Los Gatos Guerreros Wiki
Los Gatos Guerreros Wiki
A Zarpa de Fuego se le pusieron los ojos como platos de la impresión. ¿Acaso Garra de Tigre quería decir que la gata estaba muerta? Se le erizó el pelo al mirar a su líder. ¿Era aquello lo que los espíritus de la Piedra Lunar le habían advertido a Estrella Azul?

—Narrador sobre Zarpa de Fuego cuando Estrella Azul pierde una vida en En territorio salvaje, página 175


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 16 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo[]

PdV de Zarpa de Fuego[]

Los gatos que habían emprendido el viaje hacia la Piedra Lunar vuelven a recorrer su ruta anterior, esta vez para volver al campamento del Clan del Trueno. Está amaneciendo. Los gatos cruzan el Sendero Atronador que separa las Rocas Altas de la zona de Dos Patas y el territorio del Clan del Viento. Estrella Azul y Garra de Tigre van a la cabecera, mientras que Zarpa de Fuego y Zarpa Gris los siguen a buen ritmo. Sin embargo, Cuervo se encuentra rezagado. Intenta adelantarse a sus amigos, quienes le preguntan si se encuentra bien. Zarpa de Fuego consulta qué es lo que dijo Garra de Tigre cuando salió de la cueva, y Zarpa Gris responde que el guerrero quiso asegurarse de que él y Cuervo estuviesen vigilando la entrada de la cueva. Zarpa de Fuego les pregunta si notaron olor a miedo en él, y Zarpa Gris recalca que sabe de alguien que sí parece nervioso, refiriéndose a Cuervo, quien se había asustado al ver salir a su mentor de la Boca Materna. El aprendiz negro se excusa diciendo que Garra de Tigre sólo lo tomó por sorpresa, y que la caverna se ve escalofriante.
Zarpa Gris le pregunta a Zarpa de Fuego cómo es por dentro de la cueva, y su amigo replica que es asombrosa, recordando cómo la Piedra Lunar relucía bajo la luz de la luna. También recuerda de golpe su pesadilla, entendiendo que deben volver ya al campamento. Al pasar un maizal, el grupo de gatos atraviesa una valla y toma un camino de tierra. Un gato desconocido de color blanco y negro se les interpone, y Zarpa Gris lo reconoce como un solitario. Estrella Azul lo presenta a los aprendices como Centeno, quien vive cerca de los hogares de Dos Patas. La líder le pregunta amablemente a Centeno cómo va la caza, a lo que el solitario responde que va bien, debido a que cerca de los Dos Patas siempre hay ratas. Centeno le pregunta a la gata por qué tiene prisa, a lo que ella responde que no le gusta permanecer mucho tiempo lejos de su clan. Garra de Tigre claramente desconfía de Centeno, y le pregunta qué es lo que quiere. Disgustado, Centeno explica que su intención era advertirles, ya que hay dos perros por la zona y que por su seguridad, a los gatos les convenía atravesar el maizal. Los gatos se despiden de Centeno, y Estrella Azul se encamina hacia el maizal indicado. Garra de Tigre desaprueba su decisión, alegando a que no se puede confiar en los solitarios, pero su líder lo contradice, argumentando que es mejor que enfrentarse a los perros, que para esa hora ya estarían sueltos. Así, todos se internan en el maizal.
Al poco de entrar, aparecen ratas, quienes atacan a Cuervo. Garra de Tigre, furioso, cree que Centeno los metió en una trampa. Las ratas pronto continúan su ataque, saltando sobre los cinco gatos. Zarpa de Fuego es mordido en el bíceps, una pata trasera y también en el lomo, durante la pelea. Hay muchísimas ratas, y Zarpa de Fuego trata de no dejarse vencer. De repente, siente cómo le sacan una de ellas de encima y entrevee a Centeno, quien había vuelto. Centeno se aproxima hacia Estrella Azul, que está cubierta de ratas, para ayudarla. Zarpa de Fuego se acerca también para ayudar a Zarpa Gris. Logran deshacerse de varias ratas, y Garra de Tigre confirma que los roedores se están retirando. Los cuatro gatos eventualmente se reúnen con Centeno y Estrella Azul, quien está tendida en el suelo, con sangre en la nuca. Zarpa de Fuego la llama, pero ella no responde. Garra de Tigre, muy enojado, ataca a Centeno clamando que los metió en una trampa, y preguntándole por qué los había mandado por ese camino. Centeno intenta defenderse explicando que el nunca supo que allí había ratas, y que les había aconsejado seguir por el maizal porque los Dos Patas soltaban a los perros por la noche para que vigilen su hogar. Zarpa de Fuego interrumpe el interrogatorio del atigrado exclamando que su líder está herida. Garra de Tigre olfatea las lastimaduras del cuerpo de la gata, y cuando el aprendiz rojizo pregunta si se puede hacer algo por ella, éste responde que Estrella Azul ahora se encuentra en manos del Clan Estelar. Zarpa de Fuego, muy sorprendido, no puede creer que la gata esté muerta, y se pregunta si eso era lo que había soñado la líder junto a la Piedra Lunar. Zarpa Gris, Cuervo y Centeno se acercan al cuerpo gris con horror. Estrella Azul está inmóvil, y sus ojos están vidriosos.
Cuervo pregunta si está muerta, y su mentor le responde que no se sabe, y que deben esperar. Todos lo hacen en silencio, y luego de un tiempo, Estrella Azul revive, aclarando que perdió una vida, pero no la novena. Zarpa de Fuego está aliviado, pero Garra de Tigre se muestra inexpresivo. El guerrero le ordena buscar telarañas, y a Zarpa Gris, caléndula o cola de caballo. Despacha a Centeno fríamente, y éste se aleja en silencio. Incorporándose, Estrella Azul pregunta si están todos bien. Cuervo trae las telarañas, y Zarpa de Fuego se ofrece para aplicarlas en las heridas de Estrella Azul. Mientras lo hace, el atigrado oscuro vigila la acequia en busca de ratas.
La líder le dice a su aprendiz que las ratas habrían podido comérsela viva si no fuera por Garra de Tigre, pero éste le aclara que fue Centeno quien la salvó. La gata pregunta por él, pero Zarpa de Fuego le explica que Garra de Tigre lo echó porque creía fervientemente en que los había enviado a una trampa. Estrella Azul le pregunta a su aprendiz su opinión, y él aclara que como Centeno es un solitario, no ganaría nada metiéndolos en una trampa para salvarlos después. En eso, llega Zarpa Gris con hojas de cola de caballo, y Zarpa de Fuego las aplica sobre las heridas de su líder, sabiendo que ayudarán a detener la infección. Sin embargo, está algo inseguro y desea tener a Jaspeada y todo su conocimiento medicinal con ellos.
Garra de Tigre sugiere descansar para darle a Estrella Azul tiempo de recuperarse. Ésta se niega rotundamente insistiendo que deben volver al campamento. Comienza a avanzar cojeando, y el guerrero la sigue, así como los demás aprendices, no sin antes intercambiar una mirada de inquietud. Garra de Tigre le pregunta a Estrella Azul en susurros cuántas vidas ya perdió, aunque Zarpa de Fuego logra oírlo, y se sorprende por la abierta curiosidad del atigrado. Calmamente, Estrella Azul responde que la vida que había acabado de perder era su quinta vida. Continúan andando; Garra de Tigre y Zarpa de Fuego sumidos cada uno en sus propios pensamientos.

Personajes[]

Principales[]

Secundarios[]

Mencionados[]

Lugares[]

Eventos[]

Muertes[]

Referencias y citaciones[]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Revelado en En territorio salvaje, página 170
  2. 2,0 2,1 2,2 Revelado en En territorio salvaje, página 172
  3. Revelado en En territorio salvaje, página 175
  4. Revelado en En territorio salvaje, página 173
  5. Revelado en En territorio salvaje, página 177
  6. Revelado en En territorio salvaje, página 171
  7. Revelado en En territorio salvaje, página 176


Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25