FANDOM


Había asistido a la Asamblea, iba a ir a la Piedra Lunar... ¡qué lejana le parecía ahora su vida de gato doméstico!

—Narrador sobre Zarpa de Fuego en En territorio salvaje, página 156

Este artículo contiene información detallada del capítulo 13 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítuloEditar

PdV de Zarpa de Fuego Editar

Zarpa de Fuego vuelve de la Asamblea, corriendo preocupado hacia el campamento del Clan del Trueno. Los gatos que no asistieron a la Asamblea se encuentran durmiendo. Fauces Amarillas está descansando. Zarpa de Fuego se aproxima a toda prisa a la vieja gata para advertirle que está en peligro. Fauces Amarillas adivina las intenciones del aprendiz, y murmura que Estrella Rota mantuvo su promesa sobre expulsarla del territorio de todos los clanes. Pregunta con calma qué es lo que el líder contó sobre ella. Zarpa de Fuego replica que Estrella Rota dio aviso sobre una desertora que es un riesgo para todos los cachorros de los clanes y que no debe recibir asilo en ningún lado por el bien de todos los pequeños. Explica que el Clan del Trueno creyó estas palabras, Cebrado y Garra de Tigre siendo quienes más apoyan la idea de que es peligrosa; y el resto temiendo lo que pueda llegar a pasar.

El aprendiz logra escuchar a los gatos que vuelven de la Asamblea aproximarse, por lo que insta a Fauces Amarillas para que escape del campamento. Confuso, le pregunta a la gata si sería capaz de herir a los cachorros del clan. Fauces Amarillas le pregunta qué cree, y el gato responde que no cree que sea peligrosa. Sin embargo, no puede contenerse en preguntar por qué Estrella Rota dijo lo que dijo. Antes de que la gata pueda responderle, los olores y ruidos de los gatos que vuelven de la Asamblea se hacen notablemente más intensos, siendo audibles su rabia y su frustración. Fauces Amarillas decide quedarse donde está, sin importar lo que pase. Cree en la confianza de Zarpa de Fuego y en el buen juicio de Estrella Azul, y declara que está demasiado vieja y cansada como para pasarse la vida huyendo. Zarpa de Fuego se preocupa por lo que Garra de Tigre pueda llegar a hacerle a la vieja gata, pero ella tranquiliza al aprendiz, argumentando que el guerrero es impetuoso, pero incluso él respetará a Estrella Azul. Luego insiste para que el aprendiz rojizo se vaya, alejándose de ella, indicándole que no se busque problemas. Zarpa de Fuego se esconde en las afueras del campamento.

Aparecen por el túnel de aulagas los gatos asistentes a la Asamblea; entre ellos se encuentran Estrella Azul, Corazón de León, Escarcha, Sauce, Garra de Tigre, Cebrado, Zarpa Gris, Cuervo y otros gatos. Escarcha, alarmada, se dirige hacia la maternidad. Zarpa de Fuego sale al encuentro de sus amigos desde su escondite, y Zarpa Gris adivina lo que su compañero hizo. Cuervo asegura que nadie más se percató de su ausencia. El resto del clan se va despertando, y acude al claro principal. Viento Veloz, un guerrero atigrado, pregunta qué sucede. Rabo Largo informa que Estrella Rota exigió derechos de caza en todos los territorios. Sauce, con miedo, agrega que el líder del Clan de la Sombra les advirtió sobre una desertora que muy bien podría ser Fauces Amarillas. Estrella Azul sube a la Peña Alta. Cebrado y Garra de Tigre arrancan a Fuaces Amarillas de su lecho y la llevan a la rastra hacia la Peña Alta, adonde la lanzan con brutalidad. Zarpa de Fuego, invadido por la rabia, se prepara para atacar, pero Zarpa Gris lo calma.

Estrella Azul demanda que no dio ninguna orden de atacar a la prisionera. Instantáneamente, Garra de Tigre y Cebrado la sueltan. Escarcha sale de la maternidad, aliviada, informando que habían llegado a tiempo y que los cachorros están a salvo. Le pregunta a la líder si va a expulsar a Fauces Amarillas, aunque Cebrado replica que sería mejor matarla. Estrella Azul defiende a su prisionera declarando que Estrella Rota nunca mencionó el nombre de Fauces Amarillas y que no es ningún peligro para los cachorros del clan. Finaliza proclamando que mientras permanezca en el Clan del Trueno, Fauces Amarillas no sufrirá ningún daño. Sus palabras son aprobadas con silencio. Zarpa de Fuego se siente aliviado. Fauces Amarillas ofrece marcharse por si está causando problemas, pero Estrella Azul le dice que no es necesario. Luego le habla a su clan sobre la verdadera amenaza para todos: Estrella Rota. Informa que el clan está solo contra él, ahora que el Clan de la Sombra tiene derechos de caza en los territorios del Clan del Viento y del Clan del Río. Agrega que decidió no darle derechos de caza en su territorio, por lo que redoblará aún más las patrullas. Orejitas se queja, temeroso de que el clan no pueda enfrentarse contra las fuerzas de Estrella Rota.

Estrella Azul anuncia que al día siguiente viajará a la Piedra Lunar, para que el Clan Estelar le de fuerzas para conducir al clan en un tiempo tan oscuro. Manda a los gatos a descansar y luego se interna en su guarida junto al lugarteniente, Corazón de León. Ante el anuncio, los gatos comienzan a murmurar, y Zarpa de Fuego, aprovechando la ocasión, le pregunta a Zarpa Gris qué es la Piedra Lunar. Su amigo, con temor y respeto, le explica que es una roca que yace bajo tierra pero brilla a la luz de la luna. También le enseña a Zarpa de Fuego que cuando un gato se convierte en líder, tiene que pasar una noche en la Piedra Lunar para que los gatos estelares compartan cosas con ellos, durmiendo cerca de la piedra para tener sueños especiales. Zarpa Gris explica que los nuevos líderes, en este ritual, reciben el don de las nueve vidas y su nuevo nombre compuesto con <<Estrella>>.

Zarpa de Fuego se encamina a su guarida y divisa a Fauces Amarillas, malherida por todo el maltrato recibido. Decide pedirle a Jaspeada más semillas de adormidera luego para la vieja gata. Mientras Estrella Azul habla acaloradamente con Corazón de León, Zarpa Gris les explica a Polvoroso y a Arenisca lo que ocurrió durante la Asamblea, al tiempo aue Zarpa de Fuego se distrae sólo para encontrar a Cuervo junto a su mentor, frente a la guarida de los guerreros. Garra de Tigre le está hablando amenazadoramente a su aprendiz, aunque Zarpa de Fuego no puede oírlos. Cuervo se encoge, asustado, y regresa a la guarida de los aprendices, entrando dentro sin decir palabra. En ese momento, Corazón de León se aproxima hacia los aprendices, para comunicarles a Zarpa de Fuego, Zarpa Gris y Cuervo (quien está dentro de la guarida) que Estrella Azul los eligió para que la acompañen en su viaje hacia la Piedra Lunar. El lugarteniente les avisa a Polvoroso y Arenisca que deberán ayudar a vigilar el campamento, agregando que él también se quedará. Zarpa de Fuego logra divisar a Estrella Azul dando instrucciones a los guerreros.

Corazón de León manda a Zarpa de Fuego y a Zarpa Gris a la guarida de Jaspeada para buscar unas hierbas que servirán para el largo viaje que les espera: estas hierbas dan energía y calman el hambre. Luego los despide no sin avisarles que pueden dejar dormir a Cuervo y entregarle sus hierbas a la mañana siguiennte. Arenisca apura a los dos amigos a ir a ver a Jaspeada, lo cual hacen. La bella curandera los está esperando en la entrada de su guarida y está al tanto de su misión. Zarpa de Fuego también le pide, de paso, algo de adormidera para Fauces Amarillas. Jaspeada le promete al aprendiz que le llevará adormidera a la gata en cuanto hayan partido en su viaje. Luego, les señala sus hierbas, envueltas en unos paquetes de hojas, y les indica cuáles calman el hambre y cuáles vigorizan. Les advierte que deberán comerlas justo antes de salir, y que el sabor no es muy bueno, pero se pasa rápido. Al recoger su paquete de hierbas, Jaspeada frota con su nariz a Zarpa de Fuego en la mejilla, y él aspira su cálido aroma. Se va dando las gracias, ronroneando, mientras Zarpa Gris lleva los otros paquetes. Jaspeada les desea buena suerte y buen viaje.

Los aprendices depositan sus paquetes de hierbas en su guarida. Zarpa de Fuego le pregunta a Zarpa Gris qué tan lejos queda la Piedra Lunar, sorprendido porque haya que necesitar hierbas que den energía para viajar. Zarpa Gris explica que se encuentra en las Rocas Altas, un territorio más allá de los clanes. También explica que para llegar a la Piedra Lunar, se debe ingresar a una cueva llamada la Boca Materna, andando muy profundo bajo la tierra. Zarpa de Fuego, asombrado por los conocimientos del aprendiz, le pregunta si ya estuvo ahí. Zarpa Gris responde que no, pero que tarde o temprano, todos los gatos en su aprendizaje deben visitar la Boca Materna al menos una vez, eso antes de convertirse en guerreros; aunque le aclara a su amigo que no se ilusione todavía, ya que su entrenamiento aún no ha finalizado.

Zarpa de Fuego observa el cielo nocturno, y descubre que la hora de la luna alta ya pasó. Le sugiere a su compañero irse a dormir, aunque el mismo se queda pensando, debido a sus nervios. Está completamente emocionado: pudo asistir a la Asamblea, y ahora iría a la Piedra Lunar. Se siente privilegiado, y se da cuenta de lo lejos atrás que quedó su vida como gato doméstico.

PersonajesEditar

PrincipalesEditar

SecundariosEditar

MencionadosEditar

LugaresEditar

Referencias y citacionesEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 Revelado en En territorio salvaje, página 147
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Revelado en En territorio salvaje, página 149
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Revelado en En territorio salvaje, página 150
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 Revelado en En territorio salvaje, página 151
  5. 5,0 5,1 Revelado en En territorio salvaje, página 152
  6. 6,0 6,1 Revelado en En territorio salvaje, página 153
  7. 7,0 7,1 Revelado en En territorio salvaje, página 154
  8. Revelado en En territorio salvaje, página 148
Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.