Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Hojarasca Acuática podía sanar a los gatos enfermos, compartía lenguas con los antepasados guerreros y avisaba de la llegada de problemas. Si ella quería ser importante para su clan, quizá la forma de conseguirlo fuera convertirse en curandera. Tras la desastrosa aventura con los zorros, a lo mejor su destino no pasaba por convertirse en guerrera.

Carrasquina pensando en su destino en La mirada secreta, páginas 66-67


El siguiente artículo contiene información detallada del capítulo 4 de La mirada secreta. Si estás buscando un resumen más corto del libro, por favor mira la cronología.

 Resumen del capítulo

PdV de Carrasquina

Tras ser rescatados de las crías de zorro, Carrasquina y Leoncillo se hallan en el centro del claro del campamento, esperando juntos. Ambos logran entrever a su hermano moviendo la cabeza en la guarida de Hojarasca Acuática, y se alivian de que Glayito se halle a salvo. Avergonzada, Carrasquina mira nerviosa alrededor, no queriendo que nadie se de cuenta de lo asustada que está por haber incumplido las normas. La gatita se dice que aceptará el castigo de Estrella de Fuego como lo haría una auténtica guerrera. Frustrada, la cachorrita se molesta porque, a pesar de que Glayito haya querido ir con ellos por su propia voluntad, ahora está siendo mimado en la guarida de Hojarasca Acuática mientras ella y Leoncillo van a ser regañados. Ella se queja, diciendo que si Glayito no hubiera caído por el desempeñadero y no hubiera actuado como si fuera fuerte cuando es débil, nada de aquello habría sido tan grave, además de recalcar que si lo dejaban atrás, de seguro habría armado un escándalo. Al instante, Carrasquina se da cuenta de que, sin su hermano y sus sentidos, jamás habrían podido encontrar la madriguera de los zorros; y se siente culpable de lo que acaba de decir.
Pensando en que su hermano casi podría haber muerto, Carrasquina declara que jamás deberían haber salido. Estrella de Fuego aparece de repente, dándole la razón con firmeza y enojo, maullando que tendrían que haber pensado en ello antes. Al líder lo acompañan Zarzoso y Esquiruela, enojados y decepcionados de los cachorros. Avergonzada, la pequeña recuerda cómo la patrulla de Espinardo apareció mientras ella y Leoncillo huían de dos crías de zorro, y cómo ella sólo se detuvo hasta encontrar la patrulla de Zarzoso que volvía del lago, sólo para regresar en grupo al campamento y hallar a Glayito tendido en el suelo, caído desde el desempeñadero; con la curandera y los demás examinándolo, esperando que esté con vida. Estrella de Fuego informa a los dos hermanos que Glayito se recuperará, pero que la patrulla de Espinardo aún no ha regresado, lo que significa que los zorros siguen dispersos por el bosque. Carrasquina protesta, declarando que sólo querían proteger al clan, pero el líder le responde que si eso hubiera querído, debería haberse quedado en el campamento y haber hecho lo que se le dijo, dejando a los guerreros encargarse, ya que Glayito casi muere, y además, estuvieron a punto de guiar a los zorros al campamento, dejándoles de paso un rastro oloroso.
Esquiruela estalla con sus hijos, recalcando lo decepcionada que está de ellos. Leoncillo le pregunta qué pasará con Glayito, quien los siguió por voluntad propia perfectamente, y la Zarzoso explica que ya hablarán con él cuando se mejore, pero que de momento, le preocupan ellos dos, quienes parecen no tener nada de sentido común para él. Asustados, los cachorros preguntan si su ceremonia de aprendices será retrasada, y Estrella de Fuego contesta que no ha decidido eso, pero que por ahora, deberán mantenerse recluídos en la maternidad, vigilados por al menos una de las reinas, Fronda o Dalia, debiendo saber dónde estarán en todo momento. Los jóvenes prometen no volver a escabullirse, y Estrella de Fuego se aleja. Carrasquina, apenada, se dice que ha defraudado al clan, y ella y su hermano se disculpan con Esquiruela y Zarzoso. La gata rojiza les dice que entiende por qué han creído estar haciendo lo correcto. Leoncillo pregunta si Glayito se quedará en la maternidad con ellos, pero sus padres responden que primero debe estar un tiempo en la guarida de Hojarasca Acuática. Carrasquina se pregunta si su hermano se recuperará pronto para su ceremonia de aprendiz, y, delicadamente, Esquiruela le explica que Glayito no podrá convertirse en un aprendiz como los demás gatos.
Molesta, Carrasquina lo defiende, exclamando que, aunque su hermano no pueda ver, huele y oye tan bien como cualquiera, por lo que percibe lo que ocurre a su alrededor y no está completamente indefenso. Zarzoso sólo la mira con tristeza, pensando en que sería imposible tener un guerrero ciego. En eso, Espinardo y su patrulla regresan al campamento, e informan a Estrella de Fuego que han perdido el rastro de dos de las crías de zorro, mientras que una de ellas escapó por la frontera hacia el territorio del Clan de la Sombra. Carrasquina, arrepentida de lo que ha causado, se jura a sí misma que conseguirá que el clan la perdone. Animándola, Esquiruela le propone visitar a su hermano en la guarida de la curandera, enviando al mismo tiempo a Leoncillo a la maternidad.
Carrasquina se interna en la cueva donde Hojarasca Acuática tiene su guarida, y Glayito, percibiendo su presencia, se vuelve hacia ella y la saluda. Su hermana nota cómo el joven está cubierto con emplastos que estuvo haciendo la curandera. Como si adivinara las preocupaciones de su cabeza, Glayito dice a Carrasquina que no debería preocuparse por él, ya que no va a morir. Ella le cuenta a su hermano el castigo de Estrella de Fuego: deben permanecer en la maternidad y comportarse debidamente, y de ese modo, quizás el líder no retrase su aprendizaje. Glayito se incorpora, pero se queja de sus dolores, y Hojarasca Acuática se acerca, explicando que el cachorro ya está mejor, aunque sigue dolorido. La gata le explica a Carrasquina sus mezclas de hierbas, y ella, asombrada, le pregunta de dónde aprendió todo lo que sabe. Melancólicamente, la curandera menciona a su mentora, Carbonilla, quien fue la que le enseñó.
Carrasquina piensa en que lo que hace Hojarasca Acuática es de lo más admirable y se dice que ser una curandera debe ser algo realmente importante para el clan. Hojarasca Acuática pide a la cachorrita que lave a Glayito mientras ella sale un instante, y ella accede, a pesar de que su hermano se queje mientras la gatita lo atiende. Glayito le cuenta a su hermana sobre Jaspeada, la gata del Clan Estelar que lo visitó en sueños. Hojarasca Acuática reingresa a la guarida, añadiendo que Jaspeada era la curandera del Clan del Trueno cuando Estrella de Fuego llegó al bosque, y que aquella gata murió mucho antes de que ella misma naciera; pero que la visita frecuentemente para guiarla, y ahora también ha visitado a Glayito. Carrasquina pregunta a la curandera si Carbonilla también la visita, pero ella responde que sólo la visita Jaspeada. La cachorrita se sorprende de que Hojarasca Acuática hable con tanto afecto de una gata a la que nunca conoció en vida, como si fuera su amiga desde siempre.
Glayito vuelve a quejarse, y su hermana le vuelve a traer consuelda. Siguiendo las instrucciones de la curandera, Carrasquina también le trae a su hermano semillas de adormidera, y se siente orgullosa de haber podido ayudar en algo de utilidad. Dejando descansar a Glayito, la cachorrita se queda contemplando la guarida y pensando, emocionada, en que, si quiere ser importante para el clan, quizás ser una curandera podría ser el camino adecuado, ya que el rol de Hojarasca Acuática recibiendo señales, comunicándose con el Clan Estelar y sanando a los enfermos es indispensable. La cachorrita se acerca a la gata atigrada, preguntándole cuándo los curanderos deciden tomar un aprendiz, y ésta le responde que puede tomar uno en cualquier momento. Carrasquina, dubitativa, consulta si, en el caso de tener un aprendiz, éste tendría que esperar a que ella muera para obtener el rango de curandero; y, divertida, Hojarasca Acuática responde que no necesariamente es así, sino que, cuando un aprendiz alcanza los conocimientos y habilidades suficientes para obtener su puesto de curandero, puede recibir su nombre y su rango aunque su mentor siga vivo.
Nerviosa, la cachorrita pregunta a la curandera si ya tiene a alguien en mente para entrenar como su aprendiz, y ella le responde que no ha pensado en nadie aún. En eso, Fronda llama a Carrasquina desde la maternidad, y la gatita se retira, pensando intensamente en lo que estuvo conversando. Emocionada, se dice que ya sabe cómo quiere servir a su clan del modo más importante y respetable de todos: quiere ser la próxima curandera del Clan del Trueno.

Personajes

Principales

Secundarios

Mencionados

Lugares

Errores

  • Se muestra erróneamente a Ratolino comiendo en el campamento del Clan del Trueno[3] cuando la patrulla de Espinardo se halla fuera[5], cuando en realidad, Ratolino es parte de esa patrulla[12][13]. Además, luego se lo muestra regresando al campamento como si hubiera estado fuera todo el tiempo junto a Espinardo y su grupo[7].
  • Se dice que Fronde Dorado ha padecido tos blanca[3] como si ya no estuviese enfermo, si bien la continúa padeciendo y no se ha recuperado del todo[8][3].
  • Se utiliza la expresión "con el alma en los pies", si bien esta no es muy adecuada para los gatos[4].
  • Espinardo es descrito como un gato atigrado marrón[7], cuando es un atigrado de color marrón dorado[14].

Referencias y citaciones 

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 1,7 1,8 1,9 Revelado en La mirada secreta, página 56
  2. 2,0 2,1 2,2 Revelado en La mirada secreta, página 63
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 3,8 3,9 Revelado en La mirada secreta, página 57
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 Revelado en La mirada secreta, página 58
  5. 5,0 5,1 Revelado en La mirada secreta, página 59
  6. Revelado en La mirada secreta, página 60
  7. 7,0 7,1 7,2 7,3 7,4 Revelado en La mirada secreta, página 62
  8. 8,0 8,1 8,2 Revelado en La mirada secreta, página 65
  9. 9,0 9,1 9,2 Revelado en La mirada secreta, página 61
  10. Revelado en La mirada secreta, página 64
  11. Revelado en La mirada secreta, página 67
  12. Revelado en La mirada secreta, página 40
  13. Revelado en La mirada secreta, capítulo 2
  14. Revelado en las filiaciones de El bosque de los secretos


Capítulos de La mirada secreta
PrólogoCapítulo 1Capítulo 2Capítulo 3Capítulo 4Capítulo 5Capítulo 6Capítulo 7Capítulo 8Capítulo 9Capítulo 10Capítulo 11Capítulo 12Capítulo 13Capítulo 14Capítulo 15Capítulo 16Capítulo 17Capítulo 18Capítulo 19Capítulo 20Capítulo 21Capítulo 22Capítulo 23Capítulo 24Capítulo 25
Advertisement