FANDOM


No pido que me deis vuestra respuesta ahora mismo. Debéis marcharos y refleccionar sobre mis palabras. Pero tened esto en mente: ¿preferiríais compartir vuestra caza o ser expulsados y quedaros sin hogar y muertos de hambre?

Estrella Rota amenazando con expulsar a los clanes en la Asamblea si rechazan sus exigencias en En territorio salvaje, página 143

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 12 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítuloEditar

PdV de Zarpa de Fuego Editar

Zarpa de Fuego, junto con sus amigos, Zarpa Gris y Cuervo, se encuentra junto al resto de los veteranos, guerreros y reinas del Clan del Trueno, aguardando la señal de su líder para salir al claro de los Cuatro Árboles, donde tendrá lugar la Asamblea. Zarpa de Fuego observa el claro, que luce diferente bajo la luz de la luna, y no es tan verde como el bosque que está en su territorio. Al fondo, se encuentran cuatro grandes robles, y cerca de éstos, se alza una gran roca afilada. El aprendiz puede oler y divisar en la distancia a los gatos de los otros clanes. Zarpa Gris localiza entre ellos a Estrella Doblada, el líder del Clan del Río, quien es un enorme atigrado de color claro, con la mandíbula torcida. El aprendiz gris se regocija al acordarse cómo ellos están disfrutando de la Asamblea mientras que Arenisca permanece ofendida en el campamento. Cuervo lo silencia para indicarles a sus amigos que divisó a Estrella Rota, el líder del Clan de la Sombra. Estrella Rota es un atigrado marrón oscuro de cara ancha y aplastada y pelo inusualmente largo. Está sentado con una calma glacial, lo cual inquieta a los aprendices del Clan del Trueno. A Zarpa de Fuego no le inspira simpatía, y Zarpa Gris explica que el líder del Clan de la Sombra tiene fama de no soportar tonterías. También informa que es un líder muy reciente -desde hace sólo cuatro lunas-, ya que hace poco, falleció su padre y el antiguo líder, Estrella Mellada. Cuando su amigo pregunta por el líder del Clan del Viento, Zarpa Gris informa que se llama Estrella Alta, y que no lo ha visto nunca, pero sabe que es blanco y negro y tiene una cola muy larga. Los tres amigos pronto se percatan de que ni Estrella Alta ni ningún gato del Clan del Viento se huele en el lugar de la reunión. Tampoco pueden ver a ninguno. Corazón de León aparece ante los tres, aclarando que quizás, los del Clan del Viento sólo están retrasados. Les pide silencio y paciencia, ya que son tiempos difíciles. Estrella Azul enseguida da la señal, y los gatos del Clan del Trueno se lanzan al claro para reunirse con los demás clanes.

Hay gatos circulando alrededor de la Gran Roca. A Zarpa de Fuego, de cerca, los guerreros le parecen más impresionantes. Él y Cuervo observan a un gran gato blanco con potentes y enormes patas negras, y Zarpa Gris aventura a que ese debía de ser Patas Negras, el lugarteniente del Clan de la Sombra. El gran gato se reúne junto a Estrella Rota. Cuervo le pregunta a Tormenta Blanca cuánto falta para que empiece la reunión; éste y Corazón de León explican a los aprendices que deben tener paciencia, y que como el cielo está bastante despejado, hay mucho tiempo para conocer a los demás gatos. El lugarteniente dorado explica que a los guerreros les gusta presumir sus victorias con los de los otros clanes, mientras que los veteranos intercambian viejas historias entre ellos. Los aprendices divisan a Tuerta, Orejitas y Cola Moteada dirigirse hacia un grupo de veteranos acomodado bajo uno de los robles. Tormenta Blanca y Corazón de León van a hablar con un grupo de guerreros que huelen al Clan del Río. Estrella Azul y Garra de Tigre se aproximan a los amigos, y la líder les recomienda conocer a sus enemigos; escucharlos atentamente, y memorizar su aspecto y su comportamiento. Garra de Tigre les advierte que no revelen ninguna información que pueda emplearse contra ellos cuando haya terminado la Asamblea. Zarpa de Fuego promete no hacerlo, consciente de que el guerrero atigrado todavía desconfía de su lealtad. Los dos gatos se alejan, y Zarpa Gris, Zarpa de Fuego y Cuervo se quedan solos entre la multitud. Zarpa Gris decide ir a buscar a Corazón de León, mientras que Cuervo va en busca de otros aprendices y Zarpa de Fuego opta por seguir a Garra de Tigre. Lo encuentra detrás de la Gran Roca, hablando entre un grupo de guerreros enormes, relatando la batalla contra el Clan del Río que había tenido lugar poco antes de que Zarpa de Fuego se uniera al clan. Garra de Tigre narra que peleó como un gato del Clan del León, sacándose de encima a tres guerreros; dejando a dos fuera de combate y ahuyentando a uno al bosque. Zarpa de Fuego escucha educadamente el relato, aunque se da cuenta de que el guerrero omite la parte en la que asesina a Corazón de Roble en venganza por la muerte de Cola Roja. Deduce que debe ser para no ofender a los gatos del Clan del Río que están escuchando.

Al terminar de escuchar, un dulce olor familiar distrae al aprendiz, y sigue el aroma hasta un grupo de gatos en el que se encuentra Zarpa Gris. Sin embargo, el olor que lo estaba atrayendo era el de Jaspeada, quien también está allí, entre dos machos del Clan del Río. Zarpa de Fuego le informa a su compañero que no hay ni rastro del Clan del Viento. Despreocupado, Zarpa Gris le señala al nuevo curandero del Clan de la Sombra, un pequeño gato gris y blanco llamado Nariz Inquieta. Al observarlo mejor, Zarpa de Fuego deduce que su nombre deviene de su nariz: es húmeda en la punta y agrietada en los bordes. Con ironía, Zarpa Gris dice que no entiende cómo pudo llegar a curandero si no puede curar su propio resfrío. Luego, ambos escuchan lo que el gato está diciendo: habla sobre una hierba extinta por los Dos Patas que en otros tiempos servía para curar el catarro de los cachorros, quienes por esto, ahora mueren más en la Estación Sin Hojas. Una reina negra del Clan del Río apunta a que eso nunca habría sucedido en la época de los clanes de los grandes felinos. Un atigrado plateado le da la razón, afirmando que si el Clan del Tigre todavía anduviera por el bosque, los Dos Patas no se atreverían a internarse en su territorio. Jaspeada lo contradice dulcemente, explicando que si el Clan del Tigre todavía rondara estos lugares, los clanes de gatos tampoco tendrían posibilidades de vivir ahí.

Un pequeño aprendiz atigrado de otro clan los interrumpe, preguntando qué era el Clan del Tigre. Zarpa Gris le explica al pequeño aprendiz que era uno de los clanes de grandes felinos que habitaban el bosque mucho antes que ellos. Cuenta que los del Clan del Tigre eran felinos nocturnos, y enormes, con rayas negras. También habla del Clan del León, pero el pequeño atigrado lo interrumpe, explicando entusiasmado que conocía la historia de los felinos del Clan del León: eran tan grandes como los miembros del Clan del Tigre, y eran de color amarillo, con melenas doradas como el sol. Zarpa Gris intenta recordar el otro clan, creyendo que se llama el Clan Manchado. Corazón de León aparece para aclarar que el tercer clan era el Clan del Leopardo, conformado por los felinos más veloces, quienes eran de color dorado y estaban salpicados en manchas negras en forma de huella. Explica a los tres aprendices que deberían agradecerle al Clan del Leopardo la velocidad y destreza cazadora que tienen, ya que todos los grandes felinos dejaron algún vestigio en los gatos de hoy en día: los clanes heredaron del Clan del Tigre la capacidad de ser cazadores nocturnos, y del Clan del León el amor por el calor del sol. Luego inquiere al pequeño aprendiz, quien resultaba pertenecer al Clan de la Sombra, cuántas lunas tiene. Visiblemente incómodo, el atigrado afirma que tiene seis lunas. Amable pero serio, el lugarteniente del Clan del Trueno le dice que parece ser muy pequeño como para tener seis lunas de edad. El atigrado se excusa, diciendo que su madre también era muy pequeña, y desaparece escabulléndose entre la multitud. Corazón de León reprocha a Zarpa de Fuego y a Zarpa Gris su falta de interés por las historias antiguas. Los despide, y ambos amigos deciden ir a buscar a Cuervo.

Lo localizan en medio de un grupo de aprendices, quienes le insisten para que cuente la batalla contra el Clan del Río. Al principio se niega, pero al verse animado por tantos gatos, comienza a relatar su experiencia durante tal combate. Cuenta cómo había pelo y sangre por todos lados. Narra que había acabado de deshacerse de un guerrero, cuando oyó a Corazón de Roble gritar. Luego explica que unos momentos después, vio pasar a Cola Roja con sangre en la boca exclamando que Corazón de Roble estaba muerto; y luego, el antiguo lugarteniente se dirigió a ayudar a Garra de Tigre, quien tenía a un guerrero encima. Al escuchar esto, Zarpa de Fuego se queda atónito, procesando lo oído. Cuervo acababa de decir que Cola Roja había asesinado a Corazón de Roble; pero Garra de Tigre siempre había contado que Corazón de Roble mató a Cola Roja, y él mismo tuvo que salir a matar a Corazón de Roble en venganza. Confundido, pregunta a Zarpa Gris que si Cola Roja mató a Corazón de Roble, entonces quién asesinó a Cola Roja. Zarpa Gris, distraído, no lo entiende. Zarpa de Fuego asume que Cuervo se equivocó al contar la historia. Mientras tanto, el aprendiz negro sigue narrando, y explica que Cola Roja tomó al guerrero que estaba sobre Garra de Tigre por la cola, y lo lanzó a los arbustos con la fuerza de un gato del Clan del Tigre. Zarpa de Fuego se percata de que Garra de Tigre está no muy lejos, y se encuentra escuchando toda la historia, observando duramente a Cuervo, quien, ajeno a la presencia de su mentor, continúa respondiendo las preguntas de los demás aprendices. A la mirada de Zarpa de Fuego, Garra de Tigre parece horrorizarse y enfurecerse por el relato de Cuervo. De repente, un estridente maullido silencia a los gatos del claro para comenzar formalmente con la reunión, y Cuervo se calla, lo que produce alivio en Zarpa de Fuego. Garra de Tigre también se aleja de los aprendices.

Al mirar hacia la Roca Alta, el aprendiz rojizo divisa sobre ella a los líderes Estrella Azul, Estrella Rota y Estrella Doblada. Zarpa de Fuego comienza a dudar sobre si van a esperar a Estrella Alta para empezar con la Asambea. A su alrededor, distintos gatos van murmurando cosas al respecto; hay quienes se preguntan si es conveniente empezar sin los representantes del Clan del Viento. Estrella Azul explica desde su alta posición que, a pesar de que el Clan del Viento no se encuentra presente, Estrella Rota desea hacer un anuncio igualmente. El líder observa a todos los congregados con sus ojos naranja ardiendo, y comienza a hablar firmemente, estableciendo que el Clan de la Sombra tiene urgentes necesidades. Sin embargo, es interrumpido por diversos maullidos, provenientes de quienes inquieren dónde están Estrella Alta y los guerreros del Clan del Viento. Estrella Rota se impone autoritariamente entre el griterío, y luego de silenciar a todos los presentes, continúa con su dicurso. El líder del Clan de la Sombra plantea que la fuerte Estación Sin Hojas y la tardía llegada de la Estación de la Hoja Nueva debilitaron a todos los clanes, de modo que las presas escasean y las crías mueren. Sin embargo, establece que los cachorros del Clan de la Sombra son mucho más fuertes que los demás desde que nacen, y que por ello, el Clan de la Sombra tiene más bocas que alimentar. Esto implicaría la necesidad de más terrenos de caza. Entonces, Estrella Rota exige a los demás clanes derechos para cazar en sus respectivos territorios. Ante este pedido, los gatos de los clanes del Trueno y del Río claman horrorizados que compartir las zonas de caza no tiene precedentes. Estrella Rota pregunta si es justo que el Clan de la Sombra sea castigado sólo porque sus cachorros son los únicos que se desarrollan bien, y luego establece que los demás clanes deben compartir sus terrenos de caza; explicando que el Clan del Viento no comprendió esto, y que por ello, Estrella Rota se vio forzado a expulsar a tal clan de su propio territorio. Los gatos maúllan indignados y escandalizados, pero Estrella Rota vuelve a imponer su voz, exclamando que si es necesario, expulsará a todos los clanes del bosque para alimentar a sus crías. Esto provoca un silencio instantáneo entre los presentes.

El líder del Clan de la Sombra continúa hablando, explicando que cada año, los Dos Patas destruyen algo más del bosque, y que si los clanes están destinados a sobrevivir, al menos el Clan de la Sombra debería ser el que se mantiene más fuerte; argumentando que su clan prospera mientras el resto se dedica a pelear entre sí, y que quizás, en algún momento los demás clanes necesiten la protección del Clan de la Sombra. Esto provoca más indignación entre los gatos, sobre todo en Garra de Tigre, que le cuestiona si duda de la fuerza de su clan. Pasando por alto su desafío, Estrella Rota le da un plazo a los demás clanes para reflexionar y decidir si es mejor compartir su caza con el Clan de la Sombra o ser expulsados, quedando sin hogar y muertos de hambre. Todos los congregados comienzan a murmurar entre sí, preocupados por la amenaza. Aprovechando la pausa, Estrella Doblada afirma que ya decidió dar derechos de caza sobre su río al Clan de la Sombra. Los gatos del Clan del Río se quejan, espantados, argumentando que no se les consultó. Estrella Doblada se justifica, explicando que cree que es lo mejor para ambos clanes, ya que el río está repleto de peces y es mejor compartir la caza que derramar sangre inocente por ella. Estrella Azul declara que ella no acordó nada con Estrella Rota, pero que hablará con su clan después de la Asamblea.

Estrella Rota se dispone a hablar otra vez para dar un último anuncio: dice a todos los clanes que por la seguridad de sus crías, no deben dar asilo a una peligrosa desertora del Clan de la Sombra, que no respeta el Código Guerrero, y que parece vieja y sarnosa pero ataca con el poder del Clan del Tigre. Agrega luego de una pausa que por nada del mundo deben permitir que esa desertora se acerque a sus cachorros. Asustado, Zarpa de Fuego se pregunta si el líder del Clan de la Sombra se está refiriendo indirectamente a Fauces Amarillas. Se da cuenta rápidamente que el resto de los gatos de su clan actúa de forma parecida, y, nervioso, el joven comprende que su clan le creerá incluso a alguien tan despreciable como Estrella Rota si es para desconfiar de Fauces Amarillas, ya que la gata jamás había contado con apoyo ni confiada seguridad en el Clan del Trueno. Sin decir más, Estrella Rota baja de la Gran Roca y se retira de la Asamblea, seguido por su clan. Entre los gatos, Zarpa de Fuego reconoce al pequeño aprendiz atigrado, y descubre que no parece tan pequeño a comparación con los demás aprendices de su clan; sino que todos ellos parecen diminutos y desnutridos, como si en vez de aprendices fueran cachorritos de tres o cuatro lunas de edad. Luego se vuelve hacia sus propios amigos, quienes, sorprendidos, se preguntan qué va a a pasar ahora.

Zarpa de Fuego, sin embargo, aguza el oído en dirección hacia los veteranos de su clan, quienes se reunieron y estaban sospechando abiertamente que, en efecto, Estrella Rota debía estar hablando de Fauces Amarillas. La reina de más edad, Cola Pintada, agrega que vio cómo la vieja gata atacaba al hijo menor de Flor Dorada el otro día. Tuerta exclama preocupada que ahora mismo, Fauces Amarillas se encuentra en el campamento, que está prácticamente desprotegido. Cebrado alimenta más las temerosas dudas, agregando que hay que volver de inmediato antes de que Fauces Amarillas dañe a alguno de los cachorros. De acuerdo, Garra de Tigre establece que deben ya mismo encargarse de ella. Zarpa de Fuego, abrumado por todo lo oído, sale corriendo al bosque a toda velocidad, dudando, sin poder creer que Fauces Amarillas fuera capaz de herir a los pequeños del clan. Preocupado por la vieja gata, necesita oír la verdad de su propia boca, por lo que avanza hacia el campamento para advertirle sobre el peligro que corre antes de que los demás regresen.

PersonajesEditar

PrincipalesEditar

SecundariosEditar

MencionadosEditar

LugaresEditar

Errores Editar

  • Hay una inconsistencia temporal sobre la toma del liderazgo de Estrella Rota. En el capítulo 8, Estrella Azul explica que el gato fue a su primera Asamblea como líder recientemente [15], mientras que en este capítulo, Zarpa Gris afirma que Estrella Rota asumió su liderazgo hacía cuatro lunas [2]. Esto es confuso, ya que las Asambleas se realizan cada luna [16]; por lo que, si Zarpa Gris dice la verdad, Estrella Rota tendría que haberse presentado en varias Asambleas anteriores.

Referencias y citacionesEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 Revelado en En territorio salvaje, página 133
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Revelado en En territorio salvaje, página 134
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 Revelado en En territorio salvaje, página 135
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 Revelado en En territorio salvaje, página 136
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 Revelado en En territorio salvaje, página 137
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 Revelado en En territorio salvaje, página 138
  7. 7,0 7,1 7,2 Revelado en En territorio salvaje, página 139
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 Revelado en En territorio salvaje, página 141
  9. 9,0 9,1 9,2 Revelado en En territorio salvaje, página 142
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 Revelado en En territorio salvaje, página 143
  11. 11,0 11,1 11,2 11,3 11,4 11,5 11,6 11,7 Revelado en En territorio salvaje, página 145
  12. Revelado en En territorio salvaje, páginas 137-138
  13. 13,0 13,1 Revelado en En territorio salvaje, página 140
  14. Revelado en En territorio salvaje, página 144
  15. Revelado en En territorio salvaje, página 98
  16. Revelado en En territorio salvaje, página 66
Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.