FANDOM


Garra de Águila en Picado (Original: Talon of Swooping Eagle) conocido como Garra es un gato atigrado marrón oscuro [1]

Historia Editar

En La nueva profecía Editar

Claro de luna Editar

Cuando los gatos viajeros, Esquirolina, Borrascoso, Zarzoso, Plumosa, Trigueña, y Corvino, encuentran la cueva que Risco donde se Posa la Nieve, Ave que Cabalga el Viento, y Garra de Águila en Picado usan para refugiarse, Garra pregunta quién puede ser los recién llegados. Después de la conmoción inicial de los gatos de clan, Garra demanda otra vez saber quienes son. Zarzoso luego responde que solo quieren un lugar para refugiarse durante la noche, pero Garra establece que la cueva es de él y sus compañeros. Trigueña luego razona que ella y los gatos de clan deberían irse, pero Garra les dice que no se irán todavía. Garra razona que él y sus compañeros no saben si los gatos de clan están diciendo la verdad ya que no conocen ni su aroma. Otro gato le sugiere a Garra que deberían tomarlos prisioneros para usarlos como carnada para Colmillo Afilado. Borrascoso confirma si también saben sobre Colmillo Afilado, y Garra grita que todos los gatos de la montaña saben sobre Colmillo Afilado. Zarzoso trata otra vez de irse, pero Garra gruñe que podrán irse cuando él lo diga.
Una vez revelado que Ave, Risco, y Garra fueron parte de la Tribu de las Aguas Rápidas, Borrascoso pregunta si la tribu hizo que se fueran. Garra gruñe en afirmación y les ordena que se sienten para poder platicar. También les advierte de no intentar irse a menos que quieran perder sus orejas. Cuando los gatos de clan se ponen cómodos, Garra se introduce y explica cómo una garra de águila le dejó una cicatriz cuando era un cachorro y es ahora su nombre para recordarle lo cerca que estuvo de morir. Garra luego continua introduciendo a Risco y Ave y explica cómo muchas estaciones atrás, la Tribu de la Caza Interminable envió una señal a Narrarrocas para elegir a los seis gatos que mataría a Colmillo Afilado. Garra revela que él, Ave, y Risco son los tres de los seis elegidos. Inclinando su cabeza, Garra remarca que Narrarrocas les ordenó no regresar a la tribu sin el pellejo de Colmillo Afilado. Esquirolina exclama que fue ridículo esperar que seis gatos maten a Colmillo Afilado cuando toda la tribu no puede lograr tal proeza. Garra responde con amargura en sus ojos que no lo sabe, y que él, Risco, y Ave se han hecho esa misma pregunta muchas veces. Garra remarca que hubiera deseado salvar a la tribu, pero él y sus compañeros no pudieron hacer mucho. Plumosa pregunta si pueden ir con Narrarrocas y decirle que dieron lo mejor, pero Garra responde que no regresará a la tribu para suplicar y además no es posible ya que la toda la tribu obedece la voluntad de la Tribu de la Caza Interminable. Cuando Zarzoso comenta que ningún gato de la tribu mencionó a los seis gatos, Garra gruñe que probablemente los olvidaron.
Garra pregunta si los gatos de clan dejaron la tribu hace poco, y una vez que Zarzoso asiente, Garra pregunta si han visto a una gata llamada Rivera donde Nada el Pequeño Pez. Plumosa confirma que la han visto, y Garra pregunta si está bien. Trigueña le dice que está bien y tan feliz como cualquier gato de la tribu con Colmillo Afilado alrededor, y Garra amargamente comenta que Colmillo Afilado todavía está alrededor porque ellos fallaron. Garra le informa a los gatos de clan que Rivera es su hermana y cuando Colmillo Afilado tomó a su madre, Garra quería ser quien cuidara de Rivera. Garra continua diciendo que Rivera se hubiera unido a él si no fuera por la voluntad de la Tribu de la Caza Interminable, pero remarca que está feliz de que se haya quedado con la tribu en vez de vivir en una cueva como proscrito. Borrascoso luego pregunta si pueden cazar, y Garra se encoge de hombros respondiendo que pueden hacer lo que quieran ya que no tienen nada que ver con ellos y promete que no usarán a los gatos de clan como alimento para Colmillo Afilado como dijo Risco.
Una vez que los gatos de clan regresan con presas, Borrascoso comenta que conoce el tipo de preocupación que Garra siente hacia su tribu y Garra responde que claro que lo conoce y que sabe como es Borrascoso a pesar de que no es parte de la tribu. Garra continua diciendo que todos los días la tribu vivía con miedo y todos los pasos que daban afuera de la cueva estaba llena de terror ya que Colmillo Afilado podría estar escondido detrás de cualquier roca. Borrascoso luego explica el por qué los gatos de clan están en las montañas, y Garra ahora entiende que ellos tienen que regresar a su hogar. Garra luego menciona que uno de los compañeros de Borrascoso mencionó que él escapó de la tribu significando que lo mantuvieron prisionero y comenta que esa no es la tribu que Garra conocía haciendo que Borrascoso explique más sobre la situación. Escuchando sin parpadear, Garra pregunta, una vez que Borrascoso termina, si cree que él es el gato plateado. Borrascoso contrarresta con otra pregunta, preguntando cual profecía es la correcta, la del Clan Estelar o el de la Tribu de la Caza Interminable, y después de unos minutos de silencio, Garra responde que ninguna de ellas es correcta pera tampoco ninguna es errónea. Garra comenta que las profecías son extrañas porque sus palabras nunca son claras y todo depende en como uno interpreta la profecía. Garra continua diciendo que si la profecía es completada depende en lo que eligieron para hacerlo y que es una decisión por la que hay que vivir. Luego desafía a Borrascoso preguntándole qué piensa que debería hacer. Poniéndose de pie, Garra le dice al gato de clan que lo sabrá por su fe y coraje pero que no se tome tanto tiempo.
Cuando Borrascoso quiere regresar y ayudar a la tribu, nota un brillo de esperanza en los ojos ambarinos de Garra, pero cuando la mirada de Garra choca con la de Borrascoso, la aparta. Cuando todo comienza a caer en su lugar, Garra comenta que la Tribu de la Caza Interminable honrará a los gatos de bosque por su valentía pero pregunta qué es lo que exactamente va a pasar.
Más tarde, Peñasco y algunos otros gatos de la tribu escoltan a lo gatos de clan junto con Garra, Risco, y Ave a la cueva. Una vez que llegan a la cueva y los gatos de clan planean todo con Narrarrocas, Garra se queda parado ante el sanador mientras sus antiguos compañeros le gritan acusaciones. Narrarrocas gruñe el motivo del por qué Garra regresó a la cueva de la tribu. Garra le responde a Narrarrocas que puede matarlo si eso lo apacigua, pero le dice que eso no hará que la tribu se vuelva más fuerte para derrotar a Colmillo Afilado. Garra señala que el enemigo está afuera de la cueva, el gato plateado de la profecía a venido, y es tiempo para creer en la profecía que la Tribu de la Caza Interminable le ha dado a la tribu. Garra explica que no pueden matar a la criatura en su propia guarida ya que la localización es desconocida así que deberán traerlo a la cueva de la tribu para matarlo. Garra razona que la cueva es un lugar que la tribu conoce, donde la tribu puede esconderse, y donde la tribu puede emboscar a Colmillo Afilado juntos. Narrarrocas le pregunta a Garra cómo planea traer a Colmillo Afilado a la cueva, y Garra responde que traerá a Colmillo Afilado a la cueva con sangre. Cortando una de sus largas patas con sus dientes, Garra sale de la cueva de la tribu con Risco y Ave detrás de él pero antes de que puedan ir más lejos, regresan con Colmillo Afilado siguiéndolos.

Aurora Editar

Cuando los clanes están viajando a través de las montañas, dos gatos cubiertos de lodo rodean a Esquirolina. Varios momentos después, Garra reconoce a Esquirolina y le pregunta el por qué está en la montaña otra vez. Esquirolina comenta que todos los clanes dejaron el bosque esta vez y luego explica todos los obstáculos que los clanes han encontrado en el viaje incluso mencionado el reciente suceso con un cachorro, y Garra la interrumpe. Garra le pregunta si está loca por traer cachorros en la montaña, y le dice a Esquirolina que traiga a todos los gatos a la cueva de la Tribu de las Aguas Rápidas para que descansen. Una vez que Esquirolina le informa dónde están todos los gatos de clan, Garra, mira a los otros guardacuevas, y les dice que vayan a la roca del árbol. Garra luego dice que deben encontrar a los clanes antes de que mueran congelados y que pronto estarán a salvo una vez que estén en la cueva de la tribu mientras toma el halcón que él y los otros guardacuevas atraparon hace poco.
Uno de los guardacuevas luego alerta de la presencia de un águila haciendo que los otros guardacuevas vayan a donde sonó el llamado, incluyendo Garra. Esquirolina luego salta sobre una brecha donde Garra la está esperando en la orilla. Garra la agarra del pellejo para que no caiga y la pone en un lugar seguro. Zarzoso luego reconoce el llamado de Garra y Peñón, mientras Corvino pone su cola contra el flanco de Garra elogiándolo en su momento y Esquirolina anuncia a los clanes quién es Garra. Estrella de Fuego pregunta si Garra y los otros guardacuevas son capaces de ayudar a los clanes y a los cachorros, y Garra responde que verán que pueden hacer. Garra luego ofrecer llevar a los clanes de regreso a la Cueva de las Aguas Rápidas donde pueden calentarse y comer.
Una vez que los líderes aceptan ir con los gatos de tribu, Garra inclina la cabeza respetuosamente, feliz de que vendrán con ellos. Borrascoso luego llega y reconoce a Garra y pregunta qué hacen ahí los gatos de tribu y Garra explica que encontraron a Esquirolina. Borrascoso luego toca con su nariz el flanco de Garra preguntando cómo está Rivera. Garra responde que está bien, pero que los gatos de clan deben comenzar a moverse. Luego le ordena a Peñón y Noche que vayan en la retaguardia mientras el lidera el camino hacia la cueva.
Cuando los gatos de clan y los tres guardacuevas llegan a la cueva, Garra le informa que hay carne fresca y con su cola señala una pila de presas y les ofrece a los gatos de bosque que coman. Hojarasca duda de si ha suficiente y Garra responde que Peñasco está organizando una partida de caza para que haya suficiente comida. Luego va a traer un conejo de la pila de carne fresca y lo tira en las patas de Enlodado.
Al siguiente día, Garra va de caza con Peñasco, Rivera, y Borrascoso, con Hojarasca y Acedera también.

En El poder de los tres Editar

Exilio Editar

Durante un encuentro contra los intrusos, Garra amenaza que si dan otro paso, la tribu les va a arrancar el pellejo. Peñasco luego toca su omóplato con la punta de su cola diciéndole que se tranquilice. Cuando un intruso plateado atigrado se mofa preguntando quién los va a mantener fuera de cazar en el territorio de la tribu, Garra gruñe amenazándolos de que si se quedan, ya verán.
Más tarde, cuando Garra y Noche llegan al campamento del Clan del Trueno, se encuentran con Látigo Gris quien no los deja pasar hasta que ellos le informen cuál es su proposito. Borrascoso y Rivera entran al campamento y Rivera exclama sus nombres, preguntando qué están haciendo en el Clan del Trueno. Hojarasca Acuática luego explica que ellos no son intrusos, sino gatos de la Tribu de las Aguas Rápidas, y Estrella de Fuego los reconoce llamándolos por sus nombres.
En un recuerdo de la batalla entre los intrusos y la tribu, Garra comenta que la tribu no quiere otros gatos viviendo cerca de ellos porque las montañas son de la tribu y Borrascoso responde que las montañas ya no son de ellos. Un veterano luego pregunta por qué deberían escuchar a Borrascoso quien sólo puso un pie en la montaña, y, en defensa, Garra replica que es exactamente el por qué la tribu debe escuchar a Borrascoso. Garra explica que donde Borrascoso solía vivir hay muchos gatos y que él sabe cómo lidiar con intrusos. Varios gatos de la tribu luego gritan para alentar las palabras de Garra. Durante la batalla actual contra los intrusos, Garra está revolcándose una y otra vez con un gato plateado golpeando en la panza del macho con sus patas traseras. Después de que la batalla haya sido perdida y Borrascoso sido exiliado de la tribu, Garra razona con Rivera, quien se pone del lado de Borrascoso, que el estilo de vida de los clanes no es corecta para la tribu. Angustiada, Rivera responde que ella es su hermana y le pregunta si puede entender, pero Garra responde que es lo mejor para la tribu mientras raspa el piso de la cueva. Cuando Borrascoso molesto le recuerda a la tribu que su hermana, Plumosa, se sacrificó para salvarlos de Colmillo Afilado, Garra, junto con algunos de los otros gatos de la tribu, lucen incómodos, pero no hablan mientras Borrascoso y Rivera se van, y Narrarrocas los declara muertos.
De regreso en el presente, Borrascoso comienza a explicar la hostilidad entre él y Rivera y Garra, Noche, y la tribu. Cuando Borrascoso explica su exilio y la insistencia de Rivera de ir con él, Garra remarca que Narrarrocas hizo lo que hizo porque muchos gatos murireron y algo se tenía que hacer. Rivera enojada replica con recordándole a Garra que Narrarrocas les dijo a ella y Borrascoso que estaban muertos. Cuando la historia llega a su fin, Garra les dice a los gatos de clan que él y Noche vinieron a pedir ayuda. Garra incómodo reclama que Narrarrocas estaba equivocado y le informa al Clan del Trueno que los intrusos están robando presas y la tribu está muriendo de hambre. Borrascoso pregunta cómo es que es su problema, y Garra responde que él sabe lo que siente Borrascoso, recordándole que él fue desterrado una vez cuando falló en matar a Colmillo Afilado. Cuando Rivera le recuerda a Garra que fue sólo por Borrascoso y los otros gatos de clan que él fue capaz de regresar a la tribu, Garra está de acuerdo, pero afirma que fue capaz de perdonar a la tribu cuando sabía que podía hacer algo por ellos. También le dice a Rivera que la extraña y quiere que ella vuelva a su hogar, estableciendo que ella sigue perteneciendo a la tribu. Rivera acepta ayudar y Borrascoso alega que él irá también.
Mientras se preparan para reunir a los cinco gatos originales que visitaron a la tribu en el primer viaje, Garra murmura que sería bueno volver a ver a Corvino Plumoso y Trigueña otra vez. Garra luego comenta que es un buen plan y ya que Narrarrocas conoce a los cinco gatos de clan puede que esté más dispueto a confiar en ellos. Rivera luego pregunta si Narrarrocas los envió a los clanes y Garra mira el piso con un movimiento de cola y murmura que no, pero que Narrarrocas estará feliz al saber que los clanes van a ayudar.
Antes de comenzar el viaje, Glayino le da a Garra hierbas para viaje. Garra pregunta para que son y Glayino le responde que lo mantendrán fuerte y evitará el hambre por un tiempo. Garra le pregunta a Glayino si es cierto ya que nunca había escuchado de una hierba que haga eso. Dubitativo, Garra lame las hierbas y se queja por su amargura.
En el viaje, Garra y Noche caminan detrás de Zarzoso, Borrascoso, y Rivera. Garra le murmura a Noche que es absurdo llevar a un gato ciego hacia las montañas. Noche está de acuerdo, pero Esquiruela interrumpe su conversación diciendo que Glayino lo conseguirá y le pregunta a Garra si nunca ha puesto una pata en el lugar equivocado. Zarzoso luego pregunta cuántos intrusos son, y Garra responde que son muchos. Después Zarzoso le pregunta si han trabajado con patrullas o si han mejorado con sus técnicas de caza y pelea, pero Garra lo interrumpe remarcando que la tribu no es un clan y sólo porque necesiten ayuda no significa que quieran ser tratados como pupilos. Noche toca el omóplato de Garra con la punta de la cola diciéndole que se calme. Garra le explica tranquilamente a Zarzoso que la tribu nunca ha necesitado establecer fronteras, pero la tribu ha tomado unas cuantas rocas para observar a los intrusos.
Mientras los gatos se establecen por la noche y las ramas de los árboles crujen, Garra comenta que no le gusta estar en el bosque, sino en campo abierto ya que así puede ver si alguien está armando una emboscada. Cuando un gato desconocido se acerca, Garra está listo para pelear. Cuando el gato se introduce como Puma, Borrascoso introduce a Garra, Rivera, y Noche y le informa a Puma que ellos provienen de las montañas. Puma comenta que él pensaba que los gatos de las montañas eran sólo historias para cachorros, y Garra responde que la tribu es real. Puma luego comenta que puede ir con los gatos hacia las montañas, pero Garra le advierte a Zarzoso sobre aceptar la invitación. Puma va con ellos de todos modos y arretrasa el viaje, y Garra y Noche murmuran furiosamente entre ellos sobre su lentitud con el pelaje erizado. Zarzoso luego sugiere que deberían detenerse por ese día debajo de unos árboles, pero Garra trata de razonar con él diciendo que todavía pueden avanzar ya que hay aun luz de día.
Finalmente en las montañas, Garra comenta que hicieron un buen tiempo en llegar ahí y que pueden ir a la Senda de las Aguas Rápidas antes de que oscuresca. Esquiruela, duvitativa, pregunta si es posible con los aprendices que son inexpertos en escalar, y Garra replica que si van a dejar que los aprendices los retengan de nuevo.
Cuando están cerca del territorio de la tribu, Garra les advierte que es mejor mantenerse callados ya que pueden haber intrusos cerca. Carrasquera comenta ruidosamente sobre las hermosas vistas, y Garra le gruñe que guardara silencio. Garra le dice que si alertó a los intrusos pero luego se interrumpe al decir que alguien venía y los reconoció como los intrusos. Uno de los intrusos, Listado, reconoce a Garra.
Una vez que los intrusos se van, Garra camina a lado de Rivera y le explica que los intrusos se vuelven cada vez más confiados, y que cada vez se acercan más a la cascada para conseguir presas. Rivera pregunta que es lo que piensa Narrarrocas y Garra sólo responde que Narrarrocas les dijo que no deberían encargarse de ellos por su propio bien. Caminando hacia el final de una cresta donde se ve una superficie con rocas planas, Garra llama a los que están en este lugar. Garra luego lleva a los gatos al otro lado de la cresta donde un camino estrecho baja hacia la cueva.
Una vez en la cueva, Garra elogia a los que cazaron un águila. Los gatos que cargaban con el águila se congelan y, sorprendidos, llaman el nombre de Garra. Garra baja del camino de rocas y toca narices con Gris agradeciéndole por la cálida bienvenida. Después de una rápida explicación de por qué los gatos de clan regresaron al igual que Borrascoso y Rivera, Garra mueve la cola para señalarle a los otros que continúen moviéndose. En un tono decisivo, le dice a Gris que lo verá después en la cueva. Todavía en el liderazgo, Garra va camino abajo hacia una corriente y les advierte a los gatos que tengan cuidado en donde ponen las patas. Una vez que pasan la corriente, Garra les dice que es hora de caminar en el Sendero de las Aguas Rápidas mientras lidera el camino alrededor de la orilla de una pequeña charca de agua, y salta encima de unas cuantas rocas desvaneciendo detrás de una capa de agua que cae.
En la Cueva de las Aguas Rápidas, Narrarrocas les pregunta a Garra y Noche qué es lo que han hecho, y Garra explica que fueron a los clanes a pedir ayuda. Cuando Borrascoso y Rivera llegan ante Narrarrocas y disputan, Esquiruela los interrumpe tratando de razonar que Garra, Noche y Borrascoso hicieron lo que creyeron que era correcto.
Cuando aceptan la ayuda de los gatos de Clan, Trigueña, Corvino, Ave, Gris, y Garra esperan a Zarzoso para que se una al grupo. Garra se ofrece junto con Ave y Gris a ir con Zarzoso, Trigueña y Corvino como refuerzos en caso de que los intrusos vengan. Zarzoso está de acuerdo y permite que Garra tome el liderazgo. Garra conduce el grupo sobre de unas rocas, hacia una saliente plana de piedra. Leonino comenta que está vacío, y Garra remarca que ojalá sea así agregando que aunque los intrusos no son buenos escondiendose como los gatos de la tribu, van mejorando con el tiempo. Después de unos pasos más, Garra señala dónde Borrascoso lideró a la tribu a pelear y ahora la tribu ya no va ahí porque los intrusos creen que ese pedazo de territorio les pertenece. Trigueña sugiere que necesitan enseñarles a los intrusos que están mal, y Garra niega con la cabeza diciendo que no vale la pena ya que ni siquiera hay muchas presas en esa parte. Luego, Garra menciona que más alla de la cresta hay un valle con una corriente y pasto, unos cuantos arbustos, ratones, y uno que otro conejo, y que la tribu consigue musgo para los lechos en el valle también. Zarzoso le pregunta a Garra si puede llevarlos ahí, y Garra acepta comenzando a caminar más adelante de la cresta.
Pronto, los gatos se encuentran con tres de los intrusos. Garra gruñe que la montaña le pertenece a la tribu, moviendo la cola furiosamente y preparándose para saltar. Zarzoso deja ir a los intrusos sin pelear, y Garra bufa que la próxima vez no tendrán tanta suerte. Garra luego los conduce por un camino alrededor de un agujero, a través de piedras, y a través de una estrecha división en la pared rocosa, donde varios intrusos emboscan al grupo donde un pequeño gato aterriza en los omóplatos de Garra. Cuando la pequeña pelea termina, Garra elogia a los gatos de clan remarcando que pelearon bien y luego retóricamente pregunta si estas batallas terminarán algún día.
Garra, Ventolino, China, y Zarzoso, salen en una patrulla fronteriza alrededor del territorio de la tribu con Narrarrocas. Cuando la patrulla llega a una roca torcida y Zarzoso le pide a Leonino que demuestre cómo se pone una marca olorosa, Garra pregunta que si no debería ser el aroma de la tribu. Zarzoso dice que sí, y le ofrece a Garra y China que pongan el resto de marcas olorosas una vez que Leonino les enseñe cómo ponerlas. Garra luego hace la siguiente donde hay una pila de rocas. Cuando Zarzoso explica cómo funcionan las fronteras y que deberían acaparar suficiente territorio para mantener a la tribu, Garra asiente con entendimiento. Zarzoso luego le señala a Garra que tome el liderazgo. Garra lidera la patrulla a través de corrientes, arriba y abajo de laderas, y una vez que ven la patrulla de Corvino Plumoso, Garra los lleva de regreso a la cueva. Narrarrocas luego escoge a Garra y a otros miembros de la tribu para enfrentar a los intrusos de una manera pacífica para explicarles sobre las marcas olorosas y las fronteras.
De camino de regreso a la cueva después de que hayan explicado las fronteras a los intrusos, la patrulla encuentra a varios de ellos, y Garra sugiere que tal vez deberían seguirlos y quizás los escuchen si les arrancan el pellejo. Ya en la cueva, Garra apoya la clamación de que los intrusos habían cruzado la frontera apesar de la explicación.
Cuando Narrarrocas permite que la tribu escoja entre pelear o huir, Garra camina hacia Garza y Rapiña y las convence de pelear razonando que la tribu las protegerá así como el resto de las reinas y sus cachorros. Garra luego lidera a las dos gatas hacia el lado de la cueva donde los gatos eligieron pelear. Noche se una a Garra al igual que Peñasco y Garra le da la bienvenida tocándole el omóplato con la punta de su cola.
Una vez que se decide que la tribu va a pelear, Zarzoso les pide a Garra y Peñasco que planeen una estrategia para la batalla.

Citas Editar

Esquirolina: "Pero ¡eso es descabellado! ¿Cómo ibais a matar a Colmillo Afilado solo seis cuando la tribu al completo no puede con el?"
Garra: "No lo se. ¿Creéis que no nos hemos hecho la misma pregunta? Daría el pellejo para salvar a mi tribu, pero ¿Qué podemos hacer?"
—Garra de Aguila a Esquirolina Claro de luna, página 229
"La mejor. Puedes matarme si quieres, pero eso no te hará mas fuerte que Colmillo Afilado. Tu enemigo esta fuera de esta cueva, no dentro. El felino plateado ha venido, y es hora de creer en la profecía de la Tribu de la Caza Interminable. Si fracasamos, podrás matarnos"
—Garra de Águila a Narrarocas Claro de luna, página 260

Referencias y citaciones Editar

  1. Revelado en las filiaciones de Aurora
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.