Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Mamá va a morirse, ¿verdad? Y no volveré a verla, porque yo no conozco el camino al Clan Estelar.

Gabardilla a los curanderos sobre Mili en Sombras alargadas, capítulo 12


Gabarda (Original: Briarlight, literalmente Luz de Brezo) es una gata de color marrón oscuro[2].

Historia

En El poder de los tres

Eclipse

Gabardilla nace de Látigo Gris y Mili, junto con su hermano y hermana, Pequeño Abejorro y Floreta. Mientras estaba en la maternidad, su padre sugiere el nombre de la gata y le da la bienvenida al Clan del Trueno.
Durante la batalla entre el Clan del Trueno y el Clan del Viento, Gabardilla y sus hermanos, junto con Musaraña, Rosina, Tordillo y Rabo Largo, están ocultos en la guarida de Estrella de Fuego. Su madre la lleva allí, con el cachorro de ella colgando con los ojos muy abiertos. Carrasquera siente lástima y quiere que Gabardilla sepa que no siempre es así. Una vez en la guarida, Mili intenta consolar a sus cachorros, diciendo que es genial que estén en la guarida del líder. Cuando termina la batalla, Látigo Gris toma Gabardilla y la lleva a la maternidad.
Poco después, Mili comienza a desarrollar tos seca. Gabardilla chilla furiosamente cuando la vibración de la tos de su madre la asusta. La separa de la alimentación, y ella se retuerce para buscar más leche. Durante la ceremonia de guerreros de Carrasquera, Leonino y Carbonera, Mili deja caer a Gabardilla en las patas de Musaraña. Ella le pide a la veterana que la mire mientras busca a los otros dos, su voz ronca. La tos de Mili se convierte en tos blanca, que finalmente empeora y evita que sus cachorros se alimenten bien.

Sombras alargadas

Glayino visita a Mili en la maternidad, y se da cuenta de que su tos ha empeorado, además de que Gabardilla empezó a manifestar la enfermedad de su madre. Promete traerles algunas hierbas, y se pregunta si deberían ser trasladadas a la guarida de la curandera. Glayino reporta todo a Hojarasca Acuática, y ella procede a revisar a las dos y llevarles hierbas. Al tiempo que todo empeora, Gabardilla es trasladada a la guarida de la curandera, aunque su madre permanece fuera, alimentando a Floreta y Pequeño Abejorro. Le dan los restos de nébeda, y Glayino y Rosella salen a buscar más. Aún así, sólo traen muy poca, y Mili insiste en que se la den toda a Gabardilla. La gata se suma a su hija en la guarida de la curandera, luciendo demacrada y enferma. Hojarasca Acuática se niega a dejarla, y anuncia que ya ha empeorado bastante y que ha desarrollado tos verde.
Mili trata de hacer lo que puede para alimentar a Gabardilla, a pesar de quedar debilitada. Hojarasca Acuática duda si dejar el campamento para la reunión de curanderos de la media luna debido a la tos verde, por lo que Glayino va por su cuenta. Mientras Mili toma algo de aire fresco, Gabardilla trata débilmente de jugar con ella, preguntándole si puede fingir ser un ratón para que ella pueda atraparla. Termina de hablar con un ataque de tos, y Glayino le comunica que ha renovado un lecho donde puede dormir más cómodamente. Gabardilla protesta, diciendo que no quiere dormir. Glayino insiste en que debe hacerlo para sentirse mejor. Ayuda a Mili a volver a la guarida, y echa a Gabardilla de su lado.
Más tarde, Gabardilla teme que su madre muera por la enfermedad, que está devastando al Clan del Trueno. Se lamenta tristemente que si Mili muere, nunca volverá a verla, ya que no conoce el camino al Clan Estelar. Hojarasca Acuática le asegura que si pasara algo, Mili vendría a buscar a Gabardilla al momento de partir. Ambas se trasladan a la casa abandonada de Dos Patas con los demás gatos contagiados de tos verde. Hojarasca Acuática la lleva allí, pero la pequeña gatita parece casi muerta. Al tanto que Mili se acerca cada vez más al borde de la muerte, Gabardilla posa su hocico en su vientre en busca de leche. No logra obtenerla, y Melada aparta a la cachorrita. La guerrera la alienta a comer un ratón, pero Gabardilla se niega y protesta que quiere a su madre.
Una vez que la nébeda vuelve a llenar la despensa del Clan del Trueno, Gabardilla mejora junto con los gatos contagiados de tos verde. Mili y Gabardilla son las últimas en dejar la casa abandonada de Dos Patas, junto a Látigo Gris, quien las acompaña con orgullo. La cachorrita se adelanta al encuentro de Dalia, y procede a jugar con los demás cachorros.

Amanecer

Glayo lleva a Gabardilla y Mili algo de atanasia, ya que aún se están recuperando de la tos verde. Luego regresa a revisar a los cachorros en busca de pulgas, desparasitando a Gabardilla. El curandero dice que hará que Albina y Raposino cambien los lechos, y luego se vuelve hacia sus hermanos.
En el claro, Gabardilla juega junto a sus hermanos junto a la pared de la hondonada rocosa. Momentos después, una serpiente aparece desde un agujero en la pared, justo detrás de Gabardilla; preparándose para atacarla. Melada, quien está cerca junto a Bayo, divisa a la serpiente y se lanza hacia la cachorrita, quitándola de en medio antes de que salga herida. La serpiente muerde a Melada en su lugar, quien muere momentos después a causa del veneno. Gabardilla queda horrorizada por lo sucedido, y se encoge junto a las rocas. Mili se la lleva lejos, rodeándola con su cola. Luego, Hojarasca Acuática revisa a Gabardilla para que no le haya pasado nada, y resuelve darle una semilla de adormidera para calmar sus nervios.
Tras el suceso de la muerte de Melada, Hojarasca Acuática decide que deberían dejar una trampa para la serpiente, utilizando bayas mortales. Ella explica a Gabardilla y los demás cachorros que si comen aquellas bayas nefastas, morirán, y que por lo tanto todos deben permanecer alejados de ellas. La gatita parece entenderlo y accede a quedarse lejos. Ella y los otros cachorros prometen tener cuidado de las bayas.

En El augurio de las estrellas

El cuarto aprendiz

Ahora es una aprendiza con el nombre de Gabardeta y su mentor es Espinardo. Cuando Estrella de Fuego es mordido por un zorro se muestra asustada y va inmediatamente a decirle a Glayo, con lo que él responde que vaya a buscar a Hojarasca Acuática con lo cual ella queda confundida. Gayo toma unos cuantos tallos de cola de caballo y corre hacia la frontera del Clan de la Sombra, sin responder. Para el momento que Gabardeta logra localizar a la antigua curandera, Estrella de Fuego ya ha perdido una vida.
Cuando Leonado trata de poner a prueba las habilidades de Zarpa de Tórtola, Tormenta de Arena aparece, junto con Hojarasca Acuática, Abejorro, y Gabardeta cargando bolas de musgo. Cuando van de camino al campamento, Gabardeta está protestando por estar cubierta de barro. Hojarasca Acuática responde agotada que todos lo están, pero una vez entreguen el agua pueden descansar y lavarse. Durante la reunión del clan en donde hablan sobre enviar gatos a resolver el problema de escasez de agua, Gabardeta se sienta junto a sus hermanos.
Durante una patrulla, le dice a Zarpa Espinela que deje de estar tan malhumorada, ya que parecía que alguien le hubiera puesto hormigas en el pelo. La gata gris y blanca le gruñe que también estaría de mal humor si uno de sus hermanos se hubiera marchado a salvar a los clanes. Carbonera les anuncia que todos van a hacer prácticas de combate, y Gabardeta se ofrece para ayudar a la nueva aprendiza, exclamando emocionada que no falta mucho para su evaluación final. Su mentor, Espinardo, le recuerda que su evaluación no será hasta dentro de un par de lunas, y que tiene que concentrarse en el salto y el giro que le enseñó la última vez. Gabardeta no parece molesta por el comentario de su mentor y le responde "vale".
Ella, junto con sus hermanos y Zarpa Espinela, reciben clases de medicina con Glayo. Gabardeta pregunta si no necesitan telarañas en caso de que un gato pise una piedra afilada, pero él responde que sólo si se ha abierto la piel.
Cuando Leonado y Zarpa de Tórtola regresan de su misión, Gabardeta está jugando con sus hermanos, peleándose en broma. Se correteaban mientras los guerreros de mayor edad los seguían más dignamente. Más tarde, Gabardeta le enseña a Zarpa de Tórtola cómo los aprendices alfombraron su lecho con plumas grises para hacerla más cómoda. Le dicen que es una heroína, y la joven gata se los agradece, sabiendo que se habrán tardado un montón en hacerlo.

Ecos lejanos

Gabardeta y Florina ayudan a Látigo Gris a reparar la maternidad, llenando los huecos de las zarzas con hojas secas. El guerrero les maúlla que se supone que tienen que ayudar, no ponerse a jugar. Más tarde, Leonado se encuentra con Gabardeta y Abejorro en el bosque, quienes arrastraban un conejo carnoso. Gabardeta arladea que fue ella quien lo cazó, pero Abejorro le replica que sólo porque él le impidió escapar. Ambos comienzan a pelear en broma, pero Frorina aparece de entre los árboles, gritándoles malhumorada que creía que la iban a esperar. Abejorro protesta que ambos estaban convencidos de que había vuelto al campamento sin ellos, y Gabardeta se burla diciendo que era para que pudiera mirar a Tordo como una boba por más tiempo. Los tres regresan al campamento con su conejo, mientras las patas les patinaban sobre las hojas.
En otro día, Gabardeta va en una patrulla fronteriza con su mentor Espinardo. A pesar de la lluvia, ella está emocionada, y le salpica agua fangosa a Zarpa de Tórtola. Ella está animada por el entusiasmo de Gabardeta, y ambas salen corriendo del campamento. Gabardeta se pregunta si Estrella de Fuego mencionará que el Clan de la Sombra ha estado cruzando su frontera en la Asamblea, y Látigo Gris responde que no ve por qué no. Cruzan el arroyo hasta un árbol caído, y Gabardeta ronronea cuando Leonado se resbala del tronco. Poco después, ella descubre el aroma de Corazón de Tigre dentro del territorio del Clan del Trueno. Se encuentran con una patrulla del Clan de la Sombra, pero al final deciden regresar al campamento en lugar de quedarse bajo la lluvia.
En la siguiente Asamblea, Gabardeta, Florina y Zarpa de Tórtola asisten. Las tres se adelantan a sus compañeros de clan para explorar la isla. Sin embargo, Florina es regañada por Esquiruela por su inmadurez ya que ésta había subido al Gran Roble. Después de que los líderes comparten noticias, Gabardeta y su hermana se dirigen a un grupo de aprendices del Clan de la Sombra y del Clan del Río. Más tarde, Gabardeta y sus hermanos tienen su evaluación. Ella es evaluada por Carbonera y Ratonero. Los tres hermanos pasan su evaluación y están muy emocionados por ello.
Cuando un árbol está cayendo dentro del campamento del Clan del Trueno, Musaraña desea regresar por un ratón que no quiere desperdiciar ya que piensa que el Clan Estelar lo tomaría como un insulto. Rabo Largo regresa por él, y Gabardeta lo sigue, gritándole que vuelva. Ambos quedan atrapados debajo del árbol mientras que el resto del clan huye. Una vez que es seguro, un grupo de rescate regresa al campamento y fuerzan su camino hacia la guarida de los veteranos. Leonado encuentra a Rabo Largo muerto, pero Gabardeta sigue con vida. Sus patas traseras quedaron atrapadas debajo del árbol. Usan leños como palanca para mover el árbol y darle espacio a Gabardeta para que pueda salir.
Sin embargo, los leños no son suficientes, y Leonado aprieta el lomo contra una rama gruesa para levantar el árbol. Látigo Gris toma a su hija y escapa de la guarida, el gato dorado lo sigue una vez que todo está despejado. Mili corre hacia su hija, y ambos padres se quedan junto a ella mientras Glayo la revisa. Hojarasca Acuática lo ayuda a tratarla y preparan tomillo para la conmoción. Gabardeta parpadea, tartamudeando que no nota las patas traseras. Le dan el tomillo y un poco de consuelda. Gabardeta contempla a sus padres, preguntándoles dónde están sus patas traseras. Esto frustra a Glayo, ya que no sabe cuál es el problema, y Leonado siente una oleada de tristeza al darse cuenta que si no puede sentir las patas traseras, no podrá ponerse en pie, andar ni correr.
Mientras el campamento está siendo reparado, Gabardeta se está recuperando en la guarida del curandero. Despierta, continuamente preguntando por qué no siente las patas traseras. Mili se queda con ella la mayoría del tiempo acurrucada junto a su hija. El curandero le aconseja que oculte su miedo, o sino Gabardeta lo detectará. Glayo no entiene por qué las patas de Gabardeta no funcionan, ya que nunca había tratado un problema como ese. Hojarasca Acuática le aconseja que le pregunte a Cirro, quien había tenido un caso similar. Glayo viaja al campamento del Clan de la Sombra con Esquiruela y le cuenta al otro curandero lo sucedido.
Cirro le cuenta que su paciente, Greñudo, fue herido cuando una madriguera se hundió y le aplastó las patas. Sus patas traseras estaban magulladas, pero no podía moverlas porque se le había roto la columna vertebral. Greñudo murió, no por su herida, sino porque pillaba un catarro tras otro, y al final su dolencia se adueñó de su pecho, hasta que se quedó sin aire, todo porque nunca salía de su guarida. De regreso en el campamento, Glayo prueba si la espina dorsal de Gabardeta se ha dañado. Hace esto mordiéndole cerca de la columna, comenzando con el cuello hasta que llega en un pundo donde ella no puede sentir los pinchazos. Se da cuenta que nunca podrá caminar o sentir las patas de nuevo. Glayo les cuenta a Mili y a Gabardeta sobre Greñudo, y la gata atigrada queda horrorizada. Sin embargo, el curandero dice que pueden mantener a Gabardeta viva, y no tiene por qué morir.
Más tarde, recibe su nombre de guerrera, Gabarda. Sus hermanos ahora se llaman Abejorro Negro y Floresta. El clan lentamente se acostumbra a su herida, y ella está agradecida de que no se le queden mirando. Toma medicina para facilitar su respiración y Glayo le ayuda con sus ejercicios diarios, para que sus patas delanteras se fortalezcan y evitar que sus pulmones se llenen de fluidos. Gabarda insiste en que puede ir por su propia presa, y juega con Grosellita y Jerbillo, los hijos de Rosella y Bayo, cada vez que puede. Cuando Zarpa Espinela habla con Abejorro Negro, hablan de como Gabarda se arrastra con las patas delanteras, arrastrando las traseras. Sin embargo, Gabarda logra permanecer positiva y continúa trabajando duro. Zarpa de Tórtola creé que los cachorros y Glayo son sus mayores aliados.
Pronto Gabarda comienza a toser, aunque no es tan severo como la tos de Greñudo. Glayo y Mili se preocupan por su salud, y su positividad va disminuyendo. Gabarda comienza a sentirse enojada por su espina dorsal rota y empieza a lamentarse, descorazonada, que todo es tan difícil, sintiéndose culpable por todos los problemas que causa. Mili insiste que no es ningún problema, y le recuerda lo que todavía puede hacer. Mientras Glayo le masajea el pecho, le dice a Gabarda que su madre cargaría con sus lesiones de buen grado, porque es así como piensan las madres.

Voces en la Oscuridad

Próximamente...

Curiosidades

Familia

Miembros

Madre:

Mili:[2] Viva (hasta Ecos lejanos)

Padre:

Látigo Gris:[2] Vivo (hasta Ecos lejanos)

Hermana:

Floresta:[2] Viva (hasta Ecos lejanos)

Hermano:

Abejorro Negro:[2] Vivo (hasta Ecos lejanos)

Medio hermano:

Borrascoso:[5] Vivo (hasta Eclipse)

Medio hermana:

Plumosa:[5] Fallecida, miembro confirmado del Clan Estelar y de la Tribu de la Caza Interminable

Árbol


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ver más
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Mili
 
 
 
 
Látigo Gris
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Corriente Plateada
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Floresta
 
Gabarda
 
Abejorro Negro
 
 
Plumosa
 
Borrascoso
 
Rivera
 


    = Macho

    = Hembra

    = Sexo desconocido

Galería

Referencias y citaciones

  1. Revelado en Eclipse, página 174
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Revelado en Eclipse, página 173
  3. 3,0 3,1 Revelado en las filiaciones de El cuarto aprendiz
  4. Revelado en Ecos lejanos, capítulo 13
  5. 5,0 5,1 Revelado en El bosque de los secretos, páginas 207-208
Advertisement