Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Había pocos lazos más fuertes que el de una madre y sus hijos. Era evidente que Fauces Amarillas todavía sentía ese vínculo, incluso después de todo el dolor que había causado Cola Rota: el asesinato de su propio padre, la destrucción de su propio clan con su liderazgo sanguinario, el ataque al Clan del Trueno con una banda de gatos proscritos. Pero, para una parte del cerebro de Fauces Amarillas, él seguía siendo su cachorrito.

—Los pensamientos de Corazón de Fuego sobre Fauces Amarillas y Cola Rota en El bosque de los secretos, página 103


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 8 de El bosque de los secretos. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo

PdV de Corazón de Fuego

Corazón de Fuego contempla a una reina amamantando a sus gatitos. De pronto, se percata de que en el Clan del Trueno no hay cachorros tan pequeños, y alza la vista para descubrir que su madre no tiene rostro. Asustado, observa cómo de pronto la figura de la gata se desvanece, mientras todo se sumerge en la oscuridad y se escuchan los lamentos de los cachorros. De repente, el joven vislumbra cómo un atisbo de luz dorada cae ante él, donde aparece ante su vista Jaspeada, con los gatitos refugiados entre sus patas. La imagen se esfuma y Corazón de Fuego despierta en la guarida de los guerreros, comprendiendo que aquello era un sueño. Sobresaltado, se pregunta si se trataba de una profecía, o si quizás, el sueño se refería a Vaharina y Pedrizo. Confundido, se plantea si la madre de aquellos gatos habría desaparecido, como cuando se desvaneció en esa visión.
El guerrero se percata de que el lecho de Látigo Gris está vacío, y supone que éste ha ido a ver a Corriente Plateada. Sale afuera, donde se encuentra con Tormenta de Arena, quien está comiendo. Su compañero se le une, y, notando que ya casi no quedan presas, comenta que habrá que ir a cazar. La gata clara explica que Musaraña y Tormenta Blanca ya se han llevado de caza a sus nuevos aprendices, Espino y Centellina; a lo que Corazón de Fuego se pregunta si Látigo Gris se habrá llevado a Fronde también. Sin embargo, al instante ve a dicho aprendiz salir solo de su guarida, mirando alrededor en busca de su mentor. El joven se dirige a Corazón de Fuego preguntando por Látigo Gris, y el gato rojizo admite que no lo ha visto. Apenado, el aprendiz marrón dorado comenta que a ese ritmo, Zarpa Rauda, Centellina y Espino llegarán a guerreros antes que él. Molesto de repente por el hecho de que su amigo descuide tanto el aprendizaje de Fronde por estar con Corriente Plateada, Corazón de Fuego ofrece al joven salir a cazar con él.
Tormenta de Arena se les une, y los tres se dirigen a la hondonada de entrenamiento. Allí, Fronde apunta que el mejor sitio para buscar presas es bajo los árboles, y se dirigen a un extremo. En el camino se cruzan con Pecas, quien ha llevado a estirar las patas a Pequeño Nimbo y sus otros cachorros, quienes escuchan a su hermano adoptivo blanco advertirles sobre las bayas mortales. En lo alto de la hondonada, Corazón de Fuego caza un ratón y Fronde un mirlo. El guerrero felicita al joven aprendiz, quien consigue atrapar su presa a pesar de no haber calculado bien los tiempos, y lo elogia de todas formas. De pronto, los tres gatos son sorprendidos por un chillido atemorizado y corren hacia el fondo de la hondonada, donde descubren a un tejón acorralando a Pequeño Nimbo en un hueco entre dos rocas. El gatito pide ayuda a gritos, y Corazón de Fuego ataca al tejón, seguido por sus amigos. El guerrero es capaz de evadir una dentellada justo a tiempo, gracias a que Fronde salta para distraer al tejón. Tormenta de Arena le muerde una pata al animal, quien se la saca de encima, pero Corazón de Fuego logra arañarlo en un costado, y finalmente el tejón se retira pesadamente.
Pequeño Nimbo sale temblando de su escondite, explicando que de pronto no encontró más a Pecas y los demás, por lo que quiso buscar a Corazón de Fuego hasta que apareció el tejón. Tormenta de Arena señala que Fronde se hizo un corte, y su compañero decide examinarlo, resultando ser una herida larga aunque no profunda. El gato rojizo agradece al aprendiz por haberlo salvado de un mordisco peligroso, y elogia su valentía. Fronde explica que reaccionó sin pensar, y Tormenta de Arena añade que un guerrero no lo habría hecho mejor. A su vez, la gata se pregunta qué estaría haciendo ese tejón a pleno día, cuando son animales que cazan por la noche. Corazón de Fuego supone que estaría lo suficientemente hambriento como para intentar cazar a un cachorro de gato, presa grande para él.
Los cuatro regresan hacia el campamento. En la zona del barranco ante la entrada, Pecas sale a su encuentro, desesperada. Garra de Tigre y otros gatos van tras ella, mientras la reina se reencuentra con Pequeño Nimbo. El lugarteniente exige saber qué pasa, por lo que Corazón de Fuego le cuenta lo sucedido, indicando que Fronde fue muy valiente contra el tejón. El atigrado manda al aprendiz con Fauces Amarillas, y se voltea ferozmente hacia Pequeño Nimbo, criticándole el haberse puesto en peligro de tal modo. El gatito protesta, replicando que no pretendía ponerse a sí mismo en riesgo, pero Garra de Tigre lo corta, exclamado que ha causado más problemas que todos los demás cachorros juntos, y decide imponerle el castigo de cuidar a los veteranos, trayéndoles carne fresca, recambiando el musgo de sus lechos y quitándoles las garrapatas. Pequeño Nimbo protesta, pero finalmente cede ante el amenazante lugarteniente, quien, mientras el cachorro se aleja, lanza una mirada acusadora a Corazón de Fuego y comenta a Manto Polvoroso que traer mininos domésticos al clan siempre fue una mala idea. Tragándose su rabia, el guerrero rojizo lleva a Fronde con Fauces Amarillas mientras Tormenta de Arena regresa por las presas cazadas.
Ingresando al campamento, el joven descubre de cerca a la vieja curandera, quien se encuentra junto a Cola Rota, acompañados por los dos escoltas del prisionero, Cebrado y Rabo Largo. Estos desconfían en llevar al gato ciego lejos de su lugar de confinamiento, pero Fauces Amarillas replica que Cola Rota no irá a ninguna parte. Con amabilidad, guía al prisionero hacia una roca lisa donde sentarse y olfatear el aire, y comienza a hablarle dulcemente. Apenado, Corazón de Fuego recuerda que Fauces Amarillas es la madre de Cola Rota, a pesar de que sólo él conozca el secreto de boca de la curandera. Entristecido, el guerrero reflexiona sobre cómo la vieja gata tuvo que renunciar a su hijo dado que las curanderas no tienen permitido tener cachorros; y cómo posteriormente Fauces Amarillas debió dejarlo ciego para salvar al Clan del Trueno, su clan de adopción, del ataque de aquellos proscritos comandados por Cola Rota. Corazón de Fuego percibe el dolor de Fauces Amarillas al ver cómo el hijo al que sigue queriendo ignora sus amables palabras, reconociéndola como sólo un miembro más del Clan del Trueno, sin saber que ella es su verdadera madre.
Cebrado dice que deberá informar de la salida del prisionero a Garra de Tigre, pero el guerrero rojizo lo encara, declarando que quien toma las decisiones es Estrella Azul, quien de seguro escuchará a la curandera por encima de él. Cebrado se prepara para atacarlo, pero Fauces Amarillas los interrumpe, preguntando qué ocurrió. Fronde le muestra su corte, y la vieja gata lo envía a su guarida para que Carbonilla le aplique hierbas sobre la herida. El aprendiz se marcha, y, mientras lo sigue, Corazón de Fuego voltea una vez más, contemplando cómo Fauces Amarillas se pega al costado de Cola Rota para lamerlo. Apenado, el guerrero se da cuenta de que el prisionero ciego permanece tan impasible como siempre, sin siquiera voltearse para compartir lenguas. El gato rojizo se dice que, a pesar de toda la destrucción que ha causado Cola Rota, una parte de Fauces Amarillas todavía siente ese vínculo de madre e hijo con el despiadado gato.
Aquello le recuerda, nuevamente, al caso de Vaharina y Pedrizo, haciéndolo preguntarse cómo fue posible que fueran separados de su madre, y por qué Corazón de Roble se los llevó al Clan del Río. Aquello guía a Corazón de Fuego a una nueva pregunta, planteándose por qué, a pesar de todo, el Clan del Trueno no salió nunca en busca de aquellos cachorros.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Lugares

Errores

  • La guarida de los guerreros es llamada "dormitorio"[1], si bien se desconoce si esta definición es muy apropiada para los gatos.
  • Los lechos para dormir de los guerreros son llamados "camas"[2], si bien se desconoce si esta definición es muy apropiada para los gatos.
  • Fronde es descrito como un atigrado marrón claro[3], cuando es un atigrado marrón dorado[11].
  • Rabo Largo es erróneamente llamado "Cola Larga"[6].

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 Revelado en El bosque de los secretos, página 94
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 2,8 Revelado en El bosque de los secretos, página 95
  3. 3,00 3,01 3,02 3,03 3,04 3,05 3,06 3,07 3,08 3,09 3,10 Revelado en El bosque de los secretos, página 96
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 Revelado en El bosque de los secretos, página 98
  5. 5,0 5,1 Revelado en El bosque de los secretos, página 100
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 6,6 Revelado en El bosque de los secretos, página 102
  7. Revelado en El bosque de los secretos, página 101
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 Revelado en El bosque de los secretos, página 103
  9. Revelado en El bosque de los secretos, página 104
  10. Revelado en El bosque de los secretos, página 97
  11. Revelado en las filiaciones de Fuego y hielo


Capítulos de El bosque de los secretos
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25Capítulo 26Capítulo 27Capítulo 28Capítulo 29Capítulo 30
Advertisement