Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Esto no es lo que esperaba de ti, Corazón de Fuego. Ir a territorio enemigo a escuchar habladurías absurdas. Creer lo que te cuenta una gata del Clan del Río. Harías mejor pensando en tus obligaciones que viniendo a contarme habladurías sobre Garra de Tigre. Quizá Garra de Tigre tenga razón al dudar de tu lealtad.

Estrella Azul rechaza tajantemente las sospechas de Corazón de Fuego sobre Garra de Tigre en El bosque de los secretos, páginas 83-84


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 6 de El bosque de los secretos. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Corazón de Fuego

Atónito, Corazón de Fuego pregunta a Tabora si está diciendo que Vaharina y Pedrizo provienen del Clan del Trueno. La veterana lo confirma, y, desconcertado, el gato rojizo le pregunta si Corazón de Roble los robó. Ofendida, Tabora declara que Corazón de Roble era un guerrero muy noble y jamás se habría rebajado a robar cachorros. Corazón de Fuego se disculpa, aclarando que lo que acaba de escuchar es difícil de asimilar, y se pregunta para sus adentros si, en todo caso, los pequeños no habrán sido secuestrados por proscritos; aunque se plantea fuertemente por qué alguien abandonaría a sus cachorros o se los llevaría aún siendo jóvenes, con el olor de su clan en el pelaje.
Confundido, pregunta a Tabora por qué, sabiendo que eran gatos del Clan del Trueno, decidió hacerse cargo de ellos. La veterana responde que fue porque Corazón de Roble, quien en ese entonces era un guerrero, se lo había pedido. La gata gris explica que aquel gato era honrado, y que ella había dado a luz hacía poco tiempo, habiendo perdido a toda su camada salvo un cachorro, a causa del frío. Tabora agrega que los dos cachorros traídos habrían muerto si no los cuidaba, y ella tenía leche de sobra para ellos. Orgullosa, declara que su olor a Clan del Trueno se desvaneció pronto, y que, a pesar de saber que Corazón de Roble no le había contado toda la verdad, lo respetaba lo suficiente como para no seguir cuestionándolo; decidiendo hacerse cargo de los pequeños, criándolos y convirtiéndolos en gatos sanos y fuertes, ahora guerreros de los que el Clan del Río se enorgullece.
Corazón de Fuego pregunta si Vaharina y Pedrizo saben todo esto, y Tabora, totalmente cortante, admite que los hermanos no saben nada. Le advierte al joven guerrero que si llega a revelarles el secreto, ella se encargará de sacarle el hígado para dárselo de comer a los cuervos. Muy seriamente, la anciana afirma que Vaharina y Pedrizo se criaron creyendo que ella y Corazón de Roble son sus padres, sin dudar jamás de ello. Comenta que a ella, personalmente, le gusta pensar que los dos hermanos se le parecen un poco, y añade que siempre han sido leales al Clan del Río. De cara a Corazón de Fuego, le recuerda que, por lo que ha oído, sabe que él era originalmente un gato doméstico; y le retruca que debería conocer más que nadie lo que se siente tener una pata en dos lugares, agregando que no desea que Vaharina y Pedrizo vean de pronto su lealtad dividida. Comprendiendo a la gata y sabiendo que nunca haría pasar a otro gato por la sensación de incertidumbre al no pertenecer a un clan por completo; Corazón de Fuego jura por el Clan Estelar que jamás revelará el secreto.
Más relajada, Tabora comenta que quizás aquello que le ha contado sirva para explicar por qué Corazón de Roble no quería que el Clan del Trueno hiera a Vaharina o Pedrizo: el gato sabía tanto como ella que los hermanos provenían del Clan del Trueno, a pesar de que lo negara; y parecía ser que veía su lealtad dividida a causa de ellos. Antes de marcharse, Corazón de Fuego da las gracias a la veterana por aquella información, sabiendo que, a pesar de no comprender del todo lo ocurrido, debe de tratarse de algo importante para el Clan del Trueno y el Clan del Río.
Mientras vuelve a su campamento, el joven guerrero reflexiona sobre lo que ha escuchado y concluye que la lealtad al clan y la lealtad a la sangre no son lo mismo: en su propio caso, su sangre doméstica no impedirá nunca que sea un gato leal al Clan del Trueno. Conforme, el guerrero se dice que, ahora que Vaharina le confirmó cómo fue la muerte de Corazón de Roble, Estrella Azul estará dispuesta a aceptar que Garra de Tigre asesinó a Cola Roja. También se decide a contarle a la líder sobre lo último que le dijo Tabora, dispuesto a preguntarle a Estrella Azul si sabe de cachorros del Clan del Trueno que hayan sido robados.
Así, se dirige directamente hacia la Peña Alta, donde se halla la guarida de la líder. El joven escucha a la gata conversar junto a Garra de Tigre, y espera oculto a que éste salga para poder ingresar. Ella y su lugarteniente se mueven hacia afuera, y una vez que Garra de Tigre se aleja, Corazón de Fuego intercepta a la líder para hablar con ella. Estrella Azul lo invita a pasar a su guarida, donde le pregunta qué ocurre. Nervioso, Corazón de Fuego trae de vuelta el tema de la historia de Cuervo sobre la batalla por las Rocas Soleadas, que ya le había comentado. Tensa, la líder le dice que ese tema ya estaba zanjado, y que tiene razones para no creer en la historia de Cuervo. Corazón de Fuego le explica que descubrió algo nuevo: a Corazón de Roble no lo mató ningún gato, sino que murió accidentalmente por la caída de una roca. Estrella Azul lo cuestiona, y el guerrero confiesa que fue a ver a Cuervo de nuevo para que le cuente los hechos, justo después de la última Asamblea.
La líder duda de la historia, preguntando si Cuervo ahora ha cambiado todos los hechos. Corazón de Fuego aclara que no es así, sino que él había entendido mal a su amigo: Cola Roja no mató directamente a Corazón de Roble, sino que lo empujó debajo del saliente rocoso que terminó derrumbándose sobre él. Emocionado, Corazón de Fuego dice a Estrella Azul que Cola Roja no mató a su rival intencionadamente, tal como ella se negaba a creer, por el honor del antiguo lugarteniente. Añade que, para verificar la historia, se reunió con una gata del Clan del Río, y que, con toda la información confirmada, puede decirse que Garra de Tigre mintió cuando dijo que mató a Corazón de Roble en venganza por la muerte de Cola Roja. Corazón de Fuego apunta que, en todo caso, Garra de Tigre también está mintiendo sobre la muerte de Cola Roja.
Pensativa, Estrella Azul apunta que aquellas acusaciones son muy graves, a lo que su antiguo aprendiz le advierte sobre lo peligroso que es Garra de Tigre. Dubitativo, se atreve a añadir algo más: el rumor que escuchó de boca de Tabora, la veterana del Clan del Río. El joven rojizo comenta aquello que Cuervo dijo: que Corazón de Roble había intentado proteger a un guerrero llamado Pedrizo. Recordando el relato de Tabora, Corazón de Fuego cuenta a Estrella Azul que oyó de la veterana que tanto Pedrizo como Vaharina fueron traídos al Clan del Río por Corazón de Roble durante una estación sin hojas, y que ambos olían al Clan del Trueno. Nervioso, pregunta a la líder si sabe algo de cachorros del Clan del Trueno que hayan sido robados en alguna ocasión.
Estrella Azul, súbitamente fuera de sí, se acerca al guerrero rojizo y le espeta en su cara que no debería haber prestado oídos a esa tontería absurda. Completamente furiosa, le dice que no esperaba aquello de él, y lo regaña por haber ido a territorio enemigo para creer las habladurías de una gata del Clan del Río. Fríamente, le dice que debería encargarse de sus obligaciones antes de acusar a Garra de Tigre basándose en rumores absurdos. Distante, la líder se pregunta si, tal como sugiere el lugarteniente, Corazón de Fuego es realmente leal a su clan.
Sorprendido por tal cambio de actitud, el joven balbucea que para él, Tabora decía la verdad. Estrella Azul lo despacha de su guarida, mandándolo a ocuparse de las verdaderas tareas que corresponden a un guerrero, y, completamente enojada, le advierte que nunca más le hable de ese tema ni le mencione aquella conversación. Él insiste en qué pasará con Garra de Tigre, pero la gata, desaforada, le espeta que se marche nuevamente. Atónito y asustado, Corazón de Fuego sale rápidamente de la guarida de la líder y se aleja, alterado. Desconcertado, se pregunta por qué Estrella Azul había parecido dispuesta a escucharlo atentamente, pero, ante la mención de los cachorros posiblemente robados del Clan del Trueno, se negó a oír nada más y a aceptar las sospechas del joven sobre Garra de Tigre.
Nervioso, el joven comienza a preguntarse qué pasará si la líder averigua cómo hizo para comunicarse con miembros del Clan del Río, y se plantea qué pasará si sale a la luz la relación entre Corriente Plateada y Látigo Gris; así como qué pasará con el peligro inminente que representa Garra de Tigre. Frustrado, se percata de que ha cometido un error, ya que ahora Estrella Azul no querrá oír ni una palabra más contra el lugarteniente.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Lugares

Errores

Referencias y citaciones

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Revelado en El bosque de los secretos, página 78
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Revelado en El bosque de los secretos, página 81
  3. 3,0 3,1 3,2 Revelado en El bosque de los secretos, página 79
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 Revelado en El bosque de los secretos, página 80
  5. 5,0 5,1 5,2 Revelado en El bosque de los secretos, página 83
  6. 6,0 6,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 84
  7. 7,0 7,1 Revelado en las filiaciones de El bosque de los secretos
  8. Revelado en El bosque de los secretos, página 22


Capítulos de El bosque de los secretos
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25Capítulo 26Capítulo 27Capítulo 28Capítulo 29Capítulo 30
Advertisement