Los Gatos Guerreros Wiki
Advertisement
Mi lealtad está en el Clan del Trueno, pero yo jamás renunciaría al nombre que me dio mi tribu.

Rivera en una reunión de clan en Río oscuro, página 102


Rivera donde Nada el Pequeño Pez (Original: Brook Where Small Fish Swim), conocida como Rivera, es una delgada[7], veloz, diestra[8], esbelta[9] y ágil gata atigrada[10] marrón[11] de ojos grises[3]; y de pelaje espeso[12] y lustroso[8]. Tiene una oreja desgarrada[13].

Historia[]

En La nueva profecía[]

Claro de luna[]

Rivera donde Nada el Pequeño Pez es introducida como una apresadora de la Tribu de las Aguas Rápidas. Es el primer gato en darse cuenta que Borrascoso es el gato de la profecía, y lo enfrenta. Aunque es regañada por Peñasco donde Anidan las Águilas, les da la bienvenida. Cuando regresan a donde la tribu vive, Trigueña tropieza y Rivera le ofrece ayuda. La gata se aleja, diciendo que no necesita ayuda. Una vez que llegan al hogar de la tribu, Rivera no es vista durante la comida que Narrarrocas le invita a los gatos de clan. Esto decepciona a Borrascoso un poco, ya que a él le gusta su coraje y amabilidad.
Rivera aparece cuando los gatos de clan de clan están listos para ir a dormir. Es enviada por Narrarrocas para asegurarse que los gatos están cómodos, pero Borrascoso se pregunta si ella fue enviada para ayudarlo a él. Cuando los dos gatos están platicando, Borrascoso descubre un poco más sobre la vida de Rivera, cómo el destino de los gatos de tribu son elegidos desde que nacen, y como Rivera es una apresadora. Al día siguiente, las habilidades de Rivera son demostradas en una patrulla de caza, y Zarzoso y Esquirolina se unen a Rivera y Borrascoso.
En el curso de los siguientes días, Borrascoso y Rivera se vuelven muy cercanos, cazando juntos a menudo, y ella parece triste cuando Borrascoso y los otros se preparan para irse. Sin embargo, cuando intentan irse, son atrapados por los guardacuevas. Ella trata de suplicarle, pero es en vano. Trata de hacer lo mismo más tarde, y tiene la misma reacción. Esto lastima a Rivera, y deja a Borrascoso.
Cuando los gatos de clan son obligados a irse sin Borrascoso, Rivera parece realmente arrepentida. Como los gatos de clan deciden regresar para salvar a Borrascoso, ven a Rivera tratando de proteger a dos cachorros. Cuando los gatos de clan intentan escapar después de salvar a Borrascoso, llegan con el hermano mayor de Rivera, Garra, y dos de sus amigos, Risco donde se Posa la Nieve y Ave que Cabalga el Viento. Garra explica que Rivera es de otra camada, y todo lo que quiere es protegerla. Es mencionada por Borrascoso varias veces en sus pensamientos, y cómo compara lo que siente por ella y por Esquirolina.
Cuando Borrascoso y los otros regresan por voluntad propias a la tribu, Rivera es uno de los primeros gatos en darles la bienvenida. Persuade a Narrarrocas para que escuche el plan de Borrascoso. El plan funciona, pero, Plumosa pierde la vida, y esto entristece a Borrascoso. Rivera trata de consolarlo, y eso es lo último que ella ve antes de que los gatos de clan regresen a su hogar.

Aurora[]

Cuando los clanes hacen su viaje a través de las montañas, se encuentran con la Tribu de las Aguas Rápidas otra vez. Borrascoso le pregunta a Garra cómo está Rivera, y él responde que está bien. Cuando llegan a la cueva, Borrascoso busca a Rivera, y los dos se reúnen. Esquirolina nota que Borrascoso tendrá el corazón roto una vez que los clanes se vayan.
Rivera se une a una patrulla de caza con Hojarasca, Acedera, Borrascoso y Peñasco. Alaga a Hojarasca por sus habilidades de caza, y parece impresionada de que Hojarasca pueda oler un segundo conejo.
Rivera es vista por última vez con Borrascoso cuando anuncia sus intenciones de quedarse en la Tribu de las Aguas Rápidas. Aunque algunos gatos parecen sorprendidos, como Manto Polvoroso, otros como Amapola, Estrella Leopardina y Estrella de Fuego comprenden y respetan su decisión. Es vista colocando su cola contra el costado de Borrascoso cuando observan a los clanes dejar la cueva.

Crepúsculo[]

Llega junto con Borrascoso al campamento del Clan del Trueno después de que el clan peleara contra los tejones, quienes fueron expulsados de su territorio por los clanes y deseaban vengarse. Parecen sorprendidos de que el clan esté en gran desorden.

Atardecer[]

Borrascoso y Rivera se quedan en el Clan del Trueno un corto tiempo, ya que aceptaron ayudar al Clan del Trueno a recuperarse después del ataque de los tejones. Rivera está en la patrulla que encuentra a Bayito, donde Esquiruela tiene la idea de poner un palo en la trampa, para evita que otros gatos queden atrapados. Estrella de Fuego halaga a Esquiruela y le agradece a Rivera y Borrascoso por alimentar al clan.
En el sueño de Zarzoso, Estrella de Tigre le cuenta a Alcotán sobre el regreso de Borrascoso y Rivera. Cuando despierta, Zarzoso se va a cazar con Rivera y Borrascoso.
Ella y Borrascoso dejan el Clan del Trueno para unirse al Clan del Río, el antiguo clan de Borrascoso. Deciden que necesitan ser leales al clan de Borrascoso. Los dos gatos revelan que quieren quedarse en el Clan del Río. Rivera planea convertirse en un guerrero.
En la Asamblea, Ala de Mariposa, en contra de su voluntad, anuncia que tuvo un sueño del Clan Estelar. El sueño muestra dos piedras en el río. La corriente empuja fuertemente hasta que las piedras son arrastradas. Alcotán anuncia que las dos piedras son Rivera y Borrascoso, y que deben ser exiliados del Clan del Río.
Cuando Zarzoso explora el lago por orden de Estrella de Fuego, ve a Rivera siguiendo una ardilla a través de la frontera del Clan de la Sombra. Alcotán la ve y la lleva de regreso al campamento del Clan del Río. Después un gran número de gatos del Clan del Río claman que Rivera no debería de estar en el Clan del Río porque ella no es capaz de seguir El Código Guerrero, ni siquiera lo conoce, Alcotán le dice a Estrella Leopardina que debería dejar que Rivera sea asesinada por un monstruo ya que nadie la extrañará. Un momento después, Alcotán provoca a Borrascoso para que pelee contra él. Prieto y Vaharina los separan, y Estrella Leopardina de mala gana exilia a Borrascoso y Rivera. Zarzoso, quien había observado toda la escena, los lleva de regreso al Clan del Trueno. Estrella de Fuego acepta su regreso, aunque algunos gatos están en desacuerdo.

En El poder de los tres[]

La mirada secreta[]

Rivera primero se menciona cuando Glayito es regañado por Borrascoso. Glayito parece furioso porque Borrascoso lo está controlando, cuando creció en otro Clan, y su pareja, Rivera, era de las montañas. Cuando Rivera se une a los otros gatos en el campamento, Glayito nota que su olor es diferente, describiendo los aromas de las montañas y el agua.
Cuando Espinardo informa que hay un zorro en el territorio del Clan del Trueno , Borrascoso y Rivera protegen el campamento, y cuando Glayito, Carrasquilla y Leoncillo escapan, los tres cachorros casi son capturados por Rivera y su pareja, y Leoncillo dice que hubieran podido olerlos si fueran del Clan del Trueno. A pesar de que no es del Clan del Trueno, es sabia, y Carrasquilla nota que le gusta el sonido de su voz, diciendo que es diferente.
Cuando Glayino se escapa del campamento, y es encontrado por Corvino Plumoso, Rivera le dice que solía meterse en problemas.
Durante una batalla con el Clan de la Sombra, Rivera y Borrascoso se enfrentan a Chamuscado, y ella recibe una oreja rota. Después de la batalla, Estrella de Fuego la envía a ella y Zancudo para verificar el territorio en busca de otros gatos del Clan de la Sombra.
Rivera le ofrece palabras de sabiduría a Carrasquera, quien parece estar en conflicto en su decisión de convertirse en la aprendiz de Hojarasca Acuática.

Río oscuro[]

Se muestra a Rivera refugiándose con Borrascoso durante una tormenta. Ella le dice a Carrasquera que debería hacer lo mismo. Durante la reunión del clan que Estrella de Fuego tiene para darle a Mili su nombre de guerrera, Rivera es uno de los pocos gatos, junto con Latigo Gris y Dalia, que apoyan la elección de Mili de mantener su nombre de mascota. Zarzoso se une al grupo y dice que los nombres no significan nada cuando se trata de lealtad.
Rivera se ve durante varias reuniones del Clan, y se observa que durante todas ellas, ella se mantiene tranquila y razonable.
Durante una escaramuza en la frontera con el Clan del Viento, Rivera es uno de los gatos que lucha con el Clan del Trueno, enfrentándose a Turon y Carabo. Ella tiene algunas heridas, incluyendo una en su flanco que preocupa a Manto Polvoroso, pero dice que no es nada malo. Manto Polvoroso la envía de vuelta al campamento con Borrascoso, mientras que él, Espinardo y Zancudo marcan la frontera.
Cuando Carrasquera regresa del Clan del Rio, Rivera le da la bienvenida, en lugar de mirarla e ignorarla, como el resto de su Clan. Rivera también es amable con Leonino, después del incidente relacionado con los túneles y un encuentro cercano con el Clan del Viento por segunda vez.

Exilio[]

Rivera, Fronde Dorado y Borrascoso deciden sacar a todos los aprendices a cazar. Cuando Carrasquera tiene problemas para dominar las enseñanzas, Rivera le da consejos y admite que tuvo problemas para establecerse en los clanes. Ella explica los caminos de la Tribu a los aprendices, y explica que, a diferencia de los Clanes, el camino de vida de un gato de la Tribu se establece desde el nacimiento, y cómo solo tienen un Sanador, en lugar de un curandero y un líder.
Cuando Noche y Garra, dos de los antiguos compañeros de tribu de Rivera, vienen a pedirle ayuda a Estrella de Fuego, Tormenta de Arena les dice a Melosa y Carrasquera que busquen ayuda, pero que no les digan a Borracoso y a Rivera, cosa que aunque confunde a los aprendices por un tiempo, pronto descubren la razón. Borrascoso fue exiliado de la Tribu, y Rivera, siendo su pareja, decidió ir con él.
Al darse cuenta de que los gatos de la Tribu necesitan ayuda, Estrella de Fuego envía ayuda a la Tribu, y una patrulla compuesta por los gatos que originalmente se embarcaron en el primer viaje al lugar donde se ahoga el So. A ellos se unen los dos gatos de la tribu, Garra y Noche, así como Glayino, Carrasquera, Leonino y el hijo de Corvino Plumoso, Ventolino. Rivera parece descontenta por volver a la Tribu, pero de todos modos lo hace, ya que solía ser su hogar.
Rivera es uno de los gatos que espera mientras Zarzoso le dice a Narrarocas que sus gatos eligen pelear. Leonino se pregunta si los gatos de la tribu realmente tienen una opción, y los compara con un clan. Narrarocas no está contento con las elecciones que ha hecho su Tribu, pero les permite luchar contra los gatos rebeldes.

Eclipse[]

Rivera y Borrascoso se muestran al comienzo del libro, acompañando a Zarzoso y su patrulla en el camino de regreso a los territorios del Clan. Por órdenes de Zarzoso, Carrasquera, Leonino y Ventolino habían capturado alguna presa para que Rivera y su compañero la llevaran a la Tribu, su forma de ayudar a la Tribu una vez más antes de irse. En lugar de que Rivera y Borrascoso regresaran al Clan del Trueno, Narrarocas les pidió que permanecieran con la Tribu. Aceptan la presa, a pesar de que muestra un signo de debilidad, y se despiden de los gatos del clan.

Amanecer[]

Al contemplar las montañas desde las viviendas de los Dos Patas, Carrasca y Leonado se preguntan cómo estarán Borrascoso y Rivera.

Familia[]

Miembros[]

Pareja:

Borrascoso:[14] Vivo (hasta Eclipse)

Madre:

Gata desconocida:[15] Fallecida, residencia desconocida

Hermanos:

Garra de Águila en Picado:[16] Estado desconocido
Peñasco donde Anidan las Águilas:[17] Estado desconocido

Árbol[]

 
 
 
 
 
Gata desconocida
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Rivera
 
Garra
 
Peñasco

Galería[]

Citas[]

Rivera: "Yo... espero que estés contento aquí. Esto debe de ser muy diferente de lo que estás acostumbrado. ¿En vuestro bosque tenéis cuevas para dormir?"
Borrascoso: "No; nosotros dormimos en lechos entre juncos y arbustos. El campamento del Clan del Río, ése es mi clan, está instalado en una isla."
Rivera: "¿Tú eres guardacueva o...? No, por supuesto que no; si no tenéis cuevas, no habrá guardacuevas. ¿Vigilas tu campamento o eres apresador?"
Borrascoso: "Nuestros clanes no funcionan así. Todos vigilamos, cazamos y patrullamos."
Rivera: "Debe de ser muy duro. Nosotros nacemos con una tarea asignada, así que sabemos exactamente qué hemos de hacer. Yo soy apresadora. Si Narrarrocas lo permite, ¿te gustaría cazar mañana conmigo?"
Borrascoso y Rivera conociéndose mejor Claro de luna, páginas 139-140


"A Borrascoso se le desorbitaron los ojos de admiración ante la destreza cazadora de Rivera. ¡Qué magnífica guerrera sería si hubiera nacido en el bosque! Se la imaginó en el Clan del Río, enseñándoles aquel nuevo método de caza, pero al punto volvió a la realidad. Rivera pertenecía a aquellas montañas, y al cabo de poco tiempo tendría que separarse de ella. Sintió una extraña punzada de pesadumbre al pensar en eso, y se sorprendió. ¿Cómo podía sentirse unido a una gata a la que apenas conocía?"
Borrascoso contempla a Rivera Claro de luna, página 146


Borrascoso: "¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué de pronto nos tratáis como a prisioneros?"
Rivera: "Por favor... ¿Tan desdichado eres que quedarte aquí te parece insoportable?"
Borrascoso: "Ésa no es la cuestión. Tenemos una misión: no nos queda otra alternativa."
Borrascoso y Rivera cuando la Tribu no desea que éste se vaya Claro de luna, páginas 153-154


"Había controlado sus sentimientos por Esquirolina porque pertenecían a clanes diferentes, pero Rivera lo atraía de un modo muy intenso. El lustre de su pelaje atigrado, el fulgor de sus ojos, su velocidad y destreza, seguían estando con él incluso lejos de la cueva. De pronto, con una punzada de compasión, se preguntó si sería eso lo que sentían Plumosa y Corvino. ¿Él también sería capaz de traspasar fronteras para estar con Rivera?"
Borrascoso piensa en Rivera Claro de luna, página 232


"Sea lo que sea lo que hayan hecho, quiero ayudar. Yo ya he visto esta clase de violencia salvaje. Colmillo Afilado, ¿lo recuerdas?"
Rivera a Zarzoso Atardecer, página 31


Alcotán: "¡Has robado esa presa del Clan de la Sombra!"
Rivera: "¿De qué está hablando?"
Borrascoso: "No la ha robado. Es una ardilla del Clan del Río. Ha cruzado el Sendero Atronador, y Rivera sólo..."
Alcotán: "¿Es que no conoces ni las reglas más básicas del código guerrero? ¡Robar presas está prohibido!"
Borrascoso: "Eso es lo que intento decirte. Ella no ha robado nada. La ardilla es nuestra."
Alcotán: "Pero no debería haberla seguido al otro lado de la frontera. ¿Acaso ni siquiera sabe que no hay que entrar en el territorio de otro clan?"
Rivera: "Lo lamento. Apenas he puesto una pata en el otro lado... lo justo para atrapar a la ardilla."
Alcotán: "Es evidente que no tienes ni idea de cómo actuar. ¿Y si te hubiera visto una patrulla del Clan de la Sombra?"
Borrascoso: "Bueno, eso no ha ocurrido, así que..."
Alcotán: "No gracias a ella, desde luego."
Rivera: "Lo lamento. Cuando vivía en la tribu, no teníamos que preocuparnos por ninguna frontera. Lo recordaré la próxima vez."
Alcotán: "Si es que hay una próxima vez."
Borrascoso: "¿Qué quieres decir? ¿Por qué no va a haberla? Rivera está entrenando muy duro para ser guerrera del Clan del Río."
Alcotán: "¡Nunca será guerrera del Clan del Río!"
Borrascoso, Rivera y Alcotán discutiendo Atardecer, páginas 222-223


"Después, mientras se pasaba las patas por las orejas para limpiarlas a fondo, Glayito reparó en que Rivera salía de la guarida de los guerreros para reunirse bajo la luz del sol con Centella y Nimbo Blanco. La gata tenía un olor muy distinto del de los demás guerreros, el aroma de las montañas y de las aguas rápidas, lo que la convertía en la más extraña de todos los gatos que no habían nacido en un clan. Glayito se preguntó si se trataría sólo de su olor o si estaría percibiendo algo más en la gata montañesa, una especie de cautela que nunca la abandonaba. No podía meter las narices en eso, pero estaba seguro de que Rivera se sentía fuera de lugar en el bosque."
—Los pensamientos de Glayito sobre Rivera La mirada secreta, página 35


"En las montañas, decimos que la presa que nos comemos con calma nos alimenta más tiempo."
Rivera a Leoncillo La mirada secreta, página 83


Rivera: "Vaya suspiro para alguien tan joven."
Carrasquera: "Probablemente a Hojarasca Acuática le irá mejor sin mí."
Rivera: "Estoy segura de que no. Ayer no habría podido atender a todos los heridos sin tu ayuda."
Carrasquera: "Casi tuvo que hacerlo sola. Yo estaba tan entusiasmada después de la batalla que se me olvidó por completo que soy aprendiza de curandera. Y cuando intenté hacer mi trabajo, fue peor. Tuve que obligar a mis compañeros a tragar hojas repugnantes. Y parecía que los emplastos sólo servían para que las heridas les escocieran más. No tuve la sensación de estar ayudando en absoluto. Pensaba que podría servir mejor a mi clan como curandera. Por eso quise convertirme en la aprendiza de Hojarasca Acuática, porque ella es muy importante."
Rivera: "¿Tú quieres ser importante?"
Carrasquera: "Todo el mundo respeta a Hojarasca Acuática y escucha lo que dice."
Rivera: "Pero, ¿que te respeten y te escuchen es lo mismo que servir a tu clan?"
Carrasquera: "Supongo que no. Creía que sería la mejor manera de ayudar."
Rivera: "¿Y ya no piensas lo mismo?"
Carrasquera: "No creo que pueda servir al clan como curandera. No recuerdo los nombres de las hierbas. Me ilusiona más luchar contra el Clan de la Sombra que contra la enfermedad. Y preferiría salir en busca de ratones en lugar de a por borraja y atanasia. ¡Todo ha salido mal! Ahora no me respetará nadie."
Rivera: "Los gatos se ganan el respeto de sus compañeros siendo leales y valientes, no ocupando puestos importantes. ¿Látigo Gris te pareció menos importante que Zarzoso ayer, cuando peleaste a su lado? ¿O Leonino menos importante que Hojarasca Acuática cuando te ayudó a expulsar a ese gato del Clan de la Sombra? Para alguien tan joven es muy difícil tomar decisiones como ésa. Cuando yo estaba en la Tribu de las Aguas Rápidas, no había elección. Todas las tareas se dividían en cazar o vigilar. Los apresadores como yo eran delgados y ágiles; los guardacuevas, corpulentos y fuertes. Al nacer, se clasificaba a los gatos según la tarea que realizarían mejor."
Carrasquera: "¿No teníais elección?"
Rivera: "Para un guardacuevas era imposible ser apresador, y viceversa, pero en general era una buena forma de asegurarse de que cada gato hacía el mejor uso de las cualidades con las que había nacido."
Carrasquera: "Yo no nací con cabeza para las hierbas."
Rivera: "Piensa en tus virtudes, no en tus defectos. Como miembro de un clan, tienes la libertad de modelar tu propio destino, al contrario que los gatos de tribu. Utiliza esa libertad con inteligencia."
Rivera y Carrasquera La mirada secreta, páginas 224-226


Rivera: "¿Noche? Somos amigas desde antes de convertirnos en pupilas. Hemos cazado juntas, hemos peleado juntas. ¿Tú tampoco ves que la tribu necesita a Borrascoso?"
Noche: "Lo que veo es que tú necesitas a Borrascoso."
Rivera pidiendo apoyo a Noche Exilio, página 119


Rivera: "Volveré contigo. No puedo permitir que mis compañeros de tribu sufran, no si hay algo que yo pueda hacer por ellos. Borrascoso... tú no tienes por qué venir. No eres un gato de tribu..."
Borrascoso: "«A donde vayas tú, iré yo». Eso es lo que dijiste cuando Narrarrocas me desterró. ¿Acaso piensas que yo no haría lo mismo por ti? Jamás perdonaré a Narrarrocas que me matara a ojos de la tribu, pero ésa no es razón para permitir que los tuyos sufran."
Rivera y Borrascoso decidiendo regresar con la Tribu para ayudar a sus compañeros Exilio, páginas 125-126

Referencias y citaciones[]

  1. Revelado en Eclipse, páginas 31-32
  2. 2,0 2,1 Revelado en Atardecer, capítulo 1
  3. 3,0 3,1 3,2 Revelado en las filiaciones de La mirada secreta
  4. Revelado en Atardecer, página 161
  5. Revelado en Claro de luna, página 140
  6. 6,0 6,1 Revelado en Exilio, página 119
  7. Revelado en La mirada secreta, página 225
  8. 8,0 8,1 Revelado en Claro de luna, página 232
  9. Revelado en Atardecer, página 221
  10. Revelado en Claro de luna, página 104
  11. Revelado en las filiaciones de Aurora
  12. Revelado en La mirada secreta, página 224
  13. Revelado en La mirada secreta, página 207
  14. Revelado en La mirada secreta, página 33
  15. Revelado en Claro de luna, página 230
  16. Revelado en un libro desconocido, página 230
  17. Revelado en Exilio, página 292
Advertisement