Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
No me siento a gusto bajo cielo abierto. Supongo que he sufrido la persecución de demasiados Caminaerguidos. Prefiero estar en un sitio donde pueda esconderme. Además, vosotros ya no me necesitáis. El Clan Estelar, sea lo que sea, no estará esperándome a mí a medianoche.

Puma despidiéndose de Zarzoso, Esquirolina, Plumosa, Borrascoso, Corvino y Trigueña en Medianoche, página 263


Puma (Original: Purdy) es un viejo gato atigrado[5] marrón[6], rechoncho y con el pelo apelmazado[7], desaliñado[8] y enredado[9], con potentes patas delanteras[10] y grandes[11] ojos ámbar[3]. Tiene una gran cabeza redonda[6], los colmillos torcidos[12], las orejas desgarradas[13], y un hocico gris por la edad[14].

Historia[]

En La nueva profecía[]

Medianoche[]

Puma es un antiguo minino casero que vivía con los Dos Patas. Se refería a su Dos Patas como Camina Erguidos. Cuando su Dos Patas murió, Puma se volvió un solitario, aunque siguió pidiendo comida a los Dos Patas.
Puma conoce a los seis gatos viajeros después de que son perseguidos por perros. Es el único que bufa a los seis gatos para que escalen los árboles por seguridad y después clama que conoce el camino al lugar donde se ahoga el sol. Los seis gatos están confundidos sobre este extraño, especialmente Corvino, ya que Puma contrarresta los sarcásticos comentarios de los aprendices. Esquirolina se ve molesta cuando tiene que preguntarle tres veces cuál es su nombre antes de que él responda. El grupo decide tomar el riesgo de creer en Puma, así que los lleva a una charca con peces para comer. Puma anima a los gatos a comer. Plumosa y Borrascoso le enseñan a los gatos cómo pescar, y cuando Corvino atrapa uno, se queja de que sabe salado, y el resto de los gatos están momentáneamente confusos, pero descubren que esta es la señal de agua salada de Corvino. Puma descubre la señal de agua salada que los gatos están hablando por sí mismo. Un Dos Patas los interrumpe, y Puma los lidera fuera del peligro. A pesar de las varias protestas de desconfianza de Corvino, Puma se une a los gatos viajeros en su viaje. Lleva a los gatos a unas viviendas de Dos Patas y va a una cierta vivienda por comida. Los gatos de clan están incómodos, pero aún así bebieron la leche y comieron la comida de minino doméstico 'que luce como cagarrutas de conejo'.
Plumosa es recogida por un cachorro de Dos Patas, pero Esquirolina y Borrascoso la salvan, y continúan através de las largas viviendas de Dos Patas. Corvino molesto dice que Puma los está liderando al lado opuesto del sol, ya que está detrás de ellos; los seis gatos se dan cuenta que Puma nunca supo el camino al lugar donde se ahoga el sol y discuten con él, ya que es su única esperanza. Puma obstinadamente los lidera ahí, aunque es obvio que no sabe dónde están. Al día siguiente, ayuda a pelear contra las ratas en una vivienda de Dos Patas, como es visto sacándolas con un poderoso zarpazo, aunque Trigueña obtiene una mordedura infectada en el omóplato. Más adelante en el viaje, la condición de Trigueña empeora, y Plumosa y Corvino continúan discutiendo con Puma, creyendo que los ha perdido. Puma, sin embargo, los ignora y finalmente llegan a un frondoso bosque, sorprendiéndolo a él y a los seis gatos. Más tarde, los seis gatos le dicen adiós a Puma y continúan hacia la puesta del sol. El antiguo minino doméstico les da un consejo para ir al lugar donde se ahoga el sol, donde llegan y conocen a Medianoche, una tejona, quien los gatos estaban buscando todo el tiempo.

Claro de luna[]

Los gatos viajeros pronto se reúnen con Puma. Borrascoso se pone celoso de la recalción de Plumosa y Corvino, pero es interrumpido por el aroma a zorros. Puma intenta atacar a los zorros, pero es detenido por Borrascoso. Medianoche luego usa su conocimiento del lenguaje de zorros para convencer a los zorros de no atacar. Los zorros aceptan, pero solo si los gatos se van para el atardecer. Luego, la tejona le dice a los gatos de clan que deben ir a través de las montañas para regrezar a su hogar. Puma se alarma y trata de disuadir a los gatos de ir ahí, pero Medianoche lo interrumpe. Zarzoso y los otros cinco ignoran la desesperada advertencia de Puma y le dicen adiós.

Aurora[]

Es mencionado por Esquirolina cuando recuerda su algo errático sentido de la orientación.

En El poder de los tres[]

Exilio[]

Durante el viaje de los gatos a las montañas, los gatos se encuentran con Puma en el camino. Puma se sorprende y se alegra al verlos de nuevo. Cuando Zarzoso y Esquiruela presentan a sus cachorros, Puma dice que Zarzoso y Esquiruela no son más que cachorros. El viejo gato explica que su Dos Patas ha muerto y les muestra lugares importantes para esconderse, pescar y viajar. Cuando Carrasquera, Leonino y Ventolino son atrapados en el granero por los perros cuando salen a cazar, los salva mostrándoles un pajar que pueden subir. Finalmente los acompaña hasta el comienzo de las rocas, donde Carrasquera ofrece quitarle las garrapatas de la piel frotando la bilis del ratón sobre ella. Más tarde dice un último adiós al grupo antes de que los gatos del Clan viajen a las montañas.

Amanecer[]

La patrulla del Clan del Trueno que viajó hacia el lugar donde se ahoga el sol llega al poblado de Dos Patas, y, con la ayuda de una gata llamada Audaz, encuentran a Puma, quien está viviendo allí, compartiendo su hogar y su comida a Solo. Puma parece ser del agrado del solitario, quien, al menos, no parece querer intentar controlarlo como a los demás, a pesar de estar enseñándole cómo cazar mejor. Puma está feliz de ver a los gatos del clan y les ofrece su conejo recién cazado, además de un sitio junto a él para dormir hasta que tengan que marcharse. Carrasca le obsequia un ratón y el viejo gato lo acepta, agradecido. Más tarde, cuando los gatos forestales se llevan a Solo, Zarzoso ofrece a Puma un lugar en el Clan del Trueno. Al principio, el viejo gato rechaza la oferta, pero, luego de que Fronde Dorado se sume a las insistencias de Zarzoso, logran convencerlo, y Puma decide acompañar a los demás a los territorios del lago.
Fronde Dorado ayuda a Puma a cruzar un sendero atronador, casi siendo atropellado en el proceso. El viejo atigrado clama que los jóvenes siempre están alterados, y que el monstruo no iba a alcanzarlos. Se agota físicamente antes que el resto, lo que produce que todo el grupo se instale a dormir más temprano para recuperar fuerzas. Para ese momento, los demás comienzan a preguntarse si fue buena idea traer a Puma con ellos. Carrasca le trae algo más de comer, notando que el viejo gato parece no haberse alimentado bien en lunas. Ella y Pinta duermen junto a Puma para mantenerlo caliente, aunque la guerrera blanca y gris se pregunta si el atigrado tendrá pulgas. Carrasca asume que las pulgas no es lo único que Puma debe tener, pero aún así, ambas gatas permanecen con él. A la mañana siguiente, Puma se asusta al ver unas ovejas, y se aterra más cuando una de ellas se acerca hacia el grupo de gatos. Una vez que dejan la granja, Puma se deja caer al suelo. Carrasca lo atiende en busca de pulgas y garrapatas, sabiendo que, si el gato va a juntarse con los veteranos, Musaraña no querrá a un compañero infectado de parásitos junto a ella.
Cuando todos regresan al Clan del Trueno, Puma se queda en la guarida de los veteranos junto a Musaraña y Rabo Largo. Se amiga rápidamente con ellos, quejándose con frecuencia de los más jóvenes. Es visto junto a ellos tomando sol en las rocas, mismo sitio donde, momentos después, aparece una serpiente que muerde a Melada al interponerse para proteger a Gabardilla. Puma y Musaraña creen que la muerte de Melada fue culpa suya. A diferencia de los otros veteranos, Puma se niega a creer en el Clan Estelar.
Puma tiene problemas en las almohadillas, y se queja de ello ante Glayo. Mientras éste está tratando las almohadillas agrietadas del viejo gato, el curandero descubre una pista más sobre la hierba misteriosa que había estado investigando, la cual resulta ser perejil. Esto más adelante le sirve para deducir quién es su verdadera madre.

En el augurio de las estrellas[]

El cuarto aprendiz[]

Próximamente

Citas[]

"De modo que sólo estáis de paso, ¿eh? Seguro que tenéis una buena historia que contar. ¿Por qué no os quedáis un rato y la compartís conmigo?"
Puma al conocer a Zarzoso, Trigueña, Esquirolina, Corvino, Borrascoso y Plumosa Medianoche, página 216


Borrascoso: "¿Quién eres? ¿Eres un minino doméstico?"
Puma: "¿Minino doméstico?"
Esquirolina: "Los que viven con Dos Patas."
Puma: "¿Dos Patas?"
Corvino: "Oh, vámonos. Es un cabeza de chorlito. No sacaremos nada claro de él."
Puma: "¿A quién estás llamando estúpido, jovenzuelo?"
Zarzoso: "Lo lamento. Los Dos Patas son como ese que ha venido a llevarse el perro."
Puma: "Oh, estás hablando de los Caminaerguidos. ¿Por qué no lo habías dicho? No, yo no vivo con Caminaerguidos. Lo hice una vez, eso sí. ¡Qué días aquellos! Un fuego junto al que dormir y toda la comida que pudieras zamparte."
Puma explicando su origen Medianoche, página 217


"Jóvenes. Siempre con prisas."
Puma Medianoche, página 218


Zarzoso: "Supongo que tú debes de ser un solitario, si no vives con Dos Patas... quiero decir, Caminaerguidos. ¿Querrías decirnos cómo te llamas?"
Puma: "¿Cómo me llamo? Creo que no tengo nombre. Los Caminaerguidos me dan de comer, aunque no me quedo con ninguno de ellos. Me llaman de diferentes maneras... pero no se puede esperar que un gato se acuerde de todas."
Esquirolina: "Debes de haber tenido un nombre."
Plumosa: "Sí. ¿Cómo te llamabas cuando vivías con el... Caminaerguido que tenía el fuego?"
Puma: "Bueno... eso fue hace mucho tiempo. Mucho tiempo y muy buen tiempo. En la casa de aquel Caminaerguido atrapé más criaturas chillonas de las que vosotros, jovencitos, habéis visto en vuestra vida."
Trigueña: "Y si era tan bueno, ¿por qué te marchaste?"
Puma: "Mi Caminaerguido murió. No más comida, no más caricias junto al fuego, durmiendo en su regazo... Después llegaron más Caminaerguidos e instalaron trampas para pillarme, pero yo era más listo. Y me fui."
Esquirolina: "Pero ¿cuál era tu nombre? ¿Cómo te llamaba el Caminaerguido?"
Puma: "Nombre... oh, sí, mi nombre. Puma, eso es. Me llamaba Puma."
Esquirolina: "¡Por fin!"
Zarzoso: "Entonces te llamaremos Puma, ¿te parece?"
Puma contando su historia y presentándose formalmente Medianoche, páginas 218-219


"Si Puma conocía realmente el camino al lugar donde se ahogaba el sol, tal vez fuera más rápido ir con él, incluso aunque no pudiera moverse muy deprisa. Quizá fuese el guía que el Clan Estelar había mandado en respuesta a sus ruegos. Puma parecía un salvador inverosímil, pero desde luego poseía el valor de cualquier gato de bosque."
—Narrador Medianoche, páginas 225-226


Zarzoso: "Puma, ¿cuánto falta para llegar al final de este poblado de Dos Patas?"
Puma: "Oh, no mucho. Los jóvenes sois demasiado impacientes."
Corvino: "Por lo menos la edad no nos ha averiado el cerebro. ¡Ponte en marcha!"
Puma: "Todo a su tiempo. Por aquí."
Corvino: "No tiene ni idea."
Puma guiando a los gatos de clan a través de un poblado de Dos Patas Medianoche, página 235


Corvino: "Escucha, Zarzoso. Tenemos que salir de aquí hoy mismo. Las cosas irían mejor si pudiéramos encontrar un bosque, incluso campos de labranza. Quizá necesitemos parar un poco para que Trigueña descanse, y eso no podemos hacerlo en medio de todos estos Dos Patas."
Zarzoso: "Tienes razón. Pero no estoy seguro. No nos queda más remedio que confiar en que Puma nos sacará de aquí."
Corvino: "Es una lástima que hayamos dejado que nos acompañe."
Corvino y Zarzoso sobre si confiar o no en la guía de Puma Medianoche, página 254


Puma: "¿Ya estáis satisfechos? Queríais salir; y yo os he traído fuera."
Zarzoso: "Eh... sí. Gracias, Puma, esto es genial."
Puma: "Ya no más «estúpida bola de pelo», ¿verdad?"
Puma llevando a los gatos de los clanes a su destino Medianoche, página 258


"Zarzoso y el aprendiz del Clan del Viento intercambiaron una mirada. El guerrero sospechaba que Puma estaba tan sorprendido como ellos de haber encontrado el camino de salida del poblado Dos Patas, aunque el viejo jamás lo admitiría."
—Narrador Medianoche, página 258


"¿Qué pasa? Déjamelos a mí. Yo he perseguido más zorros que vosotros ratones, jovencito."
Puma a Borrascoso Claro de luna, página 50


"¿Eh? Pero... No podéis ir por ahí. Es peligroso. ¿Qué pasa con...?"
Puma intentando advertir a los gatos de clan sobre los riesgos de viajar por las montañas Claro de luna, página 55


"Un amigo me ha dicho que había unos gatos extraños en el bosque, y he pensado que podíais ser vosotros. Pero ¿dónde están los demás? ¿Dónde está aquel aprendiz flacucho que siempre andaba discutiendo?"
Puma encontrándose con Esquiruela, Zarzoso, Trigueña, Borrascoso, Corvino Plumoso, los gatos de tribu y aprendices de clan Exilio, página 181


"¿Cómo? Entonces, ¿es cierto que hay gatos viviendo en las montañas? Pensaba que no erais más que una leyenda que las reinas les contaban a los cachorros para que no se alejaran demasiado."
Puma al descubrir a los gatos de tribu Exilio, página 182


"Tienes razón, ya no cazo. Consigo la comida a través de mis Caminaerguidos. Pero creo que, por una vez, podría intentar comerme un cachorro maleducado."
Puma a Ventolino Exilio, página 183


"Bueno, ¿y qué estáis haciendo por aquí? No iréis de nuevo al lugar donde se ahoga el sol, ¿verdad?"
Puma a los gatos viajeros Exilio, página 184


"¿Estás insinuando que no me ves capaz de pelear? Demasiado viejo y gordo, ¿no? Quizá tengas razón, pero sí puedo acompañaros hasta el bosque. Sé un par de cosas que podrían ayudaros."
Puma a Zarzoso Exilio, página 185


"¿Crees que no puedo arreglármelas solo? ¡No seas tan atolondrada e insolente, jovenzuela!"
Puma a Carrasca Amanecer, página ?

Referencias y citaciones[]

  1. Revelado en Amanecer, capítulo 14
  2. 2,0 2,1 2,2 Revelado en Medianoche, página 219
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Revelado en Medianoche, página 218
  4. Revelado en las filiaciones de El cuarto aprendiz
  5. Revelado en las filiaciones de Medianoche
  6. 6,0 6,1 Revelado en Claro de luna, página 33
  7. Revelado en Medianoche, página 216
  8. Revelado en Medianoche, página 254
  9. Revelado en Exilio, página 200
  10. Revelado en Medianoche, página 237
  11. Revelado en Claro de luna, página 55
  12. Revelado en Claro de luna, página 34
  13. Revelado en Exilio, página 183
  14. Revelado en Exilio, página 180
Advertisement