FANDOM


Zarpa de Fuego dudó. Nunca había matado a otro gato. Quizá pudiera hacerlo en el fragor de la batalla, pero ¿una muerte piadosa a sangre fría? Eso era algo muy distinto.

—Narrador sobre Zarpa de Fuego enfrentando a Fauces Amarillas en En territorio salvaje, página 87

El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 7 de En territorio salvaje. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

Resumen del capítulo Editar

PdV de Zarpa de Fuego Editar

Zarpa de Fuego comienza a dirigirse de regreso al arroyo, y es donde huele a un gato desconocido. Él, debido a los aromas, percibe que es una hembra para nada joven, que está agitada, hambrienta, enferma y con un terrible humor; pero que no pertenece al Clan del Trueno, y eso no es una buena señal. Se pone en posición de ataque, listo para acercase sigilosamente al enemigo, pero sorpresivamente, ella lo ataca confundiéndolo; lo noquea e inmoviliza. La gata se llama a sí misma Fauces Amarillas al comentar que los aprendices son presa fácil. Zarpa de Fuego se pone en una posición sumisa y Fauces Amarillas empieza a aullar en triunfo, pero Zarpa de Fuego la engaña, y usa toda su fuerza para impulsarse hacia arriba cuando ella le muerde el cuello por segunda vez. Se separan y se ven cara a cara. El aprendiz ve entonces que Fauces Amarillas es una gata de color gris oscuro, de pelo largo y maloliente, cara amplia y casi plana, feroces ojos anaranjados, con las orejas desgarradas, y el hocico lleno de cicatrices de batalla. Zarpa de Fuego le ordena que deje el territorio del Clan del Trueno, pero ella se niega y el aprendiz la ataca de nuevo. En el proceso, el gato le muerde gravemente una pata. Finalmente la derrota, aunque en un momento siente lástima por ella y retrocede, dejándose a sí mismo vulnerable. Sin embargo, la pata de Fauces Amarillas no la deja continuar y se desploma, diciéndole a Zarpa de Fuego que se apresure y termine con ella rápido, llamándolo minino casero. Cuando Zarpa de Fuego se estremece por aquellas palabras, temiendo que su procedencia sea evidente, la gata feroz le pregunta si el Clan del Trueno está tan desesperado que tiene que reclutar mininos caseros. Zarpa de Fuego protesta y Fauces Amarillas le dice que actúe como un guerrero y termine con ella. Sin embargo, audazmente y picado por la curiosidad, Zarpa de Fuego se relaja y le retruca a la gata que tiene demasiada prisa por morir. Para sus adentros, el aprendiz se pregunta cómo es que aquella gata pudo haber llegado a ese estado penoso.
Cediendo finalmente ante la compasión, Zarpa de Fuego le pide a la enemiga que espere, y va a cazar. Atrapa a un conejo y se lo lleva, aún avergonzado por su amabilidad. Fauces Amarillas lo come, no sin antes llamar al aprendiz minino casero, y luego comienza a lavarse. Zarpa de Fuego vacila, pero el hambre le gana y se come las sobras de la presa. Fauces Amarillas le dice que es mejor que la comida de mininos caseros, llamándolo veneno, pero se interrumpe cuando percibe que unos guerreros se acercan. Zarpa de Fuego identifica gatos del Clan del Trueno. Siente temor ya que se supone tiene que alimentar primero al clan y él ha alimentado a un enemigo y a sí mismo, rompiendo con el Código Guerrero. Lleno de remordimiento, se relame el hocico para eliminar rastros que lo inculpen, y luego aguarda su incierto destino.

Personajes Editar

Principales Editar

Mencionados Editar

Lugares Editar

Referencias Editar

  1. 1,0 1,1 Revelado en En territorio salvaje, página 84
  2. Revelado en En territorio salvaje, página 85
  3. 3,0 3,1 Revelado en En territorio salvaje, página 87
  4. 4,0 4,1 Revelado en En territorio salvaje, página 90
Capítulos de En territorio salvaje
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.