FANDOM


Pensó con rapidez. ¿Qué podía hacer? Garra de Tigre era el lugarteniente del clan, un gran guerrero, y muy popular entre los demás gatos. Nadie iba a prestar atención a las acusaciones de un aprendiz. Pero Cuervo se hallaba en un terrible peligro.

—Narrador sobre el peligro que corre Cuervo en el clan en En territorio salvaje, página 195

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 18 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.




Resumen del capítuloEditar

PdV de Zarpa de Fuego Editar

La ceremonia de lugarteniente de Garra de Tigre está finalizando. Cuervo, su aprendiz, acaba de contarle a Zarpa de Fuego que, tiempo atrás, el nuevo lugarteniente se había "ocupado" de Cola Roja. Inmediatamente después de pronunciar estas palabras, ambos aprendices son sobresaltados por la voz del mismísimo Garra de Tigre, quien le pregunta amenazadoramente a Cuervo si le estaba contando a Zarpa de Fuego sobre cómo protegió a Cola Roja en la batalla contra el Clan del Río. Zarpa de Fuego, pensando con rapidez para sacar a su amigo del apuro, miente, aclarando que sólamente estaban hablando sobre cómo Garra de Tigre no pudo cuidar a Corazón de León en la reciente pelea contra el Clan de la Sombra.

Garra de Tigre los observa atentamente, y luego se aleja. Cuervo se queda paralizado del miedo. Zarpa de Fuego no comprende por qué su amigo se siente tan aterrorizado. El aprendiz negro se encamina hacia el cuerpo del difunto Corazón de León, al que se encuentra pegado Zarpa Gris. Zarpa de Fuego se les une en compañía, y conforme pasa la noche, algunos gatos se quedan o se suman en la vigilia del antiguo lugarteniente, mientras otros se retiran. Estrella Azul es la última en tumbarse junto a Corazón de León. Está tan triste que Zarpa de Fuego no se atreve a mirarla a la cara.

Zarpa de Fuego despierta a la mañana siguiente, habiendo dormido a la intemperie junto al cuerpo del gran guerrero dorado. Zarpa Gris se suma a un grupo de veteranos para ayudar a enterrar a su mentor con los debidos respetos. La mañana está fría, neblinosa y llena de rocío; le recuerda a Zarpa de Fuego que la Estación de la Caída de la Hoja está más cerca cada vez. Zarpa de Fuego, junto con Cuervo, se encamina a la guarida de los aprendices para dormir un poco más.

Es despertado más tarde por Polvoroso, quien insta también a Cuervo y a Zarpa Gris (quien había vuelto a su guarida en algún momento al regresar del entierro) para salir afuera, ya que Estrella Azul convocó otra reunión de clan. Al levantarse, Zarpa de Fuego percibe que hace más frío.

Al situarse cerca de la Peña Alta con el resto, divisa al lugarteniente, quien le comunica al Clan del Trueno que a Estrella Azul le quedan cuatro vidas. Garra de Tigre establece que por ello, la líder debe tener dos guardias personales a su lado constantemente; de modo que ningún gato se acerque a ella a menos que sus escoltas se encuentren presentes. Para esta función, elige a Cebrado y a Rabo Largo. Estrella Azul trata de tranquilizar al clan igualmente, aclarando que no es necesario y que siempre está abierta a que cualquier gato la consulte. Explica que la seguridad del clan siempre es más importante que la seguridad propia. Luego, cambia de tema para ofrecerle a Fauces Amarillas formar parte oficialmente del Clan del Trueno. Felicita la valentía de la gata por su desempeño en la reciente batalla, y le propone convertirse en una gata del clan de pleno derecho. Escarcha aprueba la propuesta, mientras que las otras reinas permanecen en silencio. Fauces Amarillas acepta honradamente, y Estrella Azul da por terminado el tema.

Luego retoma su preocupación por el poder del Clan de la Sombra, y reafirma que las patrullas deben marcar las fronteras más regular e intensamente. Es entonces cuando Garra de Tigre se alza para decir que el enemigo eligió el momento adecuado para lanzar un ataque: cuando él y la líder estaban fuera del campamento. Insinúa que el ataque fue planeado así, y que el Clan de la Sombra debe tener algún informante dentro del Clan del Trueno. Al decir esto, observa abrasadoramente a Cuervo, para horror de Zarpa de Fuego. Algunos gatos, confundidos, siguen la mirada acusadora del lugarteniente, que se posa en Cuervo, su propio aprendiz; lo que les causa algo de perplejidad. Garra de Tigre continúa sus palabras, estableciendo que ahora todos deben focalizarse en la reconstrucción del campamento. Luego aclara que si alguien duda o sospecha de algún gato, puede comunicárselo con máxima discrección. Al terminar de decir esto, concluye la reunión y se vuelve para hablar con la líder.

Los gatos se van agrupando para comenzar a trabajar. Cuervo, nervioso y sin ganas de hablar, se aleja rápidamente para ofrecer ayuda a Tormenta Blanca y Medio Rabo. Zarpa Gris lo sigue, mientras su amigo se dirige a ver cómo se encuentra Fauces Amarillas. La vieja gata se alegra al verlo, y cuando el aprendiz le pregunta cómo está, ella responde que le molesta un poco su vieja herida de la pata, pero que se encuentra bien a pesar de todo.

Admirado, Zarpa de Fuego le pregunta cómo pudo echar al poderoso Patas Negras de la maternidad durante la batalla. Fauces Amarillas explica que a pesar de ser fuerte, el lugarteniente del Clan de la Sombra no es inteligente; es un matón sin cerebro. Agrega que sabe esto porque lo conoció desde que era un cachorro, y que pelear con Zarpa de Fuego supuso un desafío más grande. Zarpa de Fuego elogia la lealtad de la vieja gata en la batalla. Al escucharlo, Fauces Amarillas dice, algo apenada, que quizás si fuera verdaderamente leal estaría luchando para su clan de nacimiento. Zarpa de Fuego contradice el razonamiento, estableciendo que todo eso carece de sentido, por que si no, él mismo debería estar luchando por sus Dos Patas. Fauces Amarillas lo felicita, diciéndole que siempre supo usar la cabeza. Apenado, Zarpa de Fuego recuerda que Corazón de León también le decía así.

Le pregunta a la gata gris si añoraba al Clan de la Sombra, a lo que ella responde que extraña a cómo era su antiguo clan antes de que Estrella Rota se convirtiera en líder. Cuenta, desanimada, que Estrella Rota cambió al clan, convenciendo a varios gatos, ya que sabía dar un buen discurso si se empeñaba, haciendo fácil que los demás le creyeran. Para distraerla de posibles malos recuerdos, Zarpa de Fuego intenta animarla informándole que el nuevo curandero del Clan de la Sombra es, tal como Fauces Amarillas sospechaba, Nariz Inquieta. Ambos se ríen, ya que saben que el curandero no puede curar su propio resfriado crónico.

Al despedirse, Fauces Amarillas le pregunta al gato si se encuentra herido por su pelea contra las ratas el día anterior. Él intenta tranquilizarla, informándole que Jaspeada ya lo había tratado con caléndula. Fauces Amarillas replica que a veces, la caléndula no es suficiente; y le recomienda al aprendiz revolcarse en alguna mata de ajo silvestre para eliminar cualquier posibilidad de infección. Agradeciendo el consejo, Zarpa de Fuego se aleja para buscar el ajo. En medio del camino, Cebrado lo detiene y le prohíbe obedecer cualquier orden de Fauces Amarillas, pidiéndole que continúe con las reparaciones del campamento. Zarpa de Fuego maldice para sí, y regresa para encontrarse con sus amigos, quienes están reparando un hoyo en el muro del campamento. El joven le explica a Zarpa Gris que quería ir a buscar ajo silvestre para las heridas, pero que Cebrado se lo estaba impidiendo. Decide colarse a hurtadillas por el hoyo que estaban rellenando sus amigos, para salir hacia el bosque. Zarpa Gris, quien quiere probar el ajo ya que todavía duele una pata, le ofrece cubrir su huída.

Zarpa de Fuego se escabulle fuera del campamento mientras anochece. En medio del bosque, capta el olor de Garra de Tigre, Cebrado y Rabo Largo. Los tres gatos están hablando muy juntos. Con curiosidad y asombro, Zarpa de Fuego se les aproxima desde su escondite, al máximo sigilo. Garra de Tigre le comenta a sus compinches que nunca había esperado que Cuervo se hubiera convertido en un traidor. Con horror, Zarpa de Fuego se da cuenta de que el lugarteniente no sólo está insinuando que Cuervo es un traidor, si no que está tratando de que todo el clan se ponga en su contra. Cebrado le pregunta a Garra de Tigre por cuánto tiempo Cuervo desapareció en el viaje hacia la Piedra Lunar. Garra de Tigre replica sombríamente que desapareció el tiempo suficiente como para advertirle al Clan de la Sombra que el campamento del Clan del Trueno estaba desprotegido, y regresar después. Zarpa de Fuego siente mucha rabia al oír esto, ya que sabe de sobra que Cuervo nunca desapareció y estuvo con ellos durante todo el viaje. Rabo Largo afirma que por eso debió suceder la invasión en aquel momento. El lugarteniente dice que el Clan del Trueno es el único que le planta cara al Clan de la Sombra, por lo que debe permanecer fuerte. Cebrado opina abiertamente que el clan estaría mucho mejor sin un traidor como Cuervo. Garra de Tigre le da la razón, aunque finge estar apenado, ya que están hablando de su propio aprendiz.

Zarpa de Fuego, muy alterado, abandona el claro y se aproxima rápidamente al campamento, olvidando el ajo silvestre. Sabe que no puede contarle lo que acababa de escuchar a Cuervo, ya que el aprendiz se vería invadido por el medio. Entiende que se encuentra en una situación muy difícil, ya que no puede contrariar al lugarteniente del clan, un gran guerrero respetado por todos, con el único testimonio de Cuervo. Por otro lado, necesita hacer algo pronto, porque su amigo se encuentra en un grave peligro. Decide entonces correr el riesgo de contarle sus sospechas a Estrella Azul y la conversación que acababa de oír; para intentar convencer a la líder de que él y Cuervo afirman la verdad.

PersonajesEditar

PrincipalesEditar

SecundariosEditar

MencionadosEditar

LugaresEditar

EventosEditar

OtrosEditar

Errores Editar

  • Cuando Garra de Tigre le comunica al clan que Estrella Azul perdió su quinta vida en la batalla, en realidad había perdido aquella vida en una batalla contra unas ratas unas horas previas a la invasión del Clan de la Sombra. Sin embargo, puede que Garra de Tigre diga esto así para generalizar la idea de que la líder necesitaba protección, sin importar el cómo haya perdido tal vida.
  • A pesar de que Rosal (una veterana) perdió la vida en la batalla, al igual que Corazón de León; no es vista ninguna vigilia preparada para ella ni se menciona a la gata. Igualmente, se puede dar por supuesto que esto se pudo haber hecho, a pesar de no ser relevante en la historia.

Referencias y citacionesEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 Revelado en En territorio salvaje, página 187
  2. 2,0 2,1 2,2 Revelado en En territorio salvaje, página 188
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 Revelado en En territorio salvaje, página 189
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 Revelado en En territorio salvaje, página 191
  5. 5,0 5,1 Revelado en En territorio salvaje, página 193
  6. Revelado en En territorio salvaje, página 195
  7. 7,0 7,1 Revelado en En territorio salvaje, página 192
  8. Revelado en En territorio salvaje, página 194
Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.