Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
[...] nunca dejaste de importarme... jamás. Cuando eras un joven guerrero, estaba muy orgullosa de ti. Pero entonces asesinaste a Estrella Mellada, tu propio padre. Mataste a cachorros de tu propio clan y me culpaste a mí. Habrías destruido nuestro clan por completo. Así que ya es hora de poner fin a toda esta traición.

Fauces Amarillas a Cola Rota en El bosque de los secretos, página 269


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 29 de El bosque de los secretos. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Corazón de Fuego

Corazón de Fuego contempla a Garra de Tigre marcharse, más apenado que triunfal, decepcionado de que todo el potencial de un gato como aquel haya sido desperdiciado porque el antiguo lugarteniente se veía impulsado por la ambición en lugar de la lealtad. Los gatos comienzan a murmurar, inquietos por todo lo acontecido. Estrella Azul, apesadumbrada, regresa a su guarida, mientras los demás debaten quién será el nuevo lugarteniente. Nimbo exclama que para él, Corazón de Fuego es el indicado para el puesto; y Cebrado, al escucharlo, declara que jamás acataría las órdenes de un minino casero. Nimbo sale a la defensiva, preguntando qué hay de malo con tener sangre de minino doméstico; y Tormenta Blanca los detiene, explicando que, tal como la tradición dicta, Estrella Azul escogerá al nuevo lugarteniente antes de que la luna esté en lo más alto.
Látigo Gris se acerca a su amigo para preguntarle si le gustaría ser el lugarteniente, y éste, a pesar de ilusionarse en un principio, responde que la líder jamás lo elegiría para el puesto. Cambiando de tema, pregunta a Látigo Gris cómo se encuentra. Carbonilla, quien atiende al guerrero, comenta que aún no sabe cómo tratar los cortes que el joven gris tiene en la lengua, y pide a Corazón de Fuego que vaya a buscar a Fauces Amarillas por ella. Al dirigirse hacia el claro de la curandera, el gato rojizo se detiene, oculto entre los helechos, al escuchar a la vieja gata hablar en un tono amable a Cola Rota, a quien está atendiendo.
La curandera se encuentra explicándole al gato que ha perdido una vida, y que el Clan Estelar sólo ha sanado la herida que le causó la muerte, pero no todas las demás, que deben ser atendidas por ella. Irrespetuosamente, el prisionero ciego la apremia a que lo trate, agresivo e insolente con Fauces Amarillas. A pesar de los insultos del gato oscuro, la vieja curandera le promete que aliviará su dolor y de pronto, con voz gélida, le alcanza unas brillantes bayas rojas instándole a que las coma. Al contemplar la escena furtivamente, Corazón de Fuego recuerda de pronto aquel día en que salió junto a Carbonilla y Nimbo, quien en ese entonces era un cachorro: esa vez, la aprendiza de curandera le advirtió al pequeño que no comiese de aquellas bayas rojas, conocidas como bayas mortales, ya que eran lo suficientemente venenosas como para matar a un gato casi al instante. Impotente, Corazón de Fuego observa, ya demasiado tarde para dar la alarma, cómo Cola Rota se come las bayas.
Observándolo fríamente mientras mastica, Fauces Amarillas dice al gato ciego que ella, así como él, también fue aprisionada una vez por el Clan del Trueno; pero que, a diferencia de él, pudo ganarse la confianza de sus miembros y convertirse en la curandera de dicho clan. La gata gris reprocha a Cola Rota, diciéndole que también podría haberse ganado la confianza del Clan del Trueno, pero que en cambio, desperdició su oportunidad y ahora nadie volverá a fiarse de él.
Desdeñosamente, el gato ciego pregunta si acaso ello importa. Fauces Amarillas procede su discurso, haciéndole notar que efectivamente, él es alguien que no se preocupa por nada: ni por su clan, ni por su honor, ni por su familia. Con un respingo ronco, el prisionero contesta, mofándose de la vieja gata, que él no tiene familia. Fauces Amarillas le explica que su familia ha estado más cerca de él de lo que cree, confesándole así que ella es su madre y que tuvo que renunciar a él por el hecho de ser curandera, a pesar de haber seguido preocupándose por él durante todo su crecimiento, del que siempre estuvo orgullosa. Con amargura en la voz, la gata añade, más gravemente, que luego hizo cosas terribles, y que, por haber asesinado a Estrella Mellada -su padre-, así como a cachorros de su propio clan, y por haber llevado casi a la destrucción al Clan de la Sombra y el Clan del Trueno, ahora ella debe poner fin a todos aquellos actos de traición.
Cola Rota, desdeñoso, no comprende a lo que su madre se refiere, pero cae en la cuenta de que algo va mal al intentar levantarse. No es capaz de ponerse de pie y sus patas le fallan. Agitado, y soltando un chillido, pregunta a Fauces Amarillas qué le ha hecho, clamando desesperadamente que las patas no le responden y que no puede respirar. Fríamente, la curandera le explica que le ha dado bayas mortales, y que ahora, tras perder la última vida que le queda, ningún gato más sufrirá por su culpa. En un ataque de pavor, y debatiéndose agitadamente en su lucha desesperada por sobrevivir, Cola Rota se retuerce en un alarido mudo, intentando respirar a toda cosa y arañando el suelo en pánico, sin poder emitir sonido alguno. Incapaz de seguir presenciando la escena, Corazón de Fuego retrocede, espantado. Cuando deja de oír ruidos y el claro de la curandera parece quedar en silencio, el joven se obliga a mantener la calma y avanzar hacia donde está Fauces Amarillas como si no se hubiera enterado de lo sucedido.
Encuentra a la vieja gata sobre el cuerpo inerte de su hijo. Ésta dice a Corazón de Fuego que intentó salvarlo como pudo, pero que ha muerto. Incapaz de decirle a la curandera que sabe que está mintiendo, Corazón de Fuego, convenciéndose de que jamás contará aquello a nadie, procede a hablarle con voz firme, preguntándole si puede ayudar a Carbonilla con los cortes en la lengua de Látigo Gris. Fauces Amarillas se interna en su guarida a buscar las hierbas necesarias, sin volverse ni una vez hacia el cuerpo de Cola Rota.
Corazón de Fuego, agotado por la batalla, se acuesta a dormir el resto del día, donde es visitado por Jaspeada en sueños. En un murmullo, el espíritu de la curandera se acerca a él para comunicarle que el Clan Estelar lo está llamando y que no debe temer. Asustado y desconcertado, el joven rojizo se pregunta si aquello significa que se está muriendo. Aterrado por aquel razonamiento, se despierta de súbito, y luego se calma al descubrir que se encuentra vivo en la guarida de los guerreros. Ésta se encuentra prácticamente vacía, y, sin comprender la situación, el joven sale hacia el claro, donde encuentra congregados a muchos gatos, apiñados bajo la luz de la aurora del día siguiente.
Nerviosa, Tormenta de Arena sale a su encuentro, informando que la luna ya llegó a su punto más alto y volvió a bajar, y en todo ese tiempo, Estrella Azul aún no nombró a un nuevo lugarteniente; quebrantando de este modo el código guerrero. Asombrado, Corazón de Fuego se dice que el Clan Estelar debe estar furioso por ello, pero no puede evitar sentir un toque de compasión por su líder, quien todavía está conmocionada por la traición de Garra de Tigre, el gato en quien había confiado ciegamente por tanto tiempo.
Justo en ese momento, Estrella Azul sale de repente de su guarida, llamando con voz ronca a todos los gatos congregados, anunciando que nombrará al nuevo lugarteniente. Pronunciando las palabras rituales con pesadumbre y sin ánimo, la gata apela al Clan Estelar para que apruebe su decisión, y, tras una pausa interminable, la líder concluye que su nuevo lugarteniente será Corazón de Fuego. Tras el repentino anuncio, la gata da media vuelta y se marcha nuevamente a su guarida, dejando a los demás en un incómodo y desconcertado silencio. Rompiendo con la atmósfera helada de sorpresa entre los gatos reunidos, Nimbo felicita a su mentor, vitoreándolo y recalcando que sabía que Corazón de Fuego sería elegido. Cebrado, molesto, remarca con un gruñido que él no obedecerá a ningún minino casero.
De este modo, algunos gatos se acercan a felicitar al nuevo lugarteniente, mientras que otros permanecen apartados o dispersos, aún conmocionados con el nombramiento o molestos por la elección. Sobrellevado por la situación, Corazón de Fuego se pregunta si a eso se refería Jaspeada al decir que el Clan Estelar lo estaba llamando; preguntándose si los espíritus estelares en verdad lo estaban llamando a corresponder sus nuevas obligaciones con el clan. Recordando para sus adentros las palabras aliviadoras de Jaspeada, el joven rojizo se pregunta cómo no va a tener miedo.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Eventos

Ceremonias

Ceremonia de lugarteniente de Corazón de Fuego
Estrella Azul: Gatos del Clan del Trueno. Ahora nombraré al nuevo lugarteniente. Pronuncio estas palabras ante el Clan Estelar, para que los espíritus de nuestros antepasados puedan oír y aprobar mi decisión. El nuevo lugarteniente será Corazón de Fuego.
Referencia: El bosque de los secretos, página 272

Muertes

Profecías

  • "El Clan Estelar te está llamando. No temas." (por Jaspeada)[4]

Lugares

Errores

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Revelado en El bosque de los secretos, página 267
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 266
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Revelado en El bosque de los secretos, página 268
  4. 4,0 4,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 270
  5. 5,0 5,1 5,2 Revelado en El bosque de los secretos, página 271
  6. Revelado en El bosque de los secretos, página 272
  7. 7,0 7,1 7,2 7,3 7,4 7,5 7,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 269
  8. Revelado en El bosque de los secretos, páginas 268-270
  9. Revelado en El bosque de los secretos, página 230
  10. Revelado en Fuego y hielo, capítulo 26
  11. Revelado en las filiaciones de El bosque de los secretos
  12. Revelado en En territorio salvaje, página 60
  13. Revelado en las filiaciones de En territorio salvaje


Capítulos de El bosque de los secretos
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25Capítulo 26Capítulo 27Capítulo 28Capítulo 29Capítulo 30
Advertisement