tiempo. De pronto, aparecen ante ellos Leopardina, Pedrizo y Prieto, tres miembros del Clan del Río; quienes se hallan en mejores condiciones para pelear, dado que los gatos del Clan del Trueno están agarrotados y entumecidos tras haber salido del agua helada intentando salvar a los cachorros. Cautelosa, la lugarteniente atigrada demanda saber qué ocurre, y Prieto pregunta agresivamente por qué están invadiendo el territorio del Clan del Río.
Agotado, Corazón de Fuego intenta aclarar que no pretenden invadir su territorio, sino regresar a su hogar a dos cachorros que han rescatado del río. Frustrado, Látigo Gris espeta al grupo si de verdad creen que han estado a punto de ahogarse sólo por diversión. Pedrizo se acerca a olfatear a los pequeños, y, sorprendido, exclama que, en efecto, se trata de los cachorros de Vaharina, su hermana. Aliviado, Corazón de Fuego se alegra de saber que al menos, los cachorros rescatados son de aquella gata, quien ha terminado por caerle bien; aunque intenta no demostrar que conoce a la reina para evitar problemas.
Recelosa, Leopardina opina que los miembros del Clan del Trueno podrían estar mintiendo, y que en vez de salvar a los cachorros, podrían estar queriendo robarlos. Atónito e indignado por esta acusación, Corazón de Fuego llama a la gata cerebro de ratón, apuntando, incrédulo de ser acusado, que si el Clan del Trueno no cruzó la frontera cuando el río estaba congelado y aquello podía hacerse, no tendría sentido arriesgar sus vidas cuando el mismo está desbordado y es evidente el riesgo de ahogarse. Casi irónicamente, señala lo empapados que están, recalcando que casi se ahogan, y Leopardina parece reflexionar. Sin embargo, Prieto sigue sin creerles, y la lugarteniente decide que los gatos del Clan del Trueno se expliquen ante Estrella Doblada.
A regañadientes, los compañeros se resignan a ser escoltados por el grupo del Clan del Río. Prieto y Pedrizo cargan cada uno con un cachorro, mientras acompañan vigilantes a Corazón de Fuego y Látigo Gris. Cuando llegan cerca de la isla donde el Clan del Río tiene su campamento, Leopardina descubre que el agua ha avanzado desde que ella y sus compañeros salieron de allí. En efecto, Corazón de Fuego contempla que el río desbordado cubre casi todo, formando un ancho canal, y no es posible llegar hasta la isla. De pronto, desde una ladera alta que resulta ser la misma donde se habían escondido los miembros del Clan del Trueno la última vez; aparece el mismísimo Estrella Doblada, llamando a su lugarteniente. El atigrado claro comenta que el campamento está inundado y que todo el clan ha tenido que trasladarse más arriba.
Mientras el líder observa con desconfianza a los dos miembros del Clan del Trueno, el joven rojizo descubre que algunos gatos, entre los que se halla Corriente Plateada, se han acercado tras Estrella Doblada. El atigrado claro pregunta si se trata de espías, y Leopardina explica que Corazón de Fuego y Látigo Gris aseguran haber sacado a los cachorros desaparecidos de Vaharina del río. Al oír esto, Corriente Plateada regresa rápidamente para buscar a su amiga, mientras Prieto y Pedrizo depositan a los gatitos en el suelo. El guerrero negro grisáceo exclama que no se cree ni una palabra de todo ello, alegando que no se puede confiar en los gatos del Clan del Trueno. Acercándose a los pequeños, Estrella Doblada pregunta a los rivales cómo es que tienen a los cachorros que desaparecieron cuando el campamento comenzó a inundarse. Exasperado, Corazón de Fuego responde irónicamente que han cruzado el río volando.
Vaharina irrumpe de pronto en la escena, abalanzándose sobre sus cachorros y recibiéndolos a lametazos. Corriente Plateada aparece tras ella, simulando no conocer a Látigo Gris, sin dar sospecha alguna sobre su verdadera relación. También aparecen más gatos, como Tabora, quien a su vez finge no conocerlos; y Arcilloso, el curandero del Clan del Río, quien va directo a los pequeños para comprobar su estado. Corazón de Fuego, al ver a los gatos mojados y con el pelaje pegado al cuerpo, nota lo flacos que están todos los miembros del Clan del Río; y recuerda que, a pesar de que son conocidos por tener una buena alimentación gracias al río, Corriente Plateada le había dicho que los Dos Patas se habían instalado en la zona durante tiempos cálidos, robando y ahuyentando la mayoría de las presas y dejando a los gatos sin nada para la estación sin hojas, cuando el río se congelaba y era imposible pescar comida. Apenado, el joven se dice que además, en vez de compensar al Clan del Río con algo más de presas, el deshielo terminó por expulsarlos de su propio campamento.
Aún así, sabe que la mayoría de aquellos gatos son hostiles y no se convencerán de sus inocentes intenciones tan fácilmente. Estrella Doblada pide a los compañeros del Clan del Trueno que expliquen lo sucedido, y Corazón de Fuego narra cómo escucharon a los cachorros desde su territorio y los vieron varados en el agua, sobre un montón de desechos. Al contar cómo intentó empujar la superficie donde se hallaban los pequeños hacia la orilla, Prieto comenta groseramente que el Clan del Trueno jamás arriesgaría su vida por gatos del Clan del Río. Estrella Doblada lo calla, señalando que si lo que el guerrero rojizo dice es mentira, en seguida quedará en evidencia; y Vaharina apunta que no está mintiendo, ya que no tendría sentido que el Clan del Trueno robe cachorros cuando ningún clan quiere más bocas para alimentar, debido al hambre que pasa el bosque. Con calma, Corriente Plateada observa que la versión de Corazón de Fuego tiene sentido: dos de los hijos de Vaharina desaparecieron cuando los gatos comenzaron a alejarse del campamento al ver que el agua comenzaba a subir, y el piso de la maternidad había sido barrido por el agua. Con tranquilidad, la atigrada opina que probablemente, la corriente haya arrastrado a los cachorros hasta el punto del río en que los gatos del Clan del Trueno los encontraron.
Estrella Doblada queda convencido de a poco y da un agradecimiento forzado a los dos compañeros, si bien Prieto, indignado, se niega a creer su historia. Vaharina, con ojos relucientes, apunta que de no ser por ellos, sus pequeños habrían muerto; e impulsivamente, Corazón de Fuego pregunta a los miembros del Clan del Río si hay algo que pueda hacer por ellos. Cortante, Estrella Doblada declara que su clan no necesita ayuda y puede arreglárselas solo, pero Tabora interviene sorpresivamente y, hablando al líder en un tono que pocos se atreverían a usar, lo regaña, recriminándole que está siendo orgulloso e insensato, y que debería aceptar ayuda ahora que no pueden cazar a pesar del deshielo. La vieja gata comenta que el río se halla envenenado por culpa de la basura de los Dos Patas.
Arcilloso añade que los peces también lo están, y que han causado dolores a todos los que los han comido. Compasivos, los gatos del Clan del Trueno miran a los miembros del clan rival, quienes, incómodos, apartan la vista, molestos y avergonzados de que dos enemigos conozcan sus problemas y debilidades. Corazón de Fuego insiste en su oferta, proponiendo traer sus propias presas al Clan del Río para alimentarlo, hasta que la inundación acabe y el río pase a estar limpio de nuevo. Mientras dice esto, el joven imagina qué podría hacerle Estrella Azul si se entera de que estará alimentando a otro clan desinteresadamente, cuando el código guerrero le exige lealtad únicamente al suyo propio. Aún así, el guerrero rojizo recuerda que fue la gata quien dijo una vez que el bosque necesita a los cuatro clanes; por lo que se propone a no dejar a ningún gato en apuros.
Aún algo receloso, Estrella Doblada acepta su ayuda, a pesar de dudar que dos gatos de un clan rival puedan hacer algo así por ellos. El líder rezonga que no serán desafiados en territorio del Clan del Río hasta que bajen las aguas y sus gatos puedan regresar al campamento de la isla; advirtiendo que cuando todo pase, cuidarán de sí mismos de nuevo. El gran atigrado claro pega media vuelta y se aleja seguido por sus gatos, quienes les propinan miradas llenas de desconfianza. Vaharina y sus hijos son los últimos en marcharse, tras que la reina les de a los amigos un último agradecimiento sincero. Corazón de Fuego y Látigo Gris quedan solos, pensando en la locura que acaban de proponer. Regresando a su territorio, el guerrero gris apunta que deberán ser muy cuidadosos si no quieren que Estrella Azul los descubra. Para sus adentros, Corazón de Fuego se dice que también deben evitar que aquello llegue a Garra de Tigre: el atigrado ya sospecha de que ambos tengan amistades en el Clan del Río; y si se dejan descubrir, estarán demostrándole que tiene toda la razón.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Eventos

Otros

Lugares

Errores

Próximamente

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Revelado en El bosque de los secretos, página 124
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 Revelado en El bosque de los secretos, página 127
  3. 3,0 3,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 129
  4. 4,0 4,1 4,2 Revelado en El bosque de los secretos, página 130
  5. 5,0 5,1 5,2 Revelado en El bosque de los secretos, página 131
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 Revelado en El bosque de los secretos, página 132
  7. 7,0 7,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 125
  8. 8,0 8,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 128
  9. Revelado en El bosque de los secretos, página 133
  10. Revelado en El bosque de los secretos, capítulo 12
  11. Revelado en El bosque de los secretos, página 126
  12. Revelado en En territorio salvaje, página 26
  13. Revelado en las filiaciones de Fuego y hielo
  14. Revelado en El bosque de los secretos, capítulo 4
  15. Revelado en El bosque de los secretos, capítulo 5
  16. Revelado en El bosque de los secretos, capítulos 1 - 11


Capítulos de El bosque de los secretos
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25Capítulo 26Capítulo 27Capítulo 28Capítulo 29Capítulo 30
Advertisement