Los Gatos Guerreros Wiki
Los Gatos Guerreros Wiki
Cuando hoy me he encontrado con Tiznado (ése es el gato doméstico con el que Garra de Tigre me ha visto hablar), he descubierto qué clase de vida habría tenido si me hubiese quedado con los Dos Patas. Me siento feliz de no haberme quedado. Me siento orgulloso de haberlos dejado. Al encontrar a Tiznado, he tenido la certeza de haber tomado la desición correcta. Jamás habría podido estar satisfecho con la vida fácil de un minino casero.

Zarpa de Fuego defendiendo su elección en En territorio salvaje, página 129


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 11 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo[]

PdV de Zarpa de Fuego[]

Zarpa de Fuego regresa de su evaluación con un pinzón en la boca, y lo deposita delante de Garra de Tigre, quien lo estaba esperando en la Hondonada Arenosa. El guerrero le hace notar que es el primero en volver, y Zarpa de Fuego avisa que enseguida va a volver por las demás presas que había enterrado; pero Garra de Tigre lo interrumpe, diciéndole que sabe perfectamente qué es lo que estuvo haciendo. Justo en ese momento, aparece Zarpa Gris con una ardilla en la boca, quejándose de la cantidad de pelo de su presa. Garra de Tigre anuncia que Cuervo está retrasándose, y que lo esperará un momento; si no viene, regresarán al campamento. Zarpa de Fuego protesta, preguntando si no iban a esperarlo cuando quizás Cuervo podría haber sido picado por una víbora. El guerrero atigrado declara que si ocurriera eso, en todo caso sería culpa de Cuervo; recalcando que en el Clan del Trueno no hay lugar para necios.
Los tres esperan un rato, y llega Cuervo, con una serpiente colgándole de la boca. Anuncia que había sido demasiado rápido para las víboras, pero al ver la cara de su mentor, se calla. Garra de Tigre ordena a los aprendices recoger el resto de sus presas y regresar al campamento.
Más tarde, los tres aprendices, junto a Garra de Tigre, ingresan al campamento con todas las presas cazadas. Varios cachorros de la maternidad salen a admirar a los aprendices; está el atigrado al que había bufado Fauces Amarillas el día anterior, pero hay también un gatito pardo, otro negro, y otro gris. Los gatitos elogian a los aprendices, y sobre todo, comentan acerca de Zarpa de Fuego, quien se siente admirado por los pequeños. Los tres aprendices dejan la carne fresca en el montón, y se plantean qué hacer con la víbora. Zarpa Gris pregunta si es comestible, pero Cuervo recomienda no ingerirla, porque le dejó un amargo sabor en la boca mientras la llevaba. A Zarpa Gris se le ocurre colocarla sobre el tocón del árbol que es la guarida de los aprendices, para que Polvoroso y Arenisca puedan verla y sentir envidia. Lo hacen, y luego se reúnen para comer. Luego de comer, se relajan en su guarida y comienzan a hablar. Zarpa de Fuego, consciente de que la noche siguiente habrá luna llena, se pregunta quiénes irán a la Asamblea. Zarpa Gris dice que Arenisca y Polvoroso ya estuvieron dos veces en Asambleas, lo que le da a Zarpa de Fuego a pensar que quizás, esta vez sería su turno. Sin embargo, Cuervo cree que esto puede ser dudoso, ya que Polvoroso y Arenisca siguen siendo los aprendices mayores. Zarpa de Fuego comenta que esta Asamblea será interesante, ya que será la primera desde la desaparición del Clan del Viento, y se pregunta qué explicación dará el Clan de la Sombra al respecto. Garra de Tigre interrumpe la conversación para informarle al aprendiz que Estrella Azul desea verlo de inmediato.
Zarpa de Fuego se aproxima a la guarida de su líder, quien lo espera afuera de su entrada. Al verlo, Estrella Azul le dice a su aprendiz que durante las pruebas, Garra de Tigre lo vio encontrarse con un minino doméstico, al que atacó, pero con quien luego compartió lenguas. Zarpa de Fuego, erizado, confirma esto,  pero aclara que Tiznado (el gato doméstico) era un viejo amigo de su infancia como un gato casero, con quien había crecido. Su líder entonces le pregunta a Zarpa de Fuego si extraña su antigua vida, y le pide que lo piense detenidamente. Zarpa de Fuego le asegura que no, pero Estrella Azul le pregunta si desea abandonar al clan, agregando que no lo juzgaría si los dejaba, porque quizás ella había esperado demasiado de él, quizás porque su necesidad de sumar más guerreros le podría haber nublado el juicio. Zarpa de Fuego, atónito por el razonamiento de la gata  y desesperado por demostrar lo contrario, continúa insistiendo en que no quiere dejar al clan, ya que su lugar esta allí con ellos. Estrella Azul le pide entonces que de más que su palabra, explicando que necesita confiar en la lealtad de sus gatos, más ahora teniendo en cuenta el peligro que significa el Clan de la Sombra. Agrega que no hay sitio para quienes dudan de si su corazón pertenece al pasado o al presente. Zarpa de Fuego, eligiendo sus palabras, cuenta que cuando se encontró a Tiznado, se percató de la clase de vida que hubiera tenido si se hubiera quedado con sus Dos Patas, y que se alegró entonces de haberlos dejado, sabiendo que haber elegido la vida salvaje sí fue la decisión correcta, y que jamás podría estar feliz con la vida fácil de una mascota. Estrella Azul decide creerle, y aprovecha la ocasión para comentarle que estuvo hablando con Fauces Amarillas, y que no parece tener tan mal genio después de todo. Sin embargo, comenta que todavía no confía plenamente en ella, por lo que continuará como una prisionera al cuidado de las reinas, mientras que Zarpa de Fuego seguirá duro con su entrenamiento. También, a pesar de haber hablado con Tiznado, lo felicita por sus habilidades de caza, informándole que aparte de eso, Garra de Tigre le había comunicado que todos habían trabajado muy bien. Le informa a su aprendiz que gracias a su progreso, él, Zarpa Gris y Cuervo se ganaron un lugar en la Asamblea. Feliz, Zarpa de Fuego pregunta si Polvoroso y Arenisca también vendrán, a lo que la líder responde que no, ya que ellos deben guardar el campamento.
Zarpa de Fuego se acerca a Zarpa Gris y Cuervo, quienes le preguntan por su charla con la líder. Él explica la situación y aclara que está todo bien. Emocionado, decide comunicarles la gran noticia: los tres irán a la Asamblea. Zarpa Gris salta de alegría y provoca que la víbora caiga accidentalmente sobre Cuervo. Los tres comienzan a jugar amistosamente, y al terminar, Zarpa Gris pregunta si Arenisca y Polvoroso van también a la Asamblea. Con triunfo indisimulado, Zarpa de Fuego replica que no. Ambos se mueren de ganas de ser quienes se lo contarán a los dos aprendices, para ver su reacción. Cuervo se pregunta cómo será la Asamblea, y Zarpa Gris, confiado, asegura que será fantástica, ya que asistirán magníficos guerreros de otros clanes, mencionando a Cara Cortada y a Pedrizo.
Zarpa de Fuego se pierde en sus reflexiones sobre lo ocurrido en su evaluación, entendiendo la mala suerte que tuvo al ser espiado por Garra de Tigre y, en realidad, la mala suerte que tuvo de que ese lugar le fuera asignado como zona de caza. De repente, lo asalta el presentimiento de que Garra de Tigre lo mandó a la zona de Dos Patas a propósito, para ponerlo a prueba. Zarpa de Fuego se pregunta si sería posible que realmente el guerrero oscuro dudara de su lealtad al Clan del Trueno.

Personajes[]

Principales[]

Secundarios[]

Mencionados[]

Lugares[]

Referencias y citaciones[]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Revelado en En territorio salvaje, página 125
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 Revelado en En territorio salvaje, página 126
  3. 3,0 3,1 Revelado en En territorio salvaje, página 128
  4. 4,0 4,1 Revelado en En territorio salvaje, página 127
  5. Revelado en En territorio salvaje, página 129
  6. 6,0 6,1 Revelado en En territorio salvaje, página 131


Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25